Emma

Capítulo 8

Emma: 

Estaba durmiendo en mi cama, era de noche, me seguía doliendo un poco la espalda y mi abdomen. Después empecé abrir mis ojos porque percibí un olor a fuego, abrí mejor los o ojos y noté que era Anthony con un pequeño pastel.

—¡Anthony! —chillé.

—Shh, no querrás que el señor gruñón venga —dijo riendo.

—Eres el mejor —dije abrazándolo.

—Todo para ti pequeña, vamos pide tu deseo y sopla, solo compré tres velas porque 100 iban a ser muchas —río.

Pedí el deseo, pedí que Luke no fuera mi prometido, después le soplé a las tres pequeñas velas que estaban en el pastel de chocolate, tenía un pequeño olor a sangre.

—Ten —dijo Anthony dándome un regalo.

Abrí la bolsa de regalo y había mis dulces favoritos, un vestido negro precioso, unos zapatos de tacón igual negros y un lindo collar blanco.

Los observé y noté que estas cosas eran las que yo había querido desde hace meses, solo que no las podía comprar porque mi padre me había quitado todo mi dinero por desafiar a Luke y no quería recurrir a Luke solo para comprarme un vestido.

—Me encanta Anthony, gracias —dije abrazándolo.

Anthony bajó la cabeza para darme un beso en mis labios, sus labios se movían lento pero apasionados, dejó el pastel de un lado para acercarse más a mi. Sus manos se colocaron en mi cintura para acercarme más a él.

—Te amo Emma —susurró Anthony.

—Igual yo Anthony.

—¿Ya tomaste una decisión?

—¿Qué decisión? —pregunté confundida.

—De marcarte, de romper tu compromiso.

—Tengo miedo, no sé mucho acerca de esto —murmuré.

—Tranquila, te esperare.

Anthony me dio otro beso en mis labios, quería que me marcara, pero no sabía de que era capaz Luke, no se qué haría si me dejara marcar por Anthony. Quiero irme con él, quiero vivir feliz con él para no sentirme como la tonta de la villa.

—No podré venir a tu fiesta porque tengo que resolver unos asuntos en la frontera, pero te prometo que voy a estar después —dijo dándome un beso en mi frente.

—Esta bien —hice un puchero—. Eres él único de la fiesta con quien me iba a juntar.

—Prometo hacer mis asuntos rápido y llegar aquí contigo ¿Si?

—Esta bien —asentí.

—Me tengo que ir pequeña, te veo mañana.

—Adiós —me despedí.

Anthony me dio un beso en mi mejilla y se fue por la ventana, me gustaba que yo le importara a él y ahora que descubrí que soy su mate, no quiero estar con otra persona que no sea él.

Después de que Anthony se fue, yo me fui acostando en mi cama para dormirme, pero Van me interrumpió.

Feliz cumpleaños hermosa —dijo Van.

—Gracias Van —agradecí.

Emma tal vez este no sea tu mejor cumpleaños, pero recuerda que no fue tu culpa.

¿Qué? —pregunté confundida.

Ya duerme hermosa, mañana va hacer un día muy largo.

Esta bien, oye ¿Sabes qué pasó con Ruth?

Me preocupó lo que pasó con ella, cuando la vi todo ensangrentada y herida, no me dio lastima, pero me dio un poco de miedo verla así en sangre con su ropa rota y sus ojos hinchados.

Yo me encargaré de ella por hacerte sufrir Emma, se va a repetir de lo que te hizo —dijo Van.

Esta bien.

Van me dedicó una sonrisa y se fue atravesando la puerta, después dormí un sueño profundo.

Al día siguiente me desperté y fui a desayunar con Luke y mi padre, ahora sí me desperté temprano y si podría desayunar bien.

Fui al comedor y estaban Luke, mi padre y los guardaespaldas de Luke. Luke a veces es tan temido y odiado que hay personas que lo quieren matar, yo por ejemplo, pero sé que si hago el intento hasta ahí me quedaré, así que mejor guardo todo el odio que siento por él. Me senté en mi lugar y las sirvientas me trajeron mi desayuno.



Violett

#443 en Fantasía
#346 en Personajes sobrenaturales
#1714 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombres lobos

Editado: 19.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar