Fuera de la Friendzone.

El perdón.

El perdón.

Autumn observó de pies a cabeza al niño que se encontraba en frente de ella extendiéndole una mano.

Jessy sonreía mientras intentaba no temblar a la espera de que la pelinegra sostuviera su mano.

El año escolar estaba por terminar, quedaban exactamente dos días para que los niños fueran libres y los exámenes se acabaran. Madison y Autumn charlaban sobre lo que harían juntas en vacaciones; les pedirían a sus padres llevarlas a conocer distintos lugares fuera de la ciudad y no quedarse en Boston, claro que Kyle también iría con ella. Los tres tenían la promesa de no separarse este verano, estarían juntos disfrutando de su compañía y creando recuerdos entre ellos.

Sin embargo, las niñas no esperaban que probablemente alguien más se incluyera en sus planes.

Jessy había llegado a la habitual mesa de las niñas en compañía de Kyle, dejándolas completamente sorprendidas. Ninguna se imaginó que ese día el rubio se les acercaría y les pediría disculpas, mucho menos se les pasó por la cabeza que Kyle tuviera algo que ver con Jessy.

Ahora Autumn comprendía el por qué hace unos días su mejor amigo intercambiaba un par de palabras con Jessy. ¿Acaso eran amigos? ¿Por esa razón Jessy había detenido sus burlas desde hace unos meses?

Autumn imaginó que cuando Jessy se detuviera, todos lo harían, pero Alana y su grupo de amigos no estaban dispuestos a hacerlo.

— ¿No lo estarás pensando, verdad? —le susurró Madison, demostrándole que no estaba dispuesta a creer en las palabras de Jessy.

Entonces Kyle hizo contacto visual con ella y en su mirada le pedía que confíe en él.

¿Realmente le estaba pidiendo que perdone a Jessy? ¿Kyle lo había perdonado?

—Vamos chicas, Jessy y yo somos amigos ahora —Madison abrió la boca atónita—. Él es... diferente, se ha dado cuenta de sus errores y está dispuesto a hacer lo que sea para que lo perdonen.

Madison resopló, cruzándose de brazos.

— ¿Tú le crees? —cuestionó Autumn a Kyle, mirándolo con sus brillantes ojos, lo cual notó su amigo y se quedó en silencio por unos segundos.

—Le creo —aseguró, fingiendo estar seguro.

En un futuro la mentira de Kyle podría destruir una amistad, pero él no lo sabía.

—Acepto tus disculpas, pero eso no significa que sea tu amiga o te quiera cerca de nosotros —espetó Madison colocándose a lado de Autumn.

Jessy miró a Kyle en busca de ayuda, sin embargo la rubia tenía razón y no podía obligar a sus amigas a que sean amigos del niño que siempre se burló de ellas. No obstante, Autumn hizo algo que dejó a sus amigos perplejos y le dio a Jessy una pizca de esperanza.

Ella tomó su mano.

~*~

Los tres amigos junto con sus padres viajarían a Canadá... si tan solo nada se hubiese salido de control entre los progenitores de Kyle.

Algo andaba mal entre Jack y Valerie, le estaban ocultando una gran información a su hijo.

Ellos habían terminado discutiendo al llegar a casa luego de la reunión que tuvieron todos para decidir el lugar al cual visitarían. Valerie estaba enojada y a la vez destrozada, sentía un fuerte dolor en su interior que intentó ocultárselo a Kyle, pero ella ya debía saber que su hijo era un niño muy inteligente y nada pasaría desapercibido para él.

"Vete con ella", era una de los tantas frases que le gritó la madre de Kyle a su padre.

¿Ella? ¿Quién era ella?

El niño se sentía muy desconcertado, su curiosidad por saber que ocurría con sus padres y el miedo que comenzaba a apoderarse de él al ver que no se detenían, lo llevó a esconderse dentro del gran armario de ellos y esperar a que entraran a la habitación.

No se tardaron mucho en hacerlo.

—Eres un infeliz —bramó Valerie, lanzando un par de objetos contra su esposo.

Kyle abrió ligeramente la puerta del armario para poder observar a sus padres.

—Val —Jack meneó la cabeza.

— ¡No me llames Val, maldito hijo de...!

— ¡Ya tuve suficiente! —sostuvo sus brazos y la obligó a mirarlo.

Kyle notó las lágrimas cayendo por las mejillas de su madre y el entrecejo fruncido de su padre, lo cual siempre hacía cuando estaba irritado. Inevitablemente, el dolor de Valerie caló en su hijo. Quizás fue la forma en la que su padre sujetaba a su madre, la mirada iracunda que evidenciaba Jack o las palabras que su progenitora no paraba de lanzar, pero el niño comenzó a llorar silenciosamente.

—No toleraré que sigas hablándome de esa forma —apuntó el hombre, tensando su mandíbula y los brazos al señalarla.

—Soy yo la que no debería tolerar ni un solo segundo a tu lado —replicó ella—. Y tampoco Kyle.

—No metas a nuestro hijo en esto, él no debe sab...

— ¿Él no debe saberlo? ¿En serio? —Valerie lo interrumpió, haciéndole ver lo indignada que se sentía—. ¿No quieres que sepa que mientras iniciábamos nuestra relación estabas saliendo con otra mujer? ¿qué cuando me propusiste matrimonio no dejaste de verla? ¿O que tienes otra hija con ella y que por cierto tiene la misma edad que Kyle? No sólo me traicionaste a mí y rompiste nuestra promesa cuando nos casamos, también lastimas a Kyle con tus secretos. ¡Nos engañaste y no se lo ocultaré a mi hijo!

—Estás siendo incoherente, no piensas con claridad. Deberías...

— ¡No me digas estupideces, Jack! —La mujer quitó las manos de su esposo cuando sostuvo sus hombros—. Nuestro hijo merece saber la clase de padre que tiene; uno infiel y mentiroso.

Hace una semana Kyle había cumplido ocho años y sus padres le habían organizado una gran fiesta, en la que no podían faltar los juegos, luces, abundante comida, música, cientos de regalos y más. Valerie y Jack habían pagado una elevada cantidad de dinero para poder utilizar una propiedad cerca del límite de la ciudad y realizar la fiesta de su hijo. Contrataron a animadores, decoraron todo el lugar basado en el superhéroe favorito de Kyle, hicieron que se presentara un famoso mago para divertir a los niños e incluso colocaron un par de objetos sorpresa en las pequeñas cajas que le entregaban a los invitados al irse.



xaerndax

#3156 en Novela romántica
#815 en Joven Adulto

En el texto hay: amorodio, friendzone, novela juveil

Editado: 25.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar