Eternidades

EL PRINCIPIO DEL FIN

En el palacio de Kefren un grupo armado comienza a atacar con el propósito de liberar a su líder Titanus, nada pueden hacer las pocas fuerzas defensoras para evitar que lleguen a la celda del antiguo líder de la Confederación, una vez en ella derriban la puerta para encontrarse de frente con el hombre quien sin más ordena al subordinado que lo liberé - Kieft, debemos irnos, nada podremos hacer aquí -

- Mi señor, ya todo está listo, en cuanto acabemos con las defensas podremos ir a su nave -

Una vez acabadas las defensas del sitio salen rápidamente y abordan una nave que ya está preparada para tal propósito, de ese modo el líder de la antigua Confederación es liberado y mientras la nave se eleva con rumbo desconocido es seguida por una flota de rápidas naves que cada instante se acercan más.

En esos momentos Erick y Casandra se despiden para no volver a verse nunca más. El joven herido por la batalla anterior corre tan rápido como puede sujetando el ojo de Rha e implorando que libere su poder, hasta que por fin consigue su propósito y nuevamente se hace en él la transformación al guardián, aunque todo ese poder ya no es suficiente. De las entrañas del planeta comienza a surgir un ser con poderes infinitos su nombre es Lukufere, la sombra de fuego. Kirian mientras tanto sonríe al ver sus propósitos realizados, es en ese momento cuando el guardián llega al lugar y atacando fieramente al ser trata de detener los fatales hechos, pero Kirian solo ríe y le dice - ¡Tonto, ya nada puede detener a mi señor! -

- Tienes razón, nada puedo hacer para detenerlo, sin embargo retrasaré su llegada, eso es suficiente para mí -

Es así como el guardián ignorando a Kirian se dirige al agujero y comienza a concentrar todo su poder, el enfurecido contrincante lanza un ataque pero es detenido con gran facilidad y sin problemas por el guardián que de un solo golpe lo destroza, en ese momento la voz de Erick se escucha en la mente del guardián.

- Oye, guardián ¿moriremos, verdad? -

- ¿Acaso tienes miedo? -

- La verdad, es que sí, pero no mucho, sabía que confiar en ti en estos momentos significaba una medida desesperada -

- No debes preocuparte este sacrificio no será del todo en vano, daremos un poco de tiempo a tu amiga y sé que ella no nos decepcionará -

- Oye, te has preguntado ¿qué pasara mañana? – agrega Erick con la voz un tanto temblorosa.

- No y ¿tu?- responde el guardián con la seguridad que siempre lo ha caracterizado.

- Venceremos, eso pasara mañana, solo desearía celebrarlo -

- Lo haremos, amigo, lo haremos.

Esas son las últimas palabras del guardián y al notar que Lukufere está próximo a salir lanza todo su poder al portal y una gran explosión inicia, un desgarrador grito se deja escuchar por el universo en el corazón de todos los seres vivos, pero solamente Casandra escucha las palabras de adiós de Erick y desde  la nave donde escapó puede ver la explosión y como por un breve lapso el portal se cierra, las lágrimas de la chica salen de sus ojos.

En las cercanías comienza a surgir una enorme fortaleza espacial, esta es la de su padre quien una vez libre de su prisión la abordó para escapar, sin embargo al ver lo que está sucediendo regresa para salvar la vida de su gente así que manda las pocas naves que le quedan para evacuar el planeta lo más rápido posible. En una de las pantallas repentinamente se ve una nave de escape y Titanus  da la orden de llevarla a sus hangares. Una vez la nave en ellos, varios soldados leales al antiguo regente abordan el vehículo y descubren en su interior a la hija de su señor totalmente inconsolable, al verla llaman a Titanus quien rápidamente se dirige al lugar para verla y quien al reconocerlo lo abraza con todas sus fuerzas mientras una y otra vez se reprocha todo lo que está sucediendo. El padre amoroso rápidamente conduce a su hija a un camarote donde le platica todo lo acontecido, después de eso el viejo líder le pide que descanse y la recuesta en una de las literas del cuarto mientras le susurra al oído:

- Sé que usaras el collar de manera sabia, es nuestra única esperanza, cuídate que yo siempre estaré a tu lado -

Enseguida se retira y se dirige a la sala de control donde le informan sobre lo que sucede en la superficie de Kefren, pide le digan sobre la evacuación y se le informa que solo unas pocas personas se pudieron salvar ya que el portal nuevamente se abrió y que de él comenzaron a salir cientos de extrañas sombras que están devorando todo a su paso por lo que las naves enviadas no son suficientes para salvar a los pobladores del planeta así que decidieron abandonar el lugar antes de ser absorbidos por los seres. Titanus comprende la situación y ordena una rápida retirada ya que a pesar de todo el sigue amando a su mundo y la gente que en el habita, mas no puede hacer nada en esos momentos y mientras abandona el lugar se sienta a pensar su siguiente movimiento.



Iván Quiroga López

#2649 en Ciencia ficción
#14904 en Otros
#1881 en Acción

En el texto hay: misterio, drama, fantasia

Editado: 29.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar