Cadenas Del Pasado (scarlet Demon)

LA DAMA DE LA NIEBLA

I

El viento soplaba con más fuerza en aquella zona donde los árboles parecían flamear al compás de extraños e imperceptibles acordes musicales. Las hojas esparcidas por el suelo crujían cada vez que ambos amigos las pisaban como avisando de la presencia de estos intrusos. Sin embargo no había sonido alguno de animales  para tratarse de un bosque.

A lo lejos  la oscura torre  seguía visible ante sus ojos, significaba que andaban por el camino correcto. A los pies y a raíz del suelo se fue formando una niebla violeta que iba emergiendo del interior del suelo mismo, las entrañas de la oscura tierra por donde pisaban.
Se fue extendiendo en cuestión de segundos formando un manto violáceo que cubría todo lo que había debajo. Los Lastey se percataron de ello cuando sintieron como si fuesen por aguas heladas aunque seguían secos.

- Esto no me gusta nada  -  comentó Ethiel sintiendo que se le erizaban los bellos de la nuca  -  ¿Será un a trampa?
- Permanece atento  -  ordenó Ethan  -  Recuerda que estamos en un mundo diferente y aquí solo somos intrusos
Siguieron avanzando pero la niebla comenzó a elaborar su propio plan de ataque hacia ellos.  Ethan seguía perdido en sus pensamientos que giraban en torno a su gemelo y al peligro que se cerraba sobre él. Ethiel comenzaba a dejarse  dominar por el nerviosismo ante lo desconocido hecho que le jugó en contra.

La niebla violácea siguió densificándose y elevándose hasta convertirse en una cortina que dividió a los amigos. Ethiel vio que Ethan se perdía en el interior de aquella niebla alejándose de él. Por más que quiso gritar su nombre comprobó horrorizado que las palabras no salían de su garganta  y ahora ni siquiera podía moverse como si potentes cadenas invisibles lo mantuvieran firmemente amarrado consiguiéndolo inmovilizarlo. Se concentró en llamarlo empleando el poder de su mente pero una barrera invisible también lo envolvía.

Estaba totalmente paralizado y aislado, una voz femenina lo fue envolviendo aún más a medida que flotaba en el aire a su alrededor como si fuese la misma niebla:
- ¿Qué harás ahora Ethiel? ¿tu amigo te abandonó o no se dió cuenta de nada? ¿Cómo conseguirás salir de este aprieto tú solo?  - Ethiel intentaba romper aquel conjuro que lo inmovilizaba e incomunicaba - Eres muy persistente ¿a qué vinieron?  - Ethiel sintió que sus labios se despegaban
- Buscamos la llave plateada, es todo
- ¿Para qué la quieren?
- ¿Sabes dónde está?
-  Soy yo  quien hace las preguntas aquí no tú, ahora responde a mi pregunta  -  Ethiel sintió cómo invisibles cadenas lo apretaban causándole dolores físicos terribles, comenzaba a faltarle el aire  -  Responde
- ¡No!  -  la niebla seguía torturándolo pero él no cedería así nada más  -  ¡Estoy acostumbrado al dolor! ¡Ethan! – rugió rojo del dolor y de furia
- Inútil será que intentes comunicarte con él, jamás te escuchará en el lugar donde se encuentra ahora  -  la voz femenina era suave e hipnótica  - ¿Para qué postergar más tu sufrimiento? Haste el favor de acabar con tu dolor respondiendo mi pregunta. ¿Para qué quieren tener la llave plateada?

- No es así como conseguirás respuestas  - dijo tozudamente Ethiel pero lo cierto es que las torturas que ella le hacia comenzaban a surtir efectos ya que iba sediendo pese a si mismo  - ¡No somos enemigos!  -  cuando el aire dejó de llegar a sus pulmones y la visión le falló dijo  -  Mátame…pero no detengas a mi amigo… por favor…él debe llegar…al palacio de la luna con la llave plateada  - el aire fue llegando a sus pulmones nuevamente y la presión que la niebla ejercía sobre él iba desapareciendo lentamente así pudo respirar nuevamente 
- ¿El palacio de la Luna? ¿Por qué?

- Buscamos al gemelo de mi amigo  -  él respiraba bocanadas de aire intentando recuperarse  - Fue capturado y morirá si no llegamos a tiempo y para ello debemos tener la llave plateada
- Veremos si son aptos para tenerla  -  diciendo aquello la voz se desvaneció no así la niebla que lo mantenía prisionero, sin embargo Ethiel continuo forcejeando para poder librarse  -  Por cierto  - escuchó que ella volvia a su mente  - Eres muy fuerte y valiente como también leal a tu amigo. Cualidades que ya no se ven muy seguido.

 

II

Cuando la niebla comenzó a envolverlo todo Ethan se alejó de sus angustiosos pensamientos para contemplar a su alrededor, volteó y miró hacia todas partes sin conseguir ver a Ethiel, lo llamó a gritos pero nadie le respondió solo la violácea niebla con su susurro de viento aullador.

Estaba completamente solo, o al menos eso mismo creía él hasta que vió a lo lejos la silueta de alguien oculto entre la niebla misma. El corazón de Ethan se disparó a mil latiéndole como un tambor produciéndole fuertes dolores. El conocía esa imagen por más que permanezca oculta.

Era Lionel, su gemelo, que tras mirarlo volteó y se alejó. Ethan salió disparado hacia él ¿por qué se alejaba? ¿ qué le ocurría? ¿cuándo se liberó del ataúd de diamante azul?
- ¡Lionel!  -  grito  -  ¡Hermano! ¡Espera!
Pero llegó un punto en el que no pudo seguir avanzando debido a que tenía enfrente un abismo profundo. Su gemelo estaba del otro extremo  y lo contemplaba con gran tristeza mientras él buscaba la forma de pasarlo y llegar a su lado.
- ¿Por qué quieres llegar aquí Ethan?   -- escuchó la voz de su gemelo retumbar  en su mente  - ¿Porqué quieres llegar a mi y salvarme?  De todas formas eres un asesino ¿qué te mueve venir aquí y evitar un asesinato más?
- ¿Hermano?  -  dijo Ethan desconcertado - ¿Qué dices?
- Eres Scarlet Demon ¿acaso piensas que no lo sabia? Siempre lo supe Ethan  -- el aludido lo contemplaba con asombro  -  Un asesino de personas inocentes, un monstruo despiadado  -  Ethan lo miraba con horror  -  Dejame morir ¿qué puedes hacer para evitarlo? Estás  acostumbrado a ver morir a las personas ¿cierto? Sería uno más del montón ¿no te parece?



mariaelenaarias

Editado: 07.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar