El Secreto Del Profesor (saga: Secretos)

*2 "Ojos ciegos"

-Violeta-

 

Los besos húmedos que siento en el cuello me dejan sin aliento, poco a poco los besos empiezan a subir por mi mejilla hasta llegar a mis labios abro la boca para profundizar el beso y por alguna razón decido abrir un poco los ojos y veo...

 -¡¡Aaaaahhhhh!!! Blue que asco - Genial el primer contacto sexual de mi vida lo tuve con mi perra alaska de un año.

 "Ja, ja, ja... Pues yo que tu lo hubiera disfrutado porque así como vas no tendrás otro en mucho tiempo, o al menos no fuera de tus sueños pervertidos".

Se burla mi subconsciente, y tal ves sea cierto pero lo último que haré será aceptarlo. Me levanto y voy hacia el baño para lavarme la cara, al volver me siento en la cama y enciendo mi celular para ver la hora - 7:20 no puede ser, llegaré tarde a la escuela - "como siempre" vuelve a decir mi subconsciente. No le hago caso y regreso al baño está vez para ducharme, me baño a velocidad de la luz, al salir me dirijo al armario para ver qué encuentro y no porque no tenga ropa, en realidad tengo mucha, pero está toda desordenada

 - un día voy a acomodar todo esto - digo en voz baja. "si claro, si te pagarán por cada vez que haa dicho lo mismo serías millonaria". ¿Alguien sabe cómo se apaga esa vosecita de la cabeza que solo sirve para joderte?

En fin, milagrosamente logro arreglarme con rapidez solo me falta encontrar mi tenis izquierdo así que con solo un zapato empiezo a buscar el otro con desesperación hasta que por fin lo encuentro a dentro de una bolsa de mano que estaba bajo la cama no se que hacía hay pero no importa. Me veo por última vez en el espejo y aunque no tengo la belleza de una Miss Universo no estoy nada mal. Estoy vestida con un pantalón de mezclilla azul y un top rosa pálido de manga larga que le favorece muy bien a mi cuerpo de manzana (osea mucho de arriba y poco de abajo) mi piel no se ni blanca ni morena mas bien es tipo leche con chocolate que hace resaltar mis ojos tornasol que hoy se ven más azules que verdes y como toque final mi cabello lacio que me llega un poco más abajo de la cintura es de un tono castaño rojizo pero con las puntas de color violeta. El único detalle que no es muy de mi agrado es mi estatura de 1.60 pero tengo la esperanza de crecer un poco más en el próximo par de años.

Al llegar al comedor veo desayunar a mi familia formada por mi papá Roberto mi mamá Lucía y mis 3 hermanos mayores. Si si, como leyeron soy la menor de 4 y la única mujer. Realmente no sé cómo le hicieron mis padres para coordinarse en cada embarazo pues en todos hay una diferencia de 3 años. Noah, el mayor, tiene 25, Erik tiene 22, Miguel 19 y yo con 16 pero no crean que ellos son indiferentes conmigo solo por ser mayores o porque yo sea mujer en realidad me quieres y miman mucho además que son bastante celosos.

- Buenos días - los saludo dándoles un beso a todos

- Buenos días Lila - saludan todos (un dato interesante es que mi familia siempre me llama Lila solo porque según ellos es un diminutivo de Violeta)

- ¿No vas a desayunar? - pregunta mi mamá al ver que tomo una manzana y una barra de cereal

- No puedo debo irme... -

- ¿Y piensas salir así? - me interrumpe Erik

- Claro ¿Porque no? - pregunto con obviedad

- Porque no dejas nada a la imaginación - responde Miguel con desaprobación

- Vamos no es para tanto - refutó fastidiada

- Claro que lo es tienes 16 años, no puedes salir así a la calle - esta ves es Noah el que habla 

- Tus hermanos tienen razón, será mejor que vallas a cambiarte - condena mi papá

Ya les había dicho que los hombres de esta casa son excesivamente celosos

 - lo siento pero ya voy tarde además tengo una chaqueta en la mochila - contesto para luego salir de casa antes de que digan otra cosa

Lo de la chaqueta es una vil mentira pero era necesario, reviso mi celular y veo que solo tengo 20 minutos para llegar por lo que empiezo a correr con desesperación. Paso junto al Hyde Park que al menos de este lado del lago tiene una roselada de muchos colores y la fuente dedicada a la princesa Diana que lo hace ver mucho más romántico. Después de correr por casi 15 minutos logro ver la escuela a un par de cuadras al ver el semáforo en rojo cruzo la calle pero antes de llegar a la otra acera el claxon de un auto junto con el chillido de las llantas me hacen frenar en seco veo un auto blanco perla venir hacia mi y en un acto reflejo doy un brinco a un costado, pero pierdo el equilibrio y caigo al suelo golpeándome la frente, el dolor me obliga a serrar los ojos.

- Señorita ¿estás bien? - escucho que me pregunta una voz masculina pero yo no doy para responder

- Señorita, por favor responde ¿estás bien? - vuelvo a escuchar la voz y al ver que no contesto me levanta por la espalda recostando mi cabeza en su hombro permitiéndole inhalar su colonia que me hace suspirar.

En un momento siento su mano en la parte desnuda de mi cintura, la electricidad que me recorre por su contacto me hace reaccionar y lo primero que veo es un par de ojos grises que me miran profundamente con preocupación y ¿Sorpresa? 

- Estoy bien - respondo algo nerviosa

Me separó de el para intentar levantarme pero el mareo me hace trastabiyar, el hombre al notarlo vuelve a sujetarme de la cintura y me pega a su pecho provocando otra corriente eléctrica en mi cuerpo. Volteó a verlo y ahora que observo mejor noto que es bastante alto, capas y llega al 1.80, tiene piel apiñonada, cabello negro carbón y carnosos labios de un tono rosado.

- ¿Segura que estás bien necesitas que te lleve al hospital? - pregunta el hombre en un tono ronco que estoy segura no tenía hace un momento 

- No estoy bien, no es necesario - le digo casi en un susurro

De pronto el hombre me suelta como si le hubiera dicho que tenía lepra y mirando a otra parte me dice - deberías tener más cuidado, no puedes ser tan imprudente al cruzar la calle -



Febe Luna

#200 en Joven Adulto
#403 en Otros
#120 en Humor

En el texto hay: amor prohibido, comedia romantica, diferencia de edad

Editado: 18.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar