Amor de contado

Capítulo 14

Daniel:

 

Quería probar esos lindos labios de Sophie, quería estar con ella solo que me arrepiento de lo que le hice esta tarde, pero desde hoy haré lo que sea para que ella me aceptara.

Cuando la quería besar alguien gritó mi nombre y eso interrumpió mi gran beso. Nos volteamos a ver quién era y era mi papá.

—Hijo ¿Qué hacen aquí? —dijo viendo a Sophie.

—Venimos a comprar un regalo para mi mamá —dije serio.

—Pues si tu novia es todo un regalo —dijo mordiéndose el labio.

Sophie se puso detrás de mí, agarró mi mano con su pequeña mano cuando mi papá la empezó a verla de pies a cabeza. Sentí el cuerpo de Sophie tensarse y temblar al mismo tiempo.

—Tenemos que irnos papá —hablé.

—¿Ya tan rápido? Tengo una idea, vamos a cenar los tres juntos, yo invito.

—Tenemos planes, aparte Sophie está muy cansada y un poco enferma, nosotros ya nos vamos.

—Esta bien, pero despídanse de mí al menos —dijo riendo.

Me acerqué a él y lo abracé rápidamente como siempre lo hago, Sophie se acercó tímidamente y le dio un beso en su mejilla, se tuvo que parar de puntitas para darle el pequeño beso, mi papá la acercó más de la cintura y ella puso una de sus pequeñas manos en su pecho, después se alejó.

—Hueles rico —le susurró mi papá a Sophie.

—Papá creo que tienes que ir pintando tu raya —amenacé.

—Entonces ¿Van en serio? Te dijo Sophie mi hijo no es él hombre más fiel que digamos pero eso tú lo debes de saber —dijo sonriendo.

Ojalá fuera en serio con Sophie, que tuviéramos una relación, pero no se puede todo en esta vida, solo que me molesta que mi papá le diga a Sophie que no soy fiel, sé que no soy fiel a las mujeres y solo las utilizo, pero no quiero que le diga eso.

—Daniel —apretó Sophie mi mano.

—Vamos a la caja a pagar las arracadas Sophie ya nos tenemos que ir papá y creo que tienes que alejarte de mí un poco —dije frío.

—Esta buen hijo, pero ¿No crees como estas ya saliendo con tu novia debes conseguir una casa aparte y no vivir con tu hermano y tu nana? Créeme Sophie si te casas o te mudas con él tú vas a hacer su sirvienta porque él no mueve ni un solo dedo.

—Tengo que ir al baño —dijo Sophie nerviosa.

—Ve mi amor, te espero en el auto —dijo algo enojado con mi papá.

—Ahora vengo, con permiso.

Sophie salió casi corriendo de la joyería, le pedí a una señora que me diera las arracadas para ya irme rápido al estacionamiento.

—Me encanta tu novia ¿Cuándo vamos a salir los tres juntos? —dijo riendo.

—Es mi novia papá tú lo has dicho y no quiero que te dirijas así a ella.

La señora se acercó y me dio las arracadas en una bolsa, le pagué y salí del comercio, fui al estacionamiento donde ahí se encontraba Sophie sentada en la cajuela del auto esperándome con la cabeza abajo.

—Vamos Sophie, hay que ir a casa —susurré.

—¿Tú papá no va ir? —preguntó con miedo.

—No, así que vamos.

Ambos nos adentramos al auto, Sophie al sentarse pude ver que su falda se había descubierto un poco dejándome ver su tez blanca como la mía. Mi mano se colocó encima de ella acariciandola poco a poco mientras conducía afuera del estacionamiento.

Al salir del estacionamiento conduje hacia la mansión en donde tenía una idea para Sophie y yo. Quería hacerle un baño de espuma con agua caliente, así se podrá relajar mientras nana hace la cena.

Mañana veré a mi madre después de ir a mi trabajo, pensaba llevar a Sophie a el pero creo que lo mejor es que se quede en casa para que descanse, necesito seguir trabajando en mi caso para por fin dejar de trabajar con Ian.

Al llegar a a casa entré con mi auto en el portón para estacionarlo en su reos tuvo lugar. Me bajé algo rápido del auto para poder abrirle la puerta a Sophie, pero ella me ganó bajando antes del auto cerrando la puerta del coche con una pequeña fuerza. No le di mucha importancia ya que caminé hacia ella tomando su mano vendada para ir adentro de la casa.



Violett

#2969 en Novela romántica
#762 en Chick lit

En el texto hay: romace, comprada

Editado: 01.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar