Eternidades

LUKUFERE

El aterrador grito de Lukufere hace que el corazón de todos los seres en el universo se llene de miedo, solo aquellos que conocen el significado del hecho no tienen temor por lo que está sucediendo. Los portadores de las reliquias al escuchar la voz en sus corazones deciden volver al lugar de donde proviene, también en el corazón de los Neo Ner Hiak se escucha la voz. Nathan al sentir tal cosa corre a ver a la emperatriz, en su camino se encuentra con Layla quien al verlo le pregunta sobre lo que está sucediendo. El soldado no sabe responder a la pregunta, así que juntos continúan su camino hasta la cámara de la regente quien los recibe explicándoles lo sucedido, les dice que lo que escucharon fue la voz de la destrucción y que si no es detenido, todo en el universo será destruido, así que de inmediato da la orden para volver a Kefren y de este modo luchar contra lo que está por surgir.

Los Neo Ner Hiak no son los únicos en perfilarse rumbo a Kefren. Turias al sentir la presencia del guardián aún antes del grito de Lukufere ya regresaba por lo que es el primero en llegar al planeta y poder ver como el portal es cerrado por un momento para detener al terrible ser, sin embargo también presencia que el esfuerzo del guardián es inútil ya que solo unos instantes después comienza nuevamente a abrirse el agujero aunque de manera más lenta, devorando al mundo. Mira cómo se lleva a cabo la inútil evacuación que termina con la retirada de las naves de la Confederación y enseguida comienza a alejarse la fortaleza espacial lentamente. Sin saber que hacer el guerrero decide seguir a la inmensa nave y cuando finalmente la alcanza se identifica permitiéndosele el ingreso al lugar.

Del otro lado del portal se encuentra Lukufere herido por el golpe del guardián. Aturdido por el impacto solo pudo ordenar al ejercito de sombras que en cuanto la abertura fuera la suficientemente grande salgan a destruir todo a su paso, una vez dada la orden se retira a su palacio en la zona del vacío absoluto y en su sala del trono se sienta frente a su más preciado tesoro un ser exactamente igual a él con la diferencia de que su cabello no es de fuego y sus ojos no emiten mal alguno, este se encuentra encadenado con su cuerpo lleno de heridas, sus alas desgarradas y a pesar de eso lo rodea un extraño brillo. Al ver a Lukufere herido sonríe un poco y finalmente habla:

- ¿Acaso los Humun randi te han herido? -

- ¡Calla! Miserable, ¿cómo puedes hablar de heridas en tu estado? -

- Mi estado no importa si tus propósitos no se cumplen -

- Hermano, no deberías hablar de esa forma, recuerda que el traidor no fui yo, tú y los demás se unieron a Miridian para vencerme, en ese entonces no conté con esa traición pero ahora todo es diferente, los Humun randi son débiles y muy pronto volverán a formar parte de mí, cuando eso suceda volveré por ti para ser nuevamente uno y abrir el portal que me llevara con el verdadero creador para unirme a él y finalmente ser el todopoderoso -

- Sueñas hermano nunca lograras tal cosa porque Miridian te lo impedirá -

- ¿Miridian? El hace mucho dejo de existir y ya te dije que los traidores no significan nada para mis sombras - en ese momento eleva su vista y señalando la cúpula sigue hablando - mis tropas comienzan a salir y pronto yo los seguiré -

Fuera, en el universo, los guerreros comienzan a reunirse para librar la peor de sus guerras. Titanus, agrupa a su gente. Los terrícolas dirigidos por el gobierno unido llegan dispuestos a todo, saben que luchar contra la Confederación en una situación como esta será completamente inútil, así que Áurea se comunica con la nave de su líder para pedir información sobre los hechos que están pasando. Los Neo Ner Hiak bajo el mando de la emperatriz tratan de llegar dispuestos a morir. Mighosh y su gente aún lejos se alistan para lo que podría ser una lucha perdida. Todos  los Humun randi se comienzan a reunir. Cientos de naves comienzan a aparecer de la nada como si de pronto las razas de todo el universo se dieran cita en ese lugar y solo esperan el momento en que Lukufere salga con sus ejércitos.



Iván Quiroga López

#2662 en Ciencia ficción
#15034 en Otros
#1898 en Acción

En el texto hay: misterio, drama, fantasia

Editado: 29.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar