July & Merlín

Merlín

-Oh Dios! Si! Si! ¡Maldición!- vocifero sin parar después de ver su número en mi lista de contactos.

Toc toc. -¡Oye estás bien!- Leilah exclama con voz algo preocupada.

-¡Si, no te preocupes!- ¿ahora que debería escribirle? Hola nena ¿que tal? ¡Maldición! Pareces un idiota, esperaré un poco más para escribirle.

¿Saben que está de lujo? Resultó que vivimos a ocho casas de distancia, quizás nunca la vi porque igual llevo dos meses aquí, terminé la secundaria en Filadelpia y hace poco volví a casa aunque solo me he encontrado con Leilah, esta casa es tan grande para solo dos personas.

Lailah es mi hermana mayor, es maestra de literatura en una preparatoria de aquí en Connecticut.

Le escribiré, en definitiva le escribiré. "Hola, soy Merlín" ¿porqué mierda mis dedos tiemblan?

*Hola* me respondió en segundos ¿quizás también le interese? Como crees idiota, una chica como ella es muy difícil de conquistar... a ellas le gustan los chicos malos, guapos y populares como en esas películas que ven, son masoquistas...decido mirar su foto, realmente es muy bella.

"¿Que tal? ¿Cómo te va?" "Oh que estúpido escribí dos preguntas que son exactamente lo mismo, maldición creo... que dejaré de escribir jajajja, lo siento" realemnte me decepciono de mi cada vez.

*jajaja, estoy bien... supongo ¿y tu que tal?* creo que tengo parkinson en la mano.

"Bien bien ¿que estás haciendo ahora?" Voy hacía mi ventana y puedo ver su sombra moviéndose por la habitación a través de su ventana.

*Me pondré algo más cómodo para ir a dormir, adiós... descansa* ¿lo arruiné?

"Mmm esta bien..." me tumbo en la cama y suspiro mientras cierro mis ojos, mi teléfono comienza a sonar, rápidamente me levanto.

Llamada.

-Hola- saludo emocionado

-Hola de nuevo-

-Si, Hola... Hola, Hola... ho...- maldición. -Lo siento solo estoy repitiendo el saludo- ¿que diablos me pasa?

-Lo he notado, ¿estás ocupado o algo? Si es así puedo llamarte luego...-

-¡No! no estoy ocupado, es que... No importa y ¿qué tal?- maldición eres un imbécil, ya le preguntaste por escrito.

-Bien, ya lo has preguntado tantas veces que ya hasta he memorizado la respuesta- jajaja idiota idiota idiota, ahora creo que tengo parkinson en mi labio inferior. -¿Estarás ocupado hoy?- ¿es una pregunta invitación?

-¡Si!- dije sin pensarlo.

-Oh... entonces, lo siento por molestar... quizás otro día...- ¿que mierda? Espera, maldición... nunca me había sentido tan nervioso de hablar con una chica, ella me gusta tanto.

-Espera! Quise decir que no, supuse que preguntabas para salir entonces tontamente acepté sin analizar bien los tiempos jajaja, que idiota pero estaré libre mañana- comencé a juguetear con mi cabello.

-Oh, papá aún no hace las compras de casa y como el está ocupado... iré a el Wal-Mart ¿quieres venir?- me encantaría.

- Oh, cla... claro... ¡Por supuesto!- si supieran lo mucho que duelen mis comisuras en este momento.

-Bien, te espero a las 2:40pm en la entrada de mí casa- cuelga y no puedo haer nada más que dar un grito ahogado mientras pataleo un poco.

-Estás raro- mierda.

-¿Porqué rayos no tocas la puerta?- cuestiono algo agitado.

-Lo hice pero creo que estabas demasiado ocupado en tus realizando tu chirrido- que fastidiosa. -A ver cuenta ¿quién era? ¿alguna chica? ¿quién?- se lanza encíma de mí emocionada.

-No es de tu interés- refuto y me observa con un puchero.

-Que aburrido eres...- se pone en píe y llega hasta el marco de la puerta. -En fin la cena ya está lista- finalmente cierra la puerta, observo mi reloj y son las 12:57p.m que raudo pasa el tiempo. 

Bueno, creo que bajaré ya. -¡Oye espérame!- grito y salto precipitadamente. -¿Que hiciste?- pregunto y tómo asiento... ¿Gachas  de Avena? -¿De nuevo?- me quejo  y con cizaña acerco el cuenco hacía mí.

-Esta vez tiene camarón y salchicas- se queja y con una sonrisa posa una soda frente a mí- que divertido.

-¿En serio crees que esto es una buena comida? ¿hiciste Kimchi?- asiente. -Ah bueno cómelo tu sola, yo tomaré un Kimbap y Kimchi como acompañante-

-Cómelo,  ¿sabes cuantos niños ahora no tienen nada de comer?- ¿es en serio? Me detengo en seco.

-No pero lo comeré para que ya no llores- sonrío  al ver como sus cejas se fruncen en un instante.

-Se supone que soy tu hermana mayor, deberías respetarme y llamarme nu-na- ella cree que estamos en Corea.

-Primero solo somos mitad y mitad de cada nacionalidad  y segundo yo me crié aquí, ya es otro tu caso- tomo una cucharada y aunque quiera negarlo mi hermana hace unas gachas de avena super deliciosas.

-Pero tu tienes los rasgos asiáticos  más definidos, deberías ser fiel a tu descendencia- 



Julie Madness

Editado: 22.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar