Lo dejaría todo por tu amor

Capítulo 6

                       HENRY

 

 

 

Cuando llegue de Los Ángeles a la ciudad de México no pude evitar pensar en mi madre, en los pocos recuerdos y momentos que pasamos aquí, estaba muy pequeño cuando nos trasladamos a Los Ángeles pero si recuerdo algunos momentos muy importantes y el poco tiempo que pase con mi madre. Ella murió cuando yo tenia 10 años y eso fue suficiente para enojarme con la vida por quitarme a la única mujer que he amado con el alma,  cuando ella murió prometi no cambiar su amor por nadie aunque ella ya no esté. Después de la muerte de mamá mi padre sólo vive para su estúpida empresa siempre me dice que tengo que asociarme con ella porque cuando el muera seré yo quien tomó las riendas de la empresa, pero tengo esa idea descartada, a mis veintitrés años no puedo asegurar que administrar una empresa sea lo mio, al venirme aqui le advertí a mi padre que no iba a pisar otra estúpida Universidad aunque él intente que entre en una, según él puedo ir junto con mi prima trish pero es tan insoportable que sólo de pensar que viviré junto a ella en su misma casa me pone de mal humor ya con eso es suficiente. además cuando me mude de aquí era bastante pequeño y ya casi no recuerdo nada de esta cuidad por eso voy de camino a la empresa de mi padre para irme con él o me mande con su chofer a mi nueva estancia.

Al llegar a "Hart Enterprise " bajó del coche y pregunto por mi padre aquí nadie me conoce y lo agradezco ya que nunca me ha gustado saludar y menos a gente sin importancia, la chica de recepción me dice que suba a la tercera planta en la primera puerta, caminó hacia el ascensor y me doy cuenta de que esta marcado hacia arriba y se dirige a la planta que voy yo ¡genial! solo espero que no vaya mucha gente dentro quiero un poco de espacio personal . Cuándo las puertas del ascensor se abren mis ojos se quedan fijos en la persona que tengo delante y no puedo evitar sentir una extraña sensación en mi cuerpo es una chica, rubia de pelo castaño con varios mechones rubios, un poco alta, su cuerpo es bastante delgado, va tan ensimismada en sus pensamientos que apenas se ha dado cuenta de que ha entrado alguien con ella. Cuando le doy al botón que señala la flecha arriba y que doy un paso atrás para colocarme en la posición cerca de las paredes metálicas del ascensor me rozo con el cuerpo de la chica y al percatarse alza la mirada y puedo ver sus increíbles ojos grandes de color negro y sus espesas pestañas largas. Me preguntó si ella trabajara aquí ya que lleva puesta una ropa muy formal. Pasados unos minutos que se me hacen eternos las puertas del ascensor se abren y salgo antes de que la chica salga, es extraño pero ese aroma que trae me esta volviendo loco es tan exquisito que podría pasarme horas encerrada con ella en ese ascensor. Al llegar a la recepción de la planta Carmen la secretaria de papá me reconoce enseguida cuándo mi padre viaja por asuntos de trabajo ella tiene que irse con el, lleva trabajando con él desde hace muchísimos años y es suficiente para que me conozca en la central que tiene mi padre en California (Los Ángeles) si que me conocen la mayoría de sis empleados. -Hola henry, Bienvenido, qué tal tu viaje- me dice carmen siempre con esa sonrisa y esa amabilidad, recuerdo que cuando mi madre murió los días que tenia libres se prestaba a hacerse cargo de mi, mientras mi padre no estaba -Bien supongo- le contesto un poco seco, se que ella no tiene la culpa de que me hayan obligado a venir a vivir aquí pero no puedo disimular el mal humor que traigo desde que me subí al avión. -Mi padre está aún aquí? - le pregunto y asiente en forma afirmativa - Te está esperando puedes pasar - me dice y me señala la que supongo es la oficina de mi padre. Al darme la vuelta para entrar a la oficina puedo admirar que todo aquí es muy distinto a la central que hay en Los Ángeles, aquí a diferencia de la planta de abajo los cristales tienen vista para ver casi toda la ciudad y las paredes están pintadas blanco hueso o pastel no estoy seguro. Al entrar a la oficina de mi padre puedo verlo de espaldas mirando hacia afuera con teléfono pegado a la oreja y con su típico traje de trabajo no entiendo porque tanta formalidad si eres el jefe. - Papá - le digo y al momento de escucharme se gira hacia ami y nos quedamos mirando un pal de minutos el vino hace unos días lo que quiere decir que no nos veíamos desde el dia que se fue de la casa para venirse aquí según el para arreglar todo antes de volver a irse - olvidalo ya está aquí...  si esta bien - dice y cuelga la llamada, se guarda el celular en los bolsillos del pantalón.  - Henry hijo mío, llegaste- camina hacia ami y puedo decir con toda seguridad que con el tiempo que mi padre y yo tenemos sin vernos no siento que lo extraño tanto, ya estoy acostumbrado a que desde niño me dejara sólo con niñeras hasta que me independice y me aprendí a cuidar sólo. - Si bueno eso creo papá, que tal estás?- le pregunto al momento que se me acerca y me da un efusivo abrazo.

Duramos hablando unos minutos y cuándo mira su reloj y carmen le dice que alguien lo espera se levanta de su silla. - Henry ya tengo que dejarte tengo que atender algo que tengo pendiente, steve te llevara a casa de Luis- me dice y puedo notar como mi cuerpo se pone tenso sólo de imaginar que en pocos minutos mi nueva vida empezará; nos despedimos y me dice que llegara a casa de mi tío después que termine aquí.

Cuando salgo de la oficina puedo jurar que a la que vi sentada en el salón de espera afuera de la oficina fue a la chica con la que subí en el ascensor pero salí tan deprisa que no me detuve en fijarme si era ella.  Al salir de allí, en la salida me encontré con steve, trabaja como chofer de mi padre desde que tengo diez años.

 

 

Cuándo llegamos a la casa de mi tío Luís me encontraba tan centrado en mis pensamientos que apenas me di cuenta que habíamos llegado. Al bajar del auto me quede un poco perdido ya que la última vez que estuve aquí no recuerdo haber visto un portón en la entrada pero supongo que hace poco lo colocaron ahí. - Señor Henry - me dice Steve abriendo la puerta del coche para mi, siempre le he dicho que me llame por mi nombre y se deje de estúpidos formalismos pero no hace caso.  - Gracias steve, te quedaras o vas a recoger a mi padre? - le digo ya que supongo mi padre lo llamara cuando salga de la oficina - si, su padre me dijo que lo deje aqui y me vaya directamente para aya a recogerlo- me dice y asiento. En ese momento sale la esposa de mi tío Luís, y al verme caminar hacia a mi para darme la bienvenida siempre me he llevado bien con ella sólo que nunca he demostrado nada a nadie de que me importe mucho. - hey Henry que gusto volver a verte y que estés aquí - me saluda y me da un beso en la mejilla - lo mismo digo Jennifer - le digo y saluda a steve que parado al lado del coche. - ven vamos seguro que estás agotado del viaje, trish esta donde una amiga de  la Universidad pero llegará en un momento-  asiento y sólo de escuchar el nombre de mi adorada prima no puedo evitar querer desaparecer no puedo explicar porque nunca nos hemos llevado bien sólo les puedo decir que nos vivimos matando cada vez que estamos juntos, me despido de steve y mientras vamos caminando para entrar a la casa recuerdo que cuando estaba pequeño trish me entró una lombriz en mis pantalones sin darme cuenta y en un campamento que fuimos juntos una noche empezó a llover y me querida prima dejó la carpa abierta y se me mojo todo y tuve que dormir con mi mejor amigo, Jasper en esa época aún yo vivia aqui en México imagino que por eso nunca trish y yo nos hemos llevado bien como se tendrían que llevar los primos, lo único bueno de volver aquí es que por lo menos se que Jasper está aquí y podré salir con él cuando se me antoje.



Marlen Elizabeth

#1501 en Novela contemporánea
#18624 en Novela romántica

En el texto hay: drama, amor decepcion dolor

Editado: 06.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar