Entre los Brazos del Lobo

Capítulo XIII

Dominik miro todo el paisaje, él no podía dormir tener a su compañera a lado le ponía nervioso. Suspiro profundamente y se sentó correctamente en el techo de la casa, el viento soplaba fuertemente y algunas hojas volaban.

─Sigo estando solo─ se habló asimismo y después se pasó una mano por el cabello.─ Siempre estaré solo─ abrazo sus piernas y escondió su cara entre ellas. Se sentía vació, siempre lo había estado. Nunca había tenido el apoyo de su padre y su hermano como era el Rey siempre estaba ocupado.

Escucho una ventana ser abierta y el levantó la cabeza, camino con cuidado a la orilla y se dio cuenta de que su ventana era la que estaba abierta.

─¿Dominik? ─frunció el ceño y puso sus pies en la ventana y se acuclillo en ella, vio como Arleth se hacía para atrás del susto─ ¿Estabas en el techo? ─entre al cuarto y asentí con la cabeza─¿Puedo subir?

Dominik la miró con ternura y Arleth le sonrió un poco.

─Ya es de noche, mañana en la mañana podremos subir─ Arleth frunció el ceño y cruzo sus brazos en su pecho.

─Pero tú estabas arriba hace menos de dos minutos, ¿Por qué no puedo subir ahorita? ─Dominik ladeo la cabeza todavía viéndola, le gustaba como se sonrojaba y fruncía el ceño cada vez más, miraba impacientemente el pecho de Dominik esperando una respuesta.

─Porque yo puedo ver un poco en la oscuridad─ Arleth subió la mirada y vio directamente a Dominik.

─¿Por qué?

─Porque soy un lobo─ Arleth abrió los ojos sorprendida─. En realidad no soy un lobo, tengo todas las capacidades que tiene un lobo. Puedo escuchar a lo lejos, tengo una excelente vista y puedo cazar con facilidad. También puedo escalar los árboles y también soy demasiado sigiloso─ Dominik no se dio cuenta que comenzó a hablar cosas sin sentido hasta que escucho la risa de Arleth, Dominik cerró la boca y junto sus manos detrás de su espalda.

─¿Puedes hacer todo eso sin lastimarte? ─él asintió con la cabeza y miró a su compañera─. Eso es genial─ Arleth se acercó lentamente a él y después miro directamente a los ojos de Dominik, esté no sabía qué hacer. Su compañera estaba demasiado cerca de él, escuchaba su respiración.

Dio un paso atrás, si se acercaba más a él. Probablemente enloquecería porque su olor lo embriagaba.

─No─ Arleth dio un paso atrás y bajo la mirada.

─Lo siento─ sin darle una mirada a Dominik, dio media vuelta y se dirigió a la cama. Arleth se sentía mal, su pecho dolía. Suspiro y agarro las sabanas para taparse.

─¿Qué haces? ─Dominik le quito la sabana y se acostó a lado de Arleth viéndola directamente a los ojos─¿Te puedo abrazar? ─Arleth sintió sus mejillas sonrojarse, puso su cabeza en el pecho de Dominik y suspiro.

─Buenas noches─ Dominik beso su cabeza y la abrazo, cuando Arleth se durmió. Dominik solamente dijo lo que tenía en la mente:

─Te quiero.



Sophie McCool

#1800 en Paranormal
#549 en Mística
#11259 en Fantasía
#4950 en Personajes sobrenaturales

Editado: 09.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar