Hunter (williams #1)

21.

 

Hunter llegó al cementerio demasiado rápido seguido de sus compañeros y se quedó en silencio al comprender que Valerie y Luke ya no estaban ahí. El cuerpo le temblaba como un enfermo y la sola idea de haber perdido a su mujer lo dejaba sin aire. Caminaron como idiotas por el cementerio en busca de una explicación y su gente. Valerie no era tonta, no iba a dejar que la atraparan tan rápidamente pero no sabía cómo podía reaccionar Luke. No sabía que podía hacer.

Comenzaron a caminar por el cementerio, ignorando por completo las tumbas y dedicándose a buscar a sus compañeros. Todos se mantenían en silencio, porque la muerte estaba presente en cada paso y eso atormentaba a Hunter. No quería hacerse la idea de haberlos perdido, porque no podía pensar en otra cosa en ese momento.

Las imágenes viajaban en su mente, demostrándole todo tipo de ejemplos de lo que podía haber sucedido. Comenzó a imaginar situaciones, gritos y llamados de auxilio que no eran reales, sintiéndose débil al querer tanto. Y no solo era Valerie, también era su hermano. Apoyó una de sus manos en una pared cercana, tratando de tomar aire y de no perder el equilibrio en ese momento. Se dio cuenta que estaba temblando y que necesitaba tranquilizarse. Valerie estaría enojada con él en ese momento por su manera tonta de reaccionar. Él era un jefe, no podía comportarse de ese modo tan idiota. Uno de sus compañeros se acercó, buscando una explicación a su comportamiento y Hunter meneó la cabeza demostrándole que nada pasaba. No podía hacerse la idea de perderlos, no iba a perder a su familia.

—¿Está todo bien, jefe? —preguntó y Hunter asintió una vez más, no podía demostrar debilidad. Todo estaba bien, nada malo iba a suceder.

Pero su cuerpo se paralizó al ver la camisa de Valerie en el suelo. Todos se quedaron igual de paralizados cuando Hunter se agachó para tomarla entre sus manos, sintiendo aun el calor de su dueña. Las náuseas recorrían su cuerpo y decidió que iba a matar a cualquiera que se pusiera en su camino. Su pecho respiraba con dificultad, ansioso de venganza y deseando poder encontrarse con una Valerie sana y salva. Se ató la camiseta a la cintura y comenzó a caminar con más determinación, seguro del destino que quería para quien se había atrevido a arruinar su tranquilidad.

A su lado sus compañeros caminaban con el mismo paso y todos sabían que debían buscar. No había necesidad de decirlo dos veces.

No había necesidad de decirlo dos veces

—Quédate callada... o va a matarnos —susurró Luke cerca de su oído, mientras atrapaba la cintura de la chica y la obligaba a entrar a una cripta. No entendió hacia donde iban hasta que las puertas de vidrio se cerraron y quedaron dentro de aquel lugar.

Valerie había pisado una cripta cuando era chica, eran una de esas tumbas enormes que tenían subsuelos donde la gente sepultaba a sus familiares. La familia Reeves en Chicago tenía una cripta enorme, con varios subsuelos pero ella nunca se había animado a bajar con sus familiares. Siempre se quedaba observándolos desde afuera y en ese momento comprendió porque tampoco la dejaban.

El olor nauseabundo escapaba de los ataúdes y la dejaba sin aire por algunos momentos, Luke tenía un pañuelo que tapaba su boca pero estaba segura que no servía del todo en aquel momento. Valerie levantó la vista y vio los ataúdes cubiertos por sabanas, sobre el marfil. Aquello le daba aún más pánico y se imaginó que esas personas se levantaban para llevarla al sótano.

—Tenemos que bajar al subsuelo —le dijo Luke tomándola del brazo de manera agresiva y ella frunció el ceño al instante. No quería ir a ningún lado con él, mucho menos al subsuelo. Por más que fuera un Williams, dudaba de sus acciones. Lo había visto sin mucha vida en la tumba de su hermana y en ese momento estaba perfecto nuevamente. No le creyó y no quiso ir con él. La desconfianza nació entre ambos y Luke frunció el ceño como lo hacía su hermano, aunque no era para nada agradable esa expresión en él—. Niña malcriada...

—¡No! —exclamó al instante Valerie entendiendo que estaba sucediendo, con esa inteligencia que había ganado gracias a su padre. Luke era un maldito, los había traicionado y estaba vendiéndola ante Sergei. Luke le tomó con fuerza el brazo y tiró de ella hacia las escaleras que estaban al fondo de la cripta. La chica quiso escaparse pero escuchó pasos a lo lejos.

En menos de dos minutos, un guardia de Sergei estaba ayudando a Luke a atraparla. Valerie llegó hasta las puertas de la cripta y quiso abrirlas, pero notó que Luke las había cerrado cuando ella observaba como una idiota los ataúdes. No estaban cerradas con llave, pero sus manos temblaban tanto que no pudo abrirlas. Gritó, aulló como una niña asustada y deseó que alguien la escuchara en aquel lugar.

No quería morir, no quería que Sergei la tocara... no quería vivir nada de eso en aquel momento pero iba a suceder si no lograba escapar. Llamó a Hunter desesperada, deseando que su vida fuera una tonta novela rosa y fuera rescatada por él. Pero no era así, hacía tiempo se había dado cuenta que debía valerse por sus propios medios y debía luchar. No era una damisela en apuros, ella se defendía sola.

—Maldita niña...

Luchaba con todas sus fuerzas por escaparse de sus brazos, pero aquel idiota la había atrapado por la cintura y con uno de sus manos tapó su boca. Pero Valerie mordió, pataleó y no se detuvo un segundo gritando y pidiendo ayuda. No quería morir, no quería...

El guardia la bajó por aquellas escaleras en forma de caracol con complicaciones, ya que ella trataba de agarrarse de cualquier lado para escaparse, sin cansarse de dar pelea y ellos trataban de detenerla pero Valerie no iba a morir sin pelear. No iban a tocarla, no iba a dejarlos. No le importaba que peleara hasta el último respiro, no iban a ganarle. La oscuridad los absorbió al llegar finalmente al suelo y ella sintió aún más aquel olor nauseabundo. Sabía que era ese olor y de donde salía por más que la madera tratara de atrapar los olores que desprendían los cuerpos podridos de aquel lugar.



L. B. Silva

#1319 en Novela romántica
#457 en Otros
#54 en Acción

En el texto hay: accion, accion y drama, motos y autos

Editado: 15.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar