El recuerdo de Hestia Crane

PREFACIO

 

«Pero no había otro remedio que seguir y seguir, aún después de sentir que no podrían dar un paso más.

El Hobbit - J.R.R.Tolkien.»

« Tal vez no sustituyen a los vivos, pero a mí no me dieron elección.  Podía  consolarme  con su presencia  o podía  derrumbarme, lamentando lo que había perdido.
Los fantasmas me susurraron, diciéndome que continuara.

El tren de los huérfanos
Christina Baker Kline. »

 

 

 

 

 

Mientras rayaba algunos nombres, por enésima vez, en una de las cuatro paredes de cristal que conformaban su celda comenzó a pensar, y se preguntó porqué sus padres le pusieron aquel nombre. Sonaba extraño unido a su apellido, suave al principio, pero luego, estruendoso, al igual que una fuerte tormenta de verano, como habría dicho su mejor amigo.

CALLUM PARKS.

Cuanto lo echaba en falta... Siempre estuvieron juntos desde el jardín de infancia, pero ya nunca más lo volvería a ver. Él se había convertido en un fantasma, al igual que su familia. Fantasmas de su memoria que podía ver cada vez que cerraba los ojos.

En su mente aún sonreían, aún eran felices, aún estaban vivos.

KAORI ITO.

Siempre sería así. Hasta su último aliento, aislada, en aquella pequeña celda de cristal a prueba de balas, con el suelo de metal lleno de libretas que usaba para dibujar todo lo que pasaba por su mente con las ceras negras que rara vez le daban, rememorando así los viejos tiempos de su corta y patética vida.

¿Cómo había terminado allí? Ni ella lo recordaba a veces. Ya habían pasado algunos años desde que se encontraba en aquel lugar, y aquella era una historia demasiado larga y tortuosa que se obligaba a olvidar, porque todo había sido su culpa.

Su maldita culpa.

SHIORI CRANE.

Hacía mucho que no notaba pasar el tiempo, con aquel asfixiante silencio de fondo, salvo en aquellos extraños momentos en los que creía oír una tormenta, arriba, en los pisos superiores, tras las paredes de hormigón, cemento y metal. Pero creía que era su imaginación pasándole una mala pasada, o que se estaba volviendo loca. Por eso comenzó a hablar consigo misma en voz alta hasta que se dormía o se le secaba la boca. Ansiaba demasiado escuchar alguna voz o ruido que la hiciera sentirse acompañada.

Sin duda, se estaba volviendo loca.

Su padre ya se lo decía desde que era pequeña, aunque siempre lo decía en broma, sobretodo cuando la llamaba: " Mi pequeña pájara loca", debido al pelo revuelto que solía tener al despertar todas las mañanas desde que tenía uso de razón.

DOMINIC CRANE.

Pero cuando aquello se volvía agobiante, agarraba el tornillo que guardaba en uno de los bolsillos de su mono azul y se ponía a gravar los nombres de su familia, el de su amigo e, incluso, en raras ocasiones, escribía el suyo, como hacía en aquel momento.

HESTIA CRANE ESTUVO AQUÍ.

 



G.S.North

#2643 en Ciencia ficción
#14921 en Otros
#2267 en Aventura

En el texto hay: drama, muertes, otromundo

Editado: 18.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar