Corazón: La historia de Isabella y Massimo

Capítulo 16

Massimo

No creí poder volver a sentir este dolor en el pecho. Este dolor que a medida que pasa los segundos crece más y más. Ahora es mucho peor teniendo a mi lado llorando a James y a mi padre. James está de rodillas sollozando. Me recuerda a mí cuando perdí a Paloma.

Mi padre está sentado en el suelo con las manos en su rostro. Yo estoy mirando en silencio y con lágrimas en los ojos la quebrada. La policía ya se está retirando, no encontraron los cuerpos porque fueron calcinados. Cuando revisen bien las partes del auto quizás puedan encontrar algún resto.

Pensar en eso me hace llorar más.

Primero perdí al amor de mi vida, y ahora a mi hija. La única persona que dependía y dependió de mi desde el primer momento en que la conocí, acaba de morir. Yo no debí haberlo permitido. Debí detener a Federico a pesar de que me pudiera disparar. Debí hacerlo, no debí ser un maldito cobarde, porque la consecuencia fue esta.

—La perdí...—dice James y al mirarlo, más dolor y culpa siento —. No pude amarla como quise y tanto deseé, jamás podré tenerla en mis brazos nuevamente

Desearía retroceder el tiempo, a ese momento en que habló en mucho tiempo, el primer momento feliz que tuve de ella. Pero no se puede. La perdí, la perdí para siempre.

—Hijo, debemos volver a casa —dice mi padre y me coloca de pie. Después coloca de pie a James.

—James, golpéame —digo cuándo él se coloca en frente de mí.

—No lo voy a hacer, Massimo. Entiendo tu enojo por lo mío con Isabella, y ahora entiendo tu arrepentimiento.

—Ella era mi hija —me dejo caer en el suelo de rodillas y grito lo más que puedo con la intención de apaciguar mi dolor.



Chica Paraiso

#344 en Otros
#19 en Aventura
#1040 en Novela romántica

En el texto hay: romance, millonario, huerfana

Editado: 22.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar