Control sobre ti ©

Capítulo 27

Hannah

Se escuchan ruidos y risas abajo, unas más fuertes que otras haciendo que me despierte y el dolor me vuelva a invadir. 

Ignoralo...ignoralo.

Me levanto como puedo de la cama y camino al baño por una ducha de agua caliente, lo bueno que los 6 años que he estado menstruando nunca me han dado cólicos. 

Me desnudó con muecas en mi cara y quito las vendas de mis manos, las colocó sobre el lavamanos y me introduzco bajo la lluvia artificial, relajo mis músculos y disfruto del agua caliente. No me importa el ardor en algunas zonas, ya no duele como antes. 

Me pasó unos 10 minutos bajo el agua, después enjabono mi cuerpo y salgo con una toalla alrededor del mismo. Me dirijo al armario y saco ropa interior de los cajones, un pants y una blusa con cuello de tortuga de los estantes. Regreso al baño y me coloco una toalla sanitaria y las vendas para proseguir a terminar de vestirme. Una vez hecho eso, desenredo mi pelo y lo seco con la secadora. 


El calor del aire de este aparato me arrulla, sé que no es bueno pero me hecho aire caliente en la cara y los pies. Rica sensación. 

Bostezo y desconecto la secadora para guardarla donde estaba, apago la luz del baño y me pasó al armario por unos calcetines y pantuflas. Ya para salir tomo mi cadena, la abrocho a mi cuello y la meto por dentro de la blusa.

Igualmente apago la luz y salgo de ahí, no sé  queque hora es pero ya el sol esta más para el oeste, así que deduzco que ya es tarde. 

Camino hasta la puerta que da al balcón e intento abrirla, está cerrada. La puerta principal también lo esta, me siento como un animal enjaulado. Una mariposa encerrada en un frasco de vidrio, sin libertad. 

Me pego a la pared y me deslizo despacio hasta el piso. Recargo mi cabeza en la venta y me quedo viendo el bosque, aunque sea tiene hermosa vista. 

Suspiro y cierro mis ojos, una lágrima rebelde resbala por mi mejilla. 

 

***
 


No sé cuánto tiempo he pasado aquí tirada en el piso pero el tintineo de unas llaves me hace voltear hacia la puerta y reincorporarme apoyándome de la pared. 

Auch...auch

Cuando logró estar de pie al fin la puerta es abierta y Ethan entre por ella. Me busca con la mirada hasta que me encuentra y sonríe. Espero y no sea Ian. 

- Pensé que estarías dormida - se cruza de brazos y recarga la mitad de su cuerpo en el marco de la puerta. ¿Está enojado por qué no estoy dormida?

Trago en seco y bajo la mirada, por primera vez lo hago. Su mirada azulada es muy fuerte y no pude sostenerla. 

Juego con mis manos y él se mueve hasta llegar enfrente de mí, ruego que no sea Ian. 

- Tranquila, sigo siendo Ethan - acaricia mi mejilla y hace que levante mi rostro- Has pasado mucho tiempo aquí - su mirada está perdida en mis labios, yo la tengo en sus ojos - Debes tener hambre, bajemos y comamos. 

Devuelve su vista a mis ojos y yo volteó hacia a lado, no respondo nada y él me toma en brazos y bajo conmigo las escaleras. Como me duele mi cuerpo, es un dolor poco tolerable pero el de mi zona íntima no, ese es el que me impide caminar bien. 

- ¡Hey!, ya te vi animal - grita Ethan a ¿Will?, ya que se encuentra comiendo del sartén. Da dos zancadas grandes y me deja sentada en un taburete. 

- Es que no te apuras y tengo hambre - se queja haciendo un puchero, Ethan levanta un dedo y lo mueve en forma de negación. 

- No, no eso no es justificable - camina hasta dónde está Will y lo empuja - Siéntate para servirte - Will lo hace cruzado de brazos. 

Se voltea conmigo y me da una sonrisa torcida. - Hola - saluda, no respondo y solo lo miro de reojo - ¿Qué tal la vida? - ¿soy yo o se está burlando? 

- Bi-bien - contesto simple, Ethan llega hasta mi lado y me deja un plato con comida enfrente. Deja otro a Will y regresa hasta la estufa por el suyo. 

La comida consiste en pechuga de pollo asada con verduras igualmente asadas y lo acompaña un arroz blanco con elote. Mi estómago gruñe hambriento. 

- Alguien tiene hambre - me sobresalto al escuchar la voz de Ethan en mi oído, volteo a mi lado derecho y ahí se encuentra sentado. 

Asiento y regreso mi vista al plato, tomo el tenedor y empiezo a comer. 

 

***
 


- Gracias la comida a estado muy rica, pero me retiro - Will se despide una vez qua hemos terminado, se dan un apretón de manos y sale de la cocina - ¡Te dejo el cuaderno en la mesita del recibidor! - grita y se escucha la puerta ser cerrada. 

¿Cuaderno?, abro mis ojos demás. La escuela, ¿como es que se me olvido?

- Puedes hablarle a Emma y decirle que te pase los apuntes - Ethan me habla y desliza mi teléfono hasta mí - La letra de Will es un tanto difícil de leer. 

Me explica y yo solamente asiento entendiendo, desbloqueo mi teléfono y le mando un mensaje a Emma diciéndole que si hay tarea y si por favor mañana me pasa los apuntes del día de hoy. 

No se encuentra en línea, así que para esperarla reviso mi teléfono, tanto tiempo sin usarlo ha dejado que mi bandeja de entrada este llena de mensajes. La mayoría de mis primos y uno que otro de mis compañeros. 

Reviso lo que es el historial y miro que me ha llamado mi tía Isabelle, la llamada ha sido recibida. Volteo con Ethan, este está metido en su teléfono.

Decido preguntarle. - ¿T-tú le con-contestaste a...a mí ti-tia? - pregunta boba, pero puede que no haya sido él. 

Dirige si vista a mí y sonreí. 

- Si, ha llamado para saber si estabas bien - bloquea su celular y se me queda mirando - En Lancaster si no asistes llaman a tus padres o tutor para saber el motivo de tu ausencia - aclara y yo asiento. En la mañana ni me podía mover bien, el dolor era insoportable, tanto que llegue a querer desaparecerlo con otro dolor. 



Lupe04

Editado: 16.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar