La sombra

Capítulo 14

Entra a su casa, con una sonrisa bien marcada en su rostro. Deja las llaves sobre la mesa y sube a su habitación.

Siente que alguien lo sigue, pero no le da importancia. Nada más le importa, solo quiere pensar en lo que ha ocurrido hoy, en el beso con Romina, en lo especial que se sintió y en la valentía que tuvo al pedírselo. Fue algo tan complicado, todavía recuerda los nervios que sentía, la situación en que estaba, con toda la gente preocupada en otra cosa. Y luego la sonrisa de Romina al escuchar la pregunta. Pareciera que lo esperaba, y menos mal que llegó el día.

Ve a una sombra detrás suyo. No tuvo que estar cerca de Emilia, aunque ella fue la que volvió y no se alejó de él. Él ni siquiera sabía.

La sombra se desvanece, y eso le hace soltar un suspiro de alivio. Enciende el computador para seguir con su proyecto. Ve que tiene un correo de Romina que dice:

"Buenas noches ;) y no te preocupes por Emilia. Se irá mañana. Antes iba a quedarse unos días más, pero al saber que la sombra volvió (se le apareció) decidió irse mañana. Si quieres mañana puedes ir a mi casa y salir al centro comercial o algo así. Había planeado ir al cerro de nuevo, pero anunciaron lluvia. Tú me dices. Te espero :D"

Sonríe ante su mensaje. Es de hace 10 minutos, lo que le hace suponer que ella sigue en el correo. Le responde lo más rápido que puede:

"Claro que iré a tu casa, y me alegra que Emilia haya tomado esa decisión en vista de las circunstancias. También podríamos salir. Recuerda que puedo desde las 4 pm por el trabajo, aunque trabajamos en el mismo lugar :)"

Envía el mensaje y abre su proyecto. Con todas las cosas que han pasado este último tiempo, ha avanzado muy poco. Todavía le queda mucho por hacer, aunque es muy probable que lo tenga listo antes de que termine el año.

Cuando ya está tan cansado que el párpado le pesa, guarda lo que lleva avanzado y revisa su correo. Romina le respondió.

"¿Te parece a las 5 pm? Ahí podríamos salir y luego ir a tu casa o a la mía"

Él contesta de inmediato.

"Me parece bien. Ahí nos vemos :)"

Apaga el computador y se acuesta a dormir. Mañana le espera un gran día.

***

Se levanta temprano por la mañana, como de costumbre. Nada le interrumpió el sueño, y no hay rastro de la sombra.

Sale en el auto mientras ve a Romina subiéndose al de Emilia. Se saludan con una sonrisa y van a su trabajo. Se le hará muy difícil tratarla como una empleada más y no demostrarle cariño. Llega a tiempo, antes que Romina. Entra a la oficina y se sienta en su escritorio. Saca su netbook y continúa con su proyecto. El sonido de alguien tocando la puerta lo interrumpe en su ensimismamiento frente a la pantalla.

—Pase —dice sin desviar la vista.

La puerta se abre con el sonido de unos tacones marcando los pasos. Levanta la vista y ve a Romina.

—¿Qué te trae por aquí? —pregunta él, con una voz fría como si ella fuera un empleado más, aunque eso es lo que debe hacer para conservar su trabajo. No debe mezclarlo con lo personal.

—Pues... se supone que me asignaron como jefe de un proyecto, y necesito saber de qué se trata. Mis compañeros me dijeron que debía preguntart... le a usted

Le parece tan extraño escucharla hablándole de usted.

—Oh, claro —saca una carpeta de un cajón y se la entrega—. ¿Algo más?

Ella niega con la cabeza, haciendo notar su incomodidad. Sale de la oficina mientras él continúa con su proyecto. ¿Le habrá dolido que haya sido tan frío? Eso cree. Y no le agrada tener que darle órdenes. Aunque ella lo hará pronto, seguramente llegará a su grado en poco tiempo, lo sabe porque es muy buena ingeniera. Él se lo ganó en un año y nunca demostró tanta experiencia. Ella es capaz de quitarle el puesto con gran rapidez, aunque eso ¿importa?

***

Ya ha llegado a casa. En tan solo una hora saldrá con Romina y no sabe cómo reaccionar. Supone que reaccionará como si nada hubiera pasado porque ella comprenderá que eso es lo que debe hacer en su trabajo. Es lo lógico, y es más que obvio que ella lo comprenderá.

Baja al primer piso y se hace un café con un pan con jamón y tomate. Come lo más lento que puede, tratando de hacer cundir el tiempo. Ojalá eso funcione.

Mira por la ventana y se percata de la presencia de Emilia en la calle con Romina. Pareciera que se están despidiendo. Emilia se sube al auto mientras Romina asoma la cabeza hacia la ventana del auto del piloto. Ve que se dan un gran abrazo. El auto de Emilia parte y se va, dejando a Romina sola en medio de la calle. Se ve triste. En un momento ella mira a la ventana por la que el joven ingeniero la observa. Él desvía la mirada con rapidez, esperando que ella no lo haya visto. Se devuelve a la mesa y continúa con su pan.

Observa la hora por cada minuto. Ya solo queda media hora. Siempre siente esas ansias cuando sale con ella, y ya está empezando a encontrar maneras de manejarlas. Deja el reloj lejos y trata de pensar en otra cosa.

Enciende la televisión y sintoniza el canal de noticias. Quizás eso le haga pensar en otra cosa. Ahora no deja de mirar la hora que aparece en el noticiero.

Cambia con rapidez de canal. Hay una película de terror, eso le recuerda a la sombra. Vuelve a cambiar de canal. Aparece una película romántica, lo que le recuerda a Romina. Cambia nuevamente, y ve aparecer en la pantalla una caricatura. Le hace recordar cuando era niño, cuando lo único que le importaba era jugar, divertirse. No tenía responsabilidades y el mayor problema que podía tener era no recibir lo que quería en navidad. Se queda con ese canal.

Pasa el tiempo hasta que se da cuenta de que ya es la hora. Romina lo llama. Él abre la puerta.

—Vamos —dice Romina.



the_icegirl

Edited: 18.07.2019

Add to Library


Complain