Me acosté con mi jefe

Capítulo 12

Te dije que salieras de aquí.

-¿Puedes explicarme que es lo que te pasa? Contigo es un día si y el otro No.

-nadie te dijo que vinieras, si vine aquí era para alejarme de ti. 

-¿Quien es Emilio? ¿ que tanto mal te hizo para que seas así.?

-No, ni se te ocurra hablar de Emilio. 

-¿acaso te engañó, te golpeó?.- dice con desdén

-jamás, Emilio era increíble. No como tú, Mírate no puedes compararte con el .

-Basta Liliana.- dice mi padre entrando en la habitación.- basta de una vez antes que sea demasiado tarde. 

Miro a mi padre furiosa, lo que faltaba mi padre del lado de un impostor.

- No logró entender que es lo quieres de mi.- dice Federico mientras sale por la puerta.- pero esta bien, me iré mañana mismo. Esto se acabó. 

-realmente nunca comenzó.- fruto tras de el. 

Mi padre me abraza y me derrumbó en sus brazos. 

-estas haciendo las cosas mal preciosa, te vas arrepentir. 

Mi padre me deja sola en la habitación, comienzo a revisar las cosas que Emilio tenía aquí. Nunca revise nada hasta ahora, tenía miedo de encontrar algo que me derrumbara más. 

veo fotos de nosotros dos juntos por todos lados, las horas pasan y mi agonía comienza a ser mayor. Miro bajo su cama y encuentro la caja en la cual siempre guardaba su arma. 

En ella está su placa de Policía, su arma, su teléfono celular y su tarjeta de identificación. Recuerdo que el día que murió le pedí que no llevará su arma, que la dejará en casa que nada malo pasaría. Si no hubiese sido tan estúpida y pensado que le dedicaba más tiempo a su trabajo que a mi aún lo tendría a mi lado.  Saco con cuidado cada una de las cosas y al final hay un sobre blanco con mi nombre en el. Nunca antes lo había visto.

Lo abro con mucho cuidado como si fuera una bomba y en cualquier momento fuera a explotar en mis manos. 

Comienzo a leer y mis ojos se llenan de lágrimas.

Querida preciosa:

Si estas leyendo esta carta lo más seguro es que estemos a punto de entrar al altar, tu llevarás ese hermoso vestido que vimos juntos en aquella tienda de la ciudad. Y yo llevaré mi traje de Policía. 

Los años que he pasado a tu lado son los más felices de mi vida sin duda, tu me das ese amor que tanto anhelaba de pequeño y me completas al cien. Quiero que sepas que te amo con mi vida, estaré a tu lado en los momentos más felices como también en los más tristes. Junto a ti quiero formar una gran familia y que mis hijos al igual que yo estén muy orgullosos de la madre que les tocó. 

Quiero que sepas que si tengo que dar la vida por ti lo haré sin pensarlo dos veces. 

Me detengo y miro a mi alrededor, el cumplió esta promesa sin lugar alguna. Aquel día de comienza a presentar ante mis ojos, veo a todo el mundo celebrar junto a nosotros. Mis amigas tenían habían planeado todo para decirle que seria padre. Recuerdo a un tipo alto, de tés morena, pelo negro y ojos azules. Que me miraba y no quitaba su vista de mi. El se puso de pie y camino hasta nosotros, miraba con odio a Emilio. 

-felicidades, me alegro que estés tan feliz junto a tus amigos. Pero ahora te haré pagar, serás la persona más miserable del mundo. Sentirás lo que es perder a la persona que más alas en el mundo. 

-¿De que está hablando Emilio? ¿Quien es este tipo?.- preguntaba asustada

-mataste a mi hijo, maldito Policía. No hiciste nada para ayudarlo pudiste dejarlo huir pero preferiste dispararle como si fuera un perro.- decía apuntando con un arma. 

Todo el mundo gritaba, yo lloraba a su lado pensando lo peor. Emilio le pedía una y otra vez que bajará su arma. No lo hizo y disparo en mi dirección.

Emilio tomó esa bala por mi. 

Maldito asesino, luego de matar al hombre que amaba se suicidó delante de mis ojos, Jamás tuvimos justicia.

Sigo leyendo la carta, necesito saber que más tenía preparado para mi. 

Eres lo más importante que tengo en la vida, tu y mis padres son las personas que más amo en esta tierra. 

Si por alguna razón, algún día muero quiero que seas feliz, hazlo por mi y por todos los buenos momentos que pasamos juntos. No quiero decir que quiero morir, o tengo miedo por mi pasaría el resto de mi vida a tu lado, Se que estarás en las mejores manos, la persona que este a tu lado te amara igual o más que yo lo he hecho. 

Vive la vida, no sufras por mi ausencia. jamás te dejaré sola siempre estaré junto a ti, Nunca lo dudes que eres capaz de salir adelante. 

Bueno volviendo al tema, este es el día más feliz de mi vida. Me casaré en unas horas junto a la mujer que amo, la vida nos ha tratado más que bien. Somos muy afortunados de tenernos el uno con el otro. 

Esta noche tengo preparado un millón de cosas para ti, así que prepárate mujer está noche no podrás dormir y mañana no podrás ni caminar. 

                   Con amor
Tu futuro esposo y el más sexy 



Maria_isabel

#1835 en Novela romántica
#371 en Joven Adulto

En el texto hay: dolor, traicion, desamor

Editado: 26.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar