el asesino regresa al lugar del crimen.

CAPÍTULO 2

Las luces neón bailaban alrededor de todo el lugar, creando un ambiente íntimo que envolvía a todos y los mantenía en trance. Los cuerpos en la pista de baile se restregaban unos contras otros, de una manera que parecían que estaban en una orgia con ropa en vez de estar bailando, una vista muy repugnante si me permiten opinar.

La barra en comparación con la pista de baile estaba un poco más tranquila, obviando a los pervertidos que estaban al asecho en busca de una nueva presa y a los proveedores de sustancias ilícitas que te prometían una noche inolvidable. Y luego estaba yo una escritora frustrada al no poder terminar lo que debió ser su mejor obra.

En fin una velada como cualquiera en una discoteca de mala muerte. Y se preguntaran ¿pero que hace ahí, acaso está loca? si un poco, pero que podías esperar, mis libro se basaban en terror, muertes, suspensos, miedos.

Y que mejor forma de conseguir inspiración sino en carne propia.

Bueno si creo que estoy loca o desesperada. Pero de que algo anda mal en mi cabeza, que no les quepa la menor duda.  

-¿anda sola señorita? –preguntaron a mi lado. Me gire y pude apreciar a uno de los hombre más guapo que había visto en la vida. No demuestres tu interés, llévalo tu campo.

-Eso depende –conteste con una sonrisa pícara.

-¿De qué? –pregunto con interés. ya mordido el anzuelo.

-De si quieres hacerme compañía –lo vi sonreír y sacudir su cabeza.

-la respuesta a tu pregunta es por supuesto que sí, por cierto me llamo Derek- dijo extendiendo su mano hacia mí.

-un gusto conocerte Derek –respondí estrechando su mano.

-¿no me dirás tu nombre?

-¿Por qué debería hacerlo? –le respondí con otra pregunta.

-Por cordialidad, ya me he presentado, no es justo que solo yo no pueda ponerle nombre a un rostro tan hermoso como el tuyo –me dijo con una mirada seductora. Esta iba ser una noche muy divertida.

-yo no te lo pregunte, tu solito me lo dijiste –una sonrisa burlona bailaba en mis labios. Me miro de una manera tan intensa que me compadecí de él­– esfuérzate un poco y quizás te lo digo al final de la noche.

-si es así entonces te daré la mejor noche de tu vida.



ayoa

#1376 en Thriller
#760 en Misterio

En el texto hay: supenso, misterio, thriller

Editado: 01.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar