Enamorados por una noche

Capítulo 4: Un guardaespaldas

La playa de Santa Mónica Pier está repleta de personas. Niños haciendo castillos de arena. Padres tomando el sol sin descuidar a los mas pequeños. Adolescentes intentando sacar una buena foto para su instagram. Y luego estamos nosotras , en una mano llevámos las zapatillas , cogiéndolas por los cordones y en la otra mano tenemos nuestros frapuccinos favoritos de Starbucks.
Pasear por la orilla sintiendo las frías olas romper entre los dedos de los pies siempre me ha transmitido calma , pero en este momento no lo está consiguiendo.

Llevábamos hablando de la fiesta más de veinte minutos. Creo que hasta me he aprendido los nombres de todos los invitados y eso que no los conozco. 
Diría que han sido unos minutos aprovechados , pero estaría mintiendo. Mientras ellas planeaban todo , yo pensaba en como decirles que salgo con Dallas Moore y que él ni si quiera lo sabe.

—¡Holaa! , ¡tierra llamando a Gala! —exclama Emily agitando su mano frente mi cara , llamando mi atención y frenando el paso.

—¿Q-qué? —ladeo la cabeza hacia ambos lados y pestañeo con rapidez.

—¿Qué si estás bien? , estás más pálida que la leche —pregunta , alzando la voz por encima del sonido de las olas y de los gritos de los niños. Pasa su frapuccino a la misma mano que sujeta las zapatillas y pone esta sobre mi rostro.

—Tengo algo que contaros —digo en un momento de decisión. Aparto la mano de Emily con suavidad y relamo mis labios antes de hablar de nuevo. 
—¿Os acordáis de que para pasar un verano sin que mis tíos se entrometieran en el tema chicos , decidimos que lo mejor era decir un nombre al azar? —pregunto. Ambas se limitan a asentir sin quitar la vista de mí —pues dije que estaba saliendo con Dallas Moore... —termino diciendo. Cierro los ojos unos segundos , trago saliva nerviosa y los vuelvo a abrir con lentitud.

—¡¿Dallas Moore?! —grita Cheril , sus cejas se disparan hacia arriba y su boca queda totalmente abierta. Debe de estar alucinando.

—Sí... —asiento entre dientes. Mis labios se tensan y noto como las mejillas empiezan a dolerme.

—Digamos que Dallas Moore es uno de los tíos más deseados de Los Ángeles y digamos también que es un capullo que tu primo odia a más no poder —informa Emily como si Dean no me lo hubiera dejado claro esta mañana.
—Pero bueno , mientras tus tíos no sepan quien es , no tienes de qué preocuparte —aparta la mirada de mí y la fija en Cheril buscando la aprobación a sus palabras.

—Ahí está el problema —asiento. —Mi tía va a organizar una cena para conocerle —arrastro mis manos sobre mi cara con exasperación.

Se instala el silencio y lo único que hacemos es intercambiar miradas de alerta entre nosotras.
Suspiro , doy un sorbo a mi frapuccino de caramelo y vuelvo a iniciar el paso a un ritmo acelerado.
Cheril y Emily se quedan atrás unos segundos y después corren , hasta alcanzarme dejando las hueyas de sus pies sobre la arena.
Por momentos la tensión me invade , haciendo que termine bebiendome el frapuccino entero y aplaste el cartón entre mis manos.

—¿Y qué piensas hacer? —pregunta Cheril ladeando la cabeza para mirarme.

—Llevo preguntandomelo todo el día —digo con la mirada fija al frente.

Lo más normal , sería que hablara con mi tía explicándola los detalles , explicándola que el año pasado pasé tanta vergüenza que por décimas de segundo pensé en no volver en verano , explicándola que no necesito su ayuda con el tema chicos. Pero sé que si lo hago , se sentirá culpable y la fastidiaré el verano , porque soy la única chica de la familia y soy lo más cercano a una hija.
Por otro lado , Dean me mataría si se entera de que decido que Dallas cene en la misma mesa que nosotros. Así que prefiero cenar un día con el tío al que Dean odia y después hacer como si nada hubiera pasado.
No quiero decepcionar a tía Helena.

—Hablaré con Dallas Moore para que venga a la cena como un favor y a los pocos días les diré a mis tíos que lo hemos dejado —concluyo intercalando la mirada en ambas. Primero en Cheril y después en Emily.

—¿Sabes que no va a ser tan fácil verdad? —dice Emily enarcando una de sus cejas e inclinando su cuerpo hacia mí.

Suspiro y pienso unos segundos , sé que tiene razón y que cuando hable con Dallas se reirá a carcajada limpia , pero no soy una chica que se rinda fácilmente.
Entecierro los ojos para poder mirarla por la molestia del sol y me encojo de hombros en forma de respuesta.

+++

Después de dos horas , había terminado de arreglarme , cuando salgo de fiesta trabajo más mi maquillaje y me tiro una eternidad frente al espejo.
En mi cama se ha formado una montaña de ropa con conjuntos que al final he optado por no ponerme y tengo el pelo todavía algo húmedo por la ducha.

La cena ya está lista , así que bajo hasta la cocina con cuidado de no caerme con los tacones. 
A toda velocidad , pasa Dean por mi lado desestabilizándome y por suerte llego a agarrarme a la barandilla de las escaleras antes de tocar el suelo.
Finalmente llego a la cocina , tío Harol y tía Helena ya están sentados y quedan dos sillas libres donde nos sentamos Dean y yo , uno en frente del otro.



Myriam

#23137 en Novela romántica
#8608 en Joven Adulto

En el texto hay: adolescencia, adultojoven, drama

Editado: 22.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar