Control sobre ti ©

Capítulo 3

El baño, es pequeño pero no es lo importante, tiene ducha y es lo que en verdad me importa, salgo del baño para ir por ropa a las maletas, paso por los pasillos...espero no perderme.

Dejo el libro junto con mi teléfono dentro de la maleta, sé que el libro no es mío pero soy tan distraída que podría dañarlo si lo sigo llevando en mis manos. Agarro un vestido de tirantes corto, azul marino con estampado de cruces pequeñas blancas, mi ropa interior, unas sandalias también azules y todo lo que ocupo para bañarme y después del baño.

Trato de tomar el mismo camino de regreso, ya dentro del baño le pongo seguro y me deshago de mi ropa, el agua me quita el calor y relaja todos mis músculos que estaban tensos. Demoro unos treinta minutos debajo de la lluvia artificial.

El agua fría se siente tan bien.

Ya afuera me seco con mi toalla el cuerpo, froto crema por todo mi cuerpo y me dispongo a ponerme la ropa, cepillo mi cabello...una vez cambiada y peinada, recojo el desastre que hice en el baño y ya para salir me pongo la cadena que mis padres me regalaron por mi cumpleaños número 17...lo último que me regalaron, es de oro y tiene un dije en forma de mariposa. La aprieto con mi mano...los extraño mucho, una lagrima rebelde resbala por mi mejilla, la limpio y dando una respiración profunda salgo del baño.

Aquí nada paso.

Paso por un lado del salón, oigo ruidos, volteo y mis primos están en la mesa comiendo y platicando, guardo las cosas en la maleta. Tomo el libro, mi celular y unos auriculares me encamino hacia el sillón y tomo asiento subiendo mis piernas, los auriculares me los pongo, pero sin música, hago eso para que piensen que es más interesante estar "escuchando música" que el mundo exterior y no molesten, la lectura me arrastra poco a poco dejándome llevar por la imaginación...

Me desconcentro por el toque de mi hombro hecho por Molly, saco un audífono de mi oído para poder "escucharla" - Señorita Hannah, ¿no va a comer? - niego con la cabeza y vuelvo a ponerme el audífono.

-No tengo apetito, gracias.

Ella asiente y se retira.

Pasan los minutos, parpadeo varias veces, me entro sueño, mientras más quiero concentrarme en las letras del libro ya no las distingo bien. Voy apagándome poco a poco hasta que dejo caer mi cabeza al respaldo del sillón y me dejo arrastrar por la oscuridad.

.

.

.

-Hannah...Hannah – escucho mi nombre a lo lejos, abro mis ojos y me encuentro con rostro de Jade, hablándome – Si que tienes el sueño pesado – tengo una manta encima y no estoy en el sofá si no en una cómoda cama, incorporo mi cuerpo y noto que estoy en el cuarto de Jade.

¿Cómo llegue aquí?

Me restriego los ojos, pongo mi mano en mi boca para bostezar.

-Te preguntaras que haces aquí, bueno te mirabas muy incómoda en el sofá y le pedí a Noah si me ayudaba a cargarte hasta mi cuarto espero y no te moleste – se sienta en la cama, yo solo asiento y le doy una media sonrisa, todavía estoy adormilada – Bueno la razón por la que te desperté no fue por molestarte, pero mis padres ya van a llegar para la cena y pues a mi madre le gusta que todos estemos presentes.

¿Cena?, ¿Qué hora es?, ¿Dónde está mi teléfono?, ¿Y El libro?

Me empiezo a alterar, busco con la mirada por todo el cuarto las cosas, levanto la manta mi vestido esta subido más arriba de mis muslos, me levanto de la cama pero no están debajo de mí, el piso esta helado por culpa de la refrigeración, me pasa un escalofrió por toda la columna vertebral.

Hey tranquila – Jade llega a mi lado – Aquí están las cosas – miro las cosas que trae en la mano, las tomo y lo primero que hago es ver la hora 8:07pm, dormí mucho no pegare ojo esta noche. Bloqueo el teléfono y volteo hacia Jade.

-Gracias...amm por todo.

-No tienes nada que agradecer – se agacha, yo la sigo con la mirada y saca debajo de la cama mis sandalias – Te las quite para que estuvieras mas cómoda.

Le sonrió, pongo las cosas en la cama para poder ponerme las sandalias, una vez puestas Jade me dice que hay que bajar al primer piso y salimos de su cuarto.

Ya en la primera planta, mis maletas siguen en el recibidor, guardo los audífonos junto con el libro, paso por el salón hasta el comedor ahí se encuentran los gemelos, Alyson y Jade sentados.

-Ven siéntate aquí a mi lado - me indica Jade una silla a su lado izquierdo, ya que creo el derecho es para mi Tía y en la cabecera mi Tío, me siento, enfrente de mi esta Dylan o Noah en el medio esta Alyson y después le sigue el otro gemelo.

¿Por qué no tienen algo para identificarlos?

Reviso Instagram, mientras que mis primos hablan, Jade habla con un gemelo y Alyson esta peleando con el otro. En eso se escucha la puerta principal ser abierta.

-Buenas noches familia - suena una voz melódica de hombre.

Llegan mis tíos hasta la mesa, saludan de beso a sus hijas, cuando mi tía llega hasta mi, me levanta de la silla y me abraza.

-Mírate, tan hermosa que estas mi niña – me da un beso en la mejilla – Te amo mucho – me da otro beso y me vuelve a estrechar en sus brazos que me hacen sentir seguridad, cariño y amor maternal que tanto me hace falta la rodeo con mis brazos también, me hace recordar a mama, son tan parecidas físicamente.

Si no supiera que eres mi tía diría que eres mama.

-Lo siento mucho – se separo de mi, tenia las mejillas mojadas igual que yo, dio un suspiro y se limpio los restos de lagrimas y también lo hizo conmigo, sonríe ante su tacto en mi cara – Bueno vamos a comer, muero de hambre.

Mi tío me dio un beso y abrazo rápido, me dijo al oído que lamenta mucho mi perdida y que él estaba ahí para mi en lo que ocupe, le murmuré un gracias y los dos tomamos asiento en nuestro lugar correspondiente.

***
 



Lupe04

Editado: 16.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar