Lo dejaría todo por tu amor

Capítulo 9

Cuándo llegue a la empresa "Hart enterprise " no pude evitar pensar en Henry por un momento sólo de saber que ese niño insoportable era hijo de mi jefe, me ponía más nerviosa de que como estaba. Después que salí de la Universidad y tome un taxi para venir hacia aquí no pude evitar venir pensando todo el camino en trish, cómo fue capaz de meterse en una relación con Jasper Manchester aún no me cabe en la cabeza pero la vida es asi, para poder seguir avanzando primero tienes que tropezar una y mil veces ya sea con la misma piedra, y trish no era la excepción. Tomó una gran inspiración profunda antes de entrar a la empresa, ya que me encuentro bastante nerviosa. Cuando entró la chica que me dijo que subiera a la tercera planta la vez que vine a la entrevista está sentada en el mismo lugar que estaba la última vez que estuve aquí, me acerco a ella y trató de aclararme la garganta para hablar -Buenas tardes la señorita Carmen me ha llamado y tengo una cita con ella a las 2 - le digo y en ese momento mira su ordenador y asiente con la cabeza, mientras ella teclea en el telefono miro la hora y me doy cuenta de que faltan unos minutos para las dos de la tarde - ally Dawson verdad? - asiento y me indica que puedo subir, que Carmen me está esperando. Cuando me encamino al ascensor no puedo evitar recordar el dia que me tope ahí dentro con Henry ese chico de ojos negros con esa mirada tan intensa y su pelo rubio ligeramente despeinado, trato de quitar esos pensamientos y me entro al ascensor no puedo ir pensando en henry en este momento; una vez dentro le doy al botón que señala la tercera planta y antes de que el ascensor se cierre una chica alta, de pelo castaño viene casi corriendo para entrar al ascensor imagino que trabaja aquí, ya que tiene un carnet con el nombre de la empresa y la ropa que le vi puesta a la señora Carmen el otro dia - Hey disculpa que pare el ascensor es que voy tarde para entrar a mi turno de trabajo - dice la chica luego que el ascensor se pone en marcha - No te preocupes esta bien - le digo restándole importancia, por lo menos esta ves me toco con alguien de mi mismo sexo una mujer y no un guiri como lo es Henry. -Eres nueva? -me pregunta la chica al lado mío haciendo que preste mi atención en ella. Y ahora que la veo detenidamente tiene su gracia, es de piel clara ojos color café y unas cuantas pecas en la nariz específicamente, como dije anteriormente tiene el pelo largo de color castaño y ondulado, alta y un poco más llenita que yo, por lo menos no es una flaculenta como se ha dirigido ami el tarado de henry desde que me conoció - ehh bueno aún no, pero me han dicho que tenía que estar aquí a las 2 de la tarde- le digo y asiente con una sonrisa, se ve que es muy amable y amistosa - Mi nombre es Natalia, mucho gusto- dice ella ami lado tendiendome la mano a modo de saludo, yo hago lo mismo - El mío es Ally. Y tú trabajas aquí supongo? - le pregunto ya que no me cabe la menor duda ya de que trabaje aquí, una amiga en el trabajo no me caeria nada mal - si llevo dos años trabajando para esta empresa - asiento y en ese instante luego de unos minutos que se me habían hecho eternos las puertas del ascensor se abren, pero cuando me doy cuenta de que ella no baja en la planta 3 la miro y le pregunto - tu no te bajas aquí? - ella niega con la cabeza, uff que mal me habría gustado que baje conmigo - no, yo trabajo en la planta 4, pero si te dan el puesto nos encontraremos más a menudo, fue un placer - me dice ella y le digo lo mismo antes de que el ascensor cierre sus puertas, al darme la vuelta para continuar veo a Carmen sentada en su escritorio y me dirijo hacia ella con toda la seguridad que puedo tener en estos momentos, y como siempre los nervios hacen que se me olvide como es que se camina. -Buenas tardes señora carmen - le digo y al percatarse de mi presencia levanta la mirada en mi dirección. -Buenas tardes ally, justo a tiempo - asiento y no puedo dejar de mover mis dedos unos con otros por los nervios - bien toma asiento en ese sofá de esa esquina y llena este formulario con tus datos, mientras yo termino una llama. De acuerdo? - me dice y cojo el formulario que me está entregando me sonríe y le devuelvo la sonrisa, me doy la vuelta para tomar asiento donde me dijo y llenar pacientemente el formulario.

Pasados unos minutos rellenando el formulario con algunos de mis datos personales, ya que se me hacen todo tipos de preguntas como por ejemplo: tiene usted alguna enfermedad contagiosa. Ósea porque tienen que preguntar eso, se supone que no es un trabajo de enfermera pero supongo que es para evitar contratar una persona enferma, también me pregunta si estoy casada y obviamente le doy a la flechita que marca No en grande sólo de imaginarme casada tan joven. No es que no sueñe con casarme pero tengo tanto miedo de entregarle mi corazón a alguien de nuevo que tengo esa idea de casamiento descartada.

Una vez que ya tengo el formulario lleno completamente, me quedo esperando a que la secretaría del señor Marcos me indique que puedo pasar a llevarle el formulario a su escritorio, pasados unos diez minutos me hace una seña para que valle y rápidamente me pongo en pie y le entregó el formulario. -Muy bien señorita Dawson. Supongo que todo esta perfectamente, en el formulario - asiento y la dejo que continúe - bien. Verá, su horario de trabajo será de 2 de la tarde a 7, el señor hart me pidió que le ayude un poco hasta que ya usted sepa desenvolverse sin problemas - asiento y la escucho atentamente. Pero el único problema es que habla tan rápido que tengo que ir leyendo sus labios con cada cosa que dice para no perderme - me parece bien. Pero a veces tengo clases en la tarde en la Universidad le explique al señor hart el dia de la entrevista - le digo ya que no quisiera perder ni una clase, me queda un año para terminar mi carrera y no puedo arriesgarme. - por eso no se preocupe señorita Dawson los dias que tenga clases en la tarde tendra que venir a laboral en la mañana y viceversa- asiento conforme, así está estupendo. Creo que me he sacado la lotería consiguiendo este empleo - bien. Sabe cuál será su trabajo verdad?- asiento un poco aturdida ya que el señor hart me dijo que era de servicio al cliente osea atender las llamadas y reservar las citas de los accionistas de la empresa aunque técnicamente será la secretaria viéndolo de otra manera - bueno usted va a ocupar mi lugar, porque como yo soy la secretaria personal del señor Marcos tengo que trasladarme a los Ángeles - me quedo boquiabierta no me esperaba que fuera a ocupar el lugar de nadie, y sé que no lo pedí yo, pero no puedo evitar sentirme extraña por eso - y cuando empezaría? - le pregunto. - con las prácticas empezaría el lunes ya que de la persona que usted será la secretaria llegará el lunes a la empresa - asiento y me quedo un poco confusa, tengo entendido que el señor Marcos se fue hace unos días a los Ángeles por eso su hijo vino para esta ciudad, entonces si yo voy a ocupar el lugar de la secretaría de él seré la secretaría del que va ocupar su puesto como jefe temporalmente. En ese momento Carmen al parecer lee mis pensamientos ya que me saca del lugar en el que me encuentro(pensando). -Señorita Dawson el señor brand tomará el lugar del señor Hart temporalmente, lo que quiere decir que usted será su secretaria personal, de acuerdo? - dice carmen, y al escuchar el apellido de la persona a la que le serviré como secretaria no puedo evitar pensar en cómo sería, su forma, personalidad, pero bueno ya el lunes cuando inicie me daré cuenta - bien de acuerdo señorita Carmen - le digo mirándola fijamente, Carmen no tendría más de 29 años supongo que por su aspecto debe de estar comprometida o incluso casada pero descartó esto último ya que no lleva ningún anillo en su dedo. Antes de irme me dice a la hora que tengo que presentarme el lunes y que ella estará aquí ya que ella me ayudará en esa semana en todo lo que tenga que aprender, asiento y cuando estoy apunto de irme me detiene - Y por favor Llámame Carmen, si?- me dice y no puedo evitar sonreírle amablemente - bien pero esperó que usted también me llame por mi nombre - le digo y asiente; nos despedimos y me dispongo a salir al ascensor. Una vez dentro siento mi celular sonar en los bolsillos traseros de mis jeans y al sacarlo y ver el nombre de trish siento una opresión en el pecho, ya que aún sigo algo molesta con ella. Cuelgo la llamada y guardo mi teléfono, tal vez la llame cuando esté un poco más tranquila con ella.



Marlen Elizabeth

#1497 en Novela contemporánea
#18684 en Novela romántica

En el texto hay: drama, amor decepcion dolor

Editado: 06.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar