Desconocido [saga griegos #5]

Capitulo 21

Iona

— lo lamentó — Tabhita no respondió, sólo secó sus ojos — no sé que pasó con Tomasso.

— ya no importa — cerró su maleta y recorrió la habitación con su mirada — ya... debo irme.

Me acerqué a ella y la abracé con todas mis fuerzas. La iba a extrañar.

Salimos de la habitación y en la sala estaba un decaído Thanos.

— te voy a extrañar mi pequeña — ambos se abrazaron, Lissy sólo los contemplaba con tristeza.

La despedida entre nosotros fue emotiva, iba a extrañar a esa pequeña. Cuando se fueron de casa hacia el aeropuerto. Me deje caer en el sillón y Lissy estaba en la ventana.

 — Thanos está destrozado por la partida de Tabhita — asentí — Pensé se iba a marchar con ella.

— Pensé lo mismo por lo sobre protector que es — baje la mirada — temía que le hiciera algo a mi hijo por que término su relación con Tabhita.

— ¿crees que no lo hará? — levanté la mirada.

— no, me dijo que las cosas pasaban por algo.

— vaya, uno no termina de conocer a las personas — me encogí de hombros

— así es — me puse de pie

— debó ir al supermercado, ¿me acompañas? — honestamente no quería salir de casa este día.

— Lissy no deseo salir el día de hoy, me he puesto triste con la marcha de Tabhita, te presto mi auto, me da un poco de pena que te quedes varada a medio camino con ti cacharro.

Lissy soltó una carcajada.

— es viejo pero no decepciona, pero iré en el tuyo, Kevin debe descansar.

Rodé los ojos por que el auto de Lissy tenía el nombre de su ex marido. Le entregue las llaves.

Decidí ir a recostarme un momento.

Nicos.

Mi sorpresa fue grande al leer en la pantalla de mi móvil, el nombre de Aquiles.

Conteste la llamada usando el tono de voz más intimidante que tenía.

— ¿qué deseas?— tamborileo mis dedos en mi escritorio.

— esperaba escuchar alegría en tu voz por que tu hermano te ha llamado — la burla en la voz de Aquiles era muy notoria — mi querido Nicos, debemos reunirnos.

— no — mi respuesta fue tajante.

— creo que si mi querido hermano, tengo algo que es tuyo.

Me suspendi de mi silla... no podía tener a nadie de mi familia... cada uno estaba custodiado.

— no lo creo.

— mis hombres me han informado que han atrapado en el parqueo del supermercado una preciosa rubia, iba a subir a un Audi TT Ultra Quattro Concept, si no me equivoco es un deportivo blanco — apreté con fuerza mi móvil — ¿ahora si crees que tengo algo tuyo?

Me puse de pie y me apresuré a buscar a mano cortada él estaba afuera de la biblioteca, se apresuró a seguirme. Quite el móvil de la oreja y puse en altavoz la llamada.

— no entiendo por que la tienes, ya no es mi esposa.

Escuché una risa.

— ¿el hotel Hatria te recuerda algo? — miré a mano cortada — te he seguido hermanito, cada paso que has dado desde que te metiste con mi mujer — escuché un golpe seco — por tu culpa Ana está muerta.

— no es mi culpa, ella se suicidó — hubo un silencio por un momento.

— ella no lo hizo, el punto es que mis deudas yo las cobró Nicos. Tengo a tu mujer.

—¡maldito!...

— nuestra madre estaría sorprendida si te escuchará hablar así.

— ¿dónde putas nos veremos?

Mano cortada seguía grabando con su móvil la conversación.

— en mi territorio mi querido hermano, no saldré de mi refugio pero... no conocerás su ubicación, esperaras a mis hombres en el puerto de Hatria y ahí te llegarán a recoger.

Ir a la guarida de Aquiles era un suicidio total pero Iona no podía estar en manos de Aquiles.

— esta bien — no miré a Mano cortada,sabía que estaba atónito por que cedí a los deseos de Aquiles.

— así me gusta Nicos, obediente. Hoy en el puerto a las 23:00 horas, si no llegas a la hora pactada no sabrás más de ella.

La llamada se corto.

— es arriesgado jefe — no respondí a lo inmediato.

— no puedo dejarla en manos de Aquiles.

— ¡morirá! — asentí.

— busca a los hombres, llama a Tomasso, él es tu jefe desde hoy y es tu deber protegerlo como lo has hecho conmigo.

Mano cortada me miró con frialdad.

— que buen trabajo el que he hecho, en pocas horas se entregará al enemigo y morirá.

— no es tu culpa...— levanté la mirada — ¿qué pasó con los guardaespaldas de Iona?

Él sacó su móvil nuevamente.

— no tengo ninguna notificación que se movieron, estoy revisando la ubicación por medio del gps — frunció el ceño — siguen en la casa de la señora Iona — marco y esperó respuesta al otro lado de la linea.



Katy Silva

#508 en Novela romántica

En el texto hay: accion amor mafia

Editado: 26.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar