Lost on you

I

Escucho la alarma de Elyse sonar y me cubro la cara con fastidio antes de escuchar el interruptor ser encendido, hoy era su ceremonia de clausura, y como no, tenía que levantarse temprano para ponerse mega guapa, como ella decía. Arrojo la almohada y la escucho quejarse, sonrío al ver que di en el blanco.

Mientras se queja, la abuela entra para darnos los buenos días.

- Hola abuela –me pongo de pie y la abrazo con fuerza.

- Elyse, recuerda que hoy es la boda –dice con su habitual sonrisa, mi hermana pone cara de fastidio.

- Lo sé abuela, no faltaré –dice con voz suave, la verdad era que yo ocuparía su lugar, y no porque me fascinará la idea de casarme, menos con un dios inútil que nunca había hecho nada por nuestra familia. Oh, quizás deba comentar que la boda es con un ser llamado Kaled, que era el inútil Dios del dolor y la desesperación. La cosa no era lo absurdo o idiota que parecía la situación, el problema radicaba en el hecho de que no creíamos en ellos, en ningún Dios. Pero mi abuela si lo hacía, era una fiel devota, y era esa la razón por la cual aceptaba hacerlo, porque ella era lo único, aparte de Elyse; que me quedaba de familia, si ella llegaba a partir, no me quedaría con el remordimiento, además, seguro sería algo simbólico, no me imagino a un Dios reclamando por esposa a una humana, menos a una como yo.

- Yo le ayudaré a estar lista –sonrío besando su cabeza, ella asiente complacida y sale del cuarto, suspiro al tiempo que hago una mueca ante la idea.

- Gracias –me sonríe antes de abrazarme.

- Es tu graduación, me parece injusto que no asistas –la abrazo con fuerza, la razón de no creer es todo lo que hemos perdido, nuestros padres, la vista de la abuela. Me separo y me acuesto de nuevo, quería dormir hasta mañana si era posible.

Sin saber cómo, el día paso volando, Elyse partió a su ceremonia desde temprano y yo me quede en el cuarto esperando la hora de ponerme el tonto vestido y terminar con esta idiotez.

Salgo y camino a la pequeña capilla que construyeron nuestros padres poco antes de morir.

- Adelante mi niña –dice ella sonriendo-

- Gracias Nani –digo imitando a Elyse, algo que es fácil teniendo en cuenta que nuestra voz no es muy diferente. Camino al centro, miro las velas y el incienso, bajo mi velo y cierro los ojos. La abuela comienza a susurrar algo en latín, en la última parte repito lo que dice para después, quedarnos en silencio, debía esperar a que ella dijera que todo termino para poder salir de aquí y poder ir a la graduación de Elyse.

De la nada, un viento fuerte comienza a soplar ocasionando que grite. El velo se me pega a la cara al igual que el vestido cuando comienza a envolverme, grito llamando a la abuela antes de sentir que mis pies ya no tocan el suelo; quito el velo y lo que veo me deja muda de la impresión. Hay un hombre frente a mí, su ropa me hace recordar al traje de Loki, el hermano de Thor; sólo que este es de color negro y dorado. Sus ojos son grises, como una tormenta, su cabello es plateado, hasta los hombros.

Se acerca a mí, me sostiene de la cintura.

- Acepto –dice antes de besarme, me quedo estática sintiendo como todo me da vueltas, y entonces, caigo en la inconsciencia.



Kreepela Karnstein

Editado: 29.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar