Desconocido [saga griegos #5]

Capitulo 12

Especial Tomasso

Avance hacia mi auto un poco distraido, cuando senti que choque con alguien. Levanté la mirada para pedir disculpas. Aquellos ojos recorrieron mi rostro y en sus labios se dibujo una sonrisa.

— Tomasso — la recorrí con la mirada y estaba preciosa como siempre aunque su mirada se veia cansada.

— Cleo — avance hacia mi auto y escuché sus pisadas detras de las mias. Frunci el ceño y me gire hacia ella —¿Pasa algo?

Ella suspiró y por un momento desvió la mirada,luego sus ojos volvieron a conectar con los mios.

— siempre me has llevado a casa — suspire y luché contra mi mismo para no responderle como se lo merecia.

— cuando eramos novios — sacó las llaves de mi bolsillo — ve en taxi, tengo asuntos que atender.

— Tomasso...— sentí la tristeza en sus palabras pero no podia caer una vez mas en su juego. No iba a dejar que cada vez que Vanko la cambiaba por otra recurriera a mi como su tabla de salvavidas.

— me lástima que seas asi — sonrei con burla.

— cuando tú lo hacias no te importaba. No puedo llevarte, trae tu auto por que yo no puedo andar de tu chófer....— tenia que ser fuerte y no ceder ante aquella mirada vidriosa — tengo novia — no la miré a los ojos porque temia que al verla llorar le revelará que era mentira.

— ¿Qué?

— lo que oyes. Voy a salir con ella.
    No te puedo llevar a tu casa o donde vayas.

Cleo no respondió y yo abri la puerta de mi auto para subir. Cuando lo hice, arranque sin mirar atrás. Aunque antes de doblar en la esquina eché un vistazo por el retrovisor y ella se secaba las lágrimas... de amor lo dudaba. Nunca me amó, sólo era su pañuelo desechable que se estaba apartando de su lado.

Iona

Tomasso vendrá por ti — Tabhita me miró con incredulidad.

— no estoy presentable — Thanos y yo nos miramos porque ella andaba bien presentable como siempre.

— a mi me gusta — Tabhita fulmino a su padre con la mirada.

— no lo estoy — corrió a su habitación y hasta ahi nos llegaba su voz quejumbrosa buscando que ponerse.

— Dios,primera salida y casi me fusila. No quiero pensar como será si llegan a ser novios — Thanos puso su mano en mi hombro y me dio un suave masaje — tú hija se ve que es una mujer sensata. No aparenta que tiene 20 años.

Sonreí.

— lo es, aunque me he dado cuenta que es muy mandona — Thanos enarco una ceja.

— se que salió a su madre — le di un suave golpe cuando mi móvil sonó.

Mire la pantalla y sonrei al ver que el remitente era  Desconocido.

Me separé de Thanos y me dirigí a mi habitación.

De:Desconocido

Mis chicos me han dicho que no ha salido ¿Está enferma?

Para: Desconocido
Hola, estoy bien, sólo un poco ocupada en terminar de instalarme.

De: Desconocido
Si necesita ayuda, pidale a mis chicos que con gustó lo harán

Para: Desconocido
Gracias, pero Thanos me está ayudando.

Me quedé esperando su respuesta pero no llegó. Me senté en la cama, honestamente yo no tenia experiencia. Me casé a los 17 años pero Nicos fue mi novio desde siempre. En el plano romántico yo estaba nula.

Me recoste en la cama con el móvil entre mis manos, cuando el vibró lo levanté rápidamente. Sonrei al ver que habia entrado un mensaje pero era una foto, cuando la abrí mi sonrisa se ensancho era una rosa... y no cualquiera...era azúl...mi favorita.

¿Pero como supo que era mi flor preferida? Contemple la rosa, era fresca, pude vislumbrar un trozo de tela rosa... quizas la buscó en internet y me la envió...lo que importaba era el detalle.

Para: Desconocido
Gracias...la rosa azúl es mi preferida.

De: Desconocido
Lo sé...está es una rosa con la que me quedé del ramo que le llegará en cualquier momento.

Lei varias veces el mismo mensaje ¿Me habia comprado rosas?
nadie a excepción de Nicos me habia regalado rosas. Las últimas fueron un año antes que muriera Kaia.

Las manos me sudaron cuando escuché el timbre sonar. Podia ser mi hijo que venia por Tabhita o las rosas. Me levanté lentamente pero me detuve cuando escuché a Thanos llamar a Tabhita. Aclaré la garganta y salí para abrazar a mi pequeñin.

Tomasso estaba en la sala, sabia que esperaria un momento.Tabhita debia estar como loca cambiandose nuevamente. Frunci el ceño al no ver la sonrisa que caracterizaba a mi hijo.

— ¿Pasa algo?— Tomasso negó — no me mientas hijo.

— estoy bien

— no lo estás, sino quieres salir con Tabhita me hubieras dicho Tomasso.

Él suspiró.

— Cleo regresó a la universidad o no sé, me estaba esperando en el parqueo.

— oh, Tomasso — me acerqué  a mi hijo — cuánto lo siento mi amor. Si te sientes mal yo hablare con Tabhita, ella es una chica maravillosa y...



Katy Silva

Editado: 26.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar