Enfermedad: Amor

Capítulo 22.

Dayana.

Ángel estira un papel hacia mí, tiene los ojos tan rojos e hinchados que tomo con una mueca la carta.

¿Acaso me está declarando su amor?

— ¿Qué te pasa? ¿Y qué es esto? — pregunto rápidamente.

Debo ir a la maldita clase de matemáticas y por su culpa me atrasaré.

— Deja a un lado tu orgullo de mierda y leela — frunzo mi ceño, no alcanzo a decirle nada cuando ella se va casi corriendo la veo irse un rato.

Si la carita de corderito dejó salir a la perra de su interior debe ser importante, qué importa, mejor salto esa estúpida clase.

Primera vez que hace algo bueno.

Subo a esa sala vacia que puedo abrir yo solamente y me encierro tirándome al suelo, quedo sentada con mi bolso a un lado.

La hoja es solo eso, una hoja doblada en cuatro, la abro para lo primero que lea sea… 

Primor:

Doy vuelta el papel con los humos saliendo de mí, claro, en una esquina dice, De: Brad, Para: Dayana.

Suspiro pesadamente.

Me manda una carta con la misma que se tiró estando conmigo.

Que gran sujeto.

Bueno, ¿Y por qué tendría que leerla? 

Vuelvo a suspirar.

Choco mis dientes pensando en la última vez que lo vi. Le di un beso al despertar, ni siquiera reaccionó, esa noche estaba tan cansado y eso que lo hicimos una vez.

Y luego revisé su cajón para sacar una polera y ¿qué me encuentro? Esa hoja estúpida.

Debió haberme dicho que quería eso y ya.

Hasta dijo que me quería ¡Que me quería!

Y me tuvo.

Idiota.

Ni siquiera ha tenido las bolas para regresar a clases, aunque tenga curiosidad de saber de él no pienso ¡¡No pienso ir a su casa!!

Frunzo mi ceño más de la cuenta, mi pecho se oprime tanto como para intentar detener las lágrimas. Me entregué a él pensando que tendríamos algún futuro, le mentí a todos por pasar cada día escuchando su risa, por sentir sus besos.

Suelto un sollozo ya sin más, estoy sola, quedé completamente sola por estar con él.

Abro con fuerza la carta porque no puedo mentirle a las ganas que tengo de leer que lo siente.

Pero me encuentro algo totalmente diferente.

¿Qué… 

Primor:

Seré breve. 

Te tuve, te quise y te perdí.

En unos días moriré así que adiós, primor.

Te quiero y me tienes.

PD: Ve a ver a mi madre luego de leer esto, estará sola supongo, yo era su única familia.

PD: No muerdas a Ángel cuando te pase esto.

… carajos?

 

 

 

 

 



#16053 en Otros
#25476 en Novela romántica

En el texto hay: drama, amor, dolor

Editado: 25.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.