Amante

Capítulo 5

William Tucker: 

Llegué a mi casa con el atuendo que William me había dado, estaba realmente nerviosa ya que no estaba sola, si no, venía en compañía de William para restregarle a Mark mi vestido.

Entramos a la casa tomados de la mano, sabia que Mark ya había llegado ya que las luces estaban prendidas. Tenía muchos nervios ya que me sentía algo incomoda con dos hombres en mi casa y un vestido expuesto.

—¿En donde esta Mark? —preguntó William.

—No lo sé —dije.

—Llámalo y cuando venga pondré mi mano en tu cadera —me ordenó.

—¡Mark! ¿Ya llegaste? —lo llamé.

—¡Enseguida bajo! —me gritó.

Oí las pisadas de Mark indicándonos que ya estaba bajando las escaleras de metal. William colocó su mano en mi cadera como había dicho haciendo que quedáramos cerca de nuestros rostros.

Si no supiera que William es mi mejor amigo pensaría que yo le gusto, pero se que eso es imposible ya que tiene miles de mujeres tras de él y no se fijara en alguien como yo, por eso en secundaria jamás traté de conquistarlo o llamar su atención porque sabía que nunca me haría caso, aunque hubo un tiempo en que moría por ser su novia.

—William —dijo Mark llegando a nosotros.

—Mark —habló William.

—¿Que haces aqui? —preguntó Mark mirándome.

—Amanda me invitó a cenar y no podía negarme —comentó William abrazándome más a él.

—Amanda ¿Podemos hablar en privado? —me preguntó mi esposo.

—Si —contesté.

Mark me hizo una señal para que lo siguiera hasta la cocina en donde William no nos viera. Cuando llegamos a la cocina me sentí algo intimidada por lo que iba a decirme.

Además en el camino rumbo a la cocina sentí la mirada de mi esposo en mi lo cual me hacia sentir algo incomoda ya que hace mucho tiempo que no me mira.

—¿Que sucede? —pregunté.

—Estoy demasiado cansado para cenar —me dijo.

—Entonces cenaré yo sola con él —me crucé de brazos.

—¿Cenaras con él? Yo soy tu esposo y me di cuenta de la manera en que te veía y créeme que no era de amigos —bufó.

—No me importa, estoy harta de trabajar y estar sola todo el tiempo, así que prefiero ir a cenar con él quieras o no —chillé.

—No iras a cenar con él Amanda y menos con ese vestido —mi miró enfado.

—Tu puedes llegar a la hora que quieras, yo también lo haré —dije yo.

Salí de la cocina furiosa sin escuchar los llamados de Mark. Tomé la mano de William quien estaba en la sala de estar para dirigirlo afuera de la casa. No puedo creer que Mark nunca ha estado presente en mi vida en este año y ahora que salgo con Will se coloqué en el papel de esposo. No quiero que mi esposo solo me quiera por como visto, no quiero andar exhibiendo mi cuerpo para estar a su lado.

William entendió mi señal y abrió la puerta del auto para sentarme en el asiento del copiloto y él rápidamente se subió al asiento del piloto.

—¿Qué sucede? —preguntó.

—Mark —musité.

—Te dije que el vestido seria buena opción —río, pero yo no—. Amanda si Mark no te quiere como eres y si por un vestido va a hacer así contigo, dale el divorcio, olvidémonos de nuestros planes y vente a vivir conmigo.

—Solo llévame lejos de aquí Will, por favor —supliqué.

—Te llevaré a mi pent-house tesoro, ahi estaremos más cómodos.

—Gracias.

William manejó toda la carretera hasta llegar a su pent-house, solo quería descansar y no será con Mark, pues ahora se que con toda seguridad que él es infiel.

(...)

Empecé a oler un aroma muy rico, me desperté y fue cuando me di cuenta que me había quedado dormida en el auto de William. Miré mi atuendo y noté que ahora tenia una camisa de botones negra y llevaba unos boxer color blanco.

Me levanté de la cama y percibí que era la cama de William, así que salí del cuarto para ver en donde se encontraba Will ya que tenía dudas de cuanto tiempo había estado dormida y por que estaba así vestida.



Violett

#28284 en Novela romántica
#4656 en Chick lit

En el texto hay: infidelidad, amor, amante

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar