Mi Demonio Prohibido

Capítulo 4

Estando dentro de su carro, siento que mi temperatura vuelve a la normalidad, siento mi cuerpo un poco cansado, así que cierro los ojos por un momento, pero los vuelvo abrir al escuchar la voz de Stiles.

- Lo siento- Escuchar esas palabras por segunda vez de Stiles, me hace sentir un poco incomoda y a la vez confundida.

No se que me pasa, ¿Por qué me siento así, y de esta manera? ¿Será que me gusta?

 Giro la cabeza haciendo que nuestras miradas se encuentren- ¿Por qué?

- Yo...te lastimé fuera de la fiesta.- Su voz se escucha cálida y sincera, pero su mirada dice más de lo que, él, quiere decir.- Disculpa.

- Muevo la cabeza y miro hacia la ventana- No.

- Alice...- No dejo que termine de hablar.

- No tienes porque disculparte- Digo

- ¿Qué?- Su voz suena confundida así que volteo, lo miro y él habla.- No te entiendo.

- Que no tienes que disculparte.- Bajo la mirada, para luego volverla a subir.- Si no hubiera sido por ti, no me hubiera enterado.- Me detengo para soltar una pequeña risa y luego decir- Y gracias por el abrazo.

- Stiles me mira un poco y luego dice.- Parecías un pollo pelándose de frío.

Ambos reímos ante el comentario " PARECÍAS UN POLLO" 

- ¿Te llevo a casa?- Pregunta acomodándose en el asiento.

- No- Digo

Si llego a casa acompañada por Stiles mis papás se pondrán como loco, y no quiero otra discusión. Simplemente quiero estar relajada y sin preocupaciones.

- ¿Por qué?- Voltea para mirarme

Con un poco de duda, si decírselo o no , al final se lo digo- Mira...mis padres no me quieren cerca de un BLACK, ósea de ti.- Digo con humor

- Pero, ¿Por qué?- Suelta varias risas

- No lo sé- Me encojo de hombros.

- Entonces, ¿A dónde te llevo?- Me mira fijamente.

- A tu casa- Digo con una sonrisa en los labios. 

Se que recién lo conozco, y no esta bien ir a la casa de alguien prácticamente desconocido y en especial si me dijeron que no este cerca de él. Pero lo quiero conocer y saber que oculta detrás de esa mirada y si me intenta hacer algo, simplemente lo saco volando.

- ¿A mi casa?- Dice con un poco de dificultad.

- No te hagas ilusiones, no soy fácil.- Digo soltando una risa- Simplemente no quiero ver a mis papás.

- ¿Y, tu amiga Diana?

- No, me hará muchas preguntas.- Digo relajada

- Entonces, ¿A mi casa?- Pregunta por última vez.

- Sí- Digo sin pensarlo dos veces.

- ¿Estás segura?- Me lanza una mirada pervertida.- ¿No tienes miedo de pasar la noche en casa de alguien que no conoces, en especial si ese "alguien" es un chico?- Dice con voz seductora.

Río un poco- Como te dije en la mañana, se defenderme sola.

Se ríe y aparta la mirada, para luego agarrar el volante.- Ok, vámonos.

De camino a su departamento hablamos mucho, yo creía que él vivía con sus padres, pero no, sus padres le pagan un departamento aparte y pues, el vive completamente solo.

Llegamos a su departamento y entramos. Stiles entra y se dirige a un cuarto, el cuál pienso que es suyo ya que no veo más habitaciones. Estoy a punto de sentarme y como siempre Stiles llama.

- Alice!!- Dice desde el cuarto.

- ¿¡Qué!?- Grito desde la sala.

- Ven!!

- Ya voy!!- Empiezo a caminar hasta llegar a Stiles

- ¿Qué?- Digo haciendo una mueca.

- Ten- Me entrega un polo negro, y una polera color rojo.- Póntelos y luego sales para comer un poco.- Su voz voz suena autoritaria y no pienso dejar que me mande o decir lo que tengo que hacer.

Me quedo mirándolo por un momento, hasta que él habla.

- ¿Pasa algo?- Pregunta

- Ni pienses que me voy a poner esto, me va quedar pequeño, y no pienso dejar mis piernas al descubierto.

- ¿Te piensas quedar en vestido?- Maldita sea, tiene razón. No me puedo quedar toda la noche con este vestido.

- Al menos pásame un short, o algo que cubra parte de mi piernas.- Estiro mi brazo y espero que me pase una prenda más.

Se ríe un poco para luego decir- Eres pequeña.

- Y eso, ¿Qué?

- Que en vez de quedarte pequeño, te va quedar grande. Ahora cámbiate y sal a comer.- No me deja responderle, porque abandona el cuarto.

Miro un poco lo que me dio y me meto al baño a cambiarme. Me quito el vestido y lo reemplazo por el polo y la polera. Stiles tenía razón, me queda grande, el polo me llega un poco más abajo de la cintura, pero la polera lo cubre, me llega casi hasta la rodilla.

No tengo nada más, solo el polo, la polera y mis bragas. Termino de cambiarme y me quito los tacones, y me pongo un par de pantuflas que se encuentra en el baño. Salgo y dejo mi vestido encima de su cómoda junto a mis tacones. Salgo de la habitación y me dirijo a la sala.

- Ya estoy aquí!!- Me pronuncio

- Ten.- Me pasa un plato lleno de ensalada de frutas.- Comes, lavas y a dormir.

Stiles estaba por irse, pero lo detengo.

- ¿Dónde dormiré?- Pregunto

Se aclara la garganta y dice- Conmigo, en mi cuarto.

- ¿Q-Qué?

- ¿Prefieres dormir en sala?, porque yo no.

Si no le tuviera miedo a la oscuridad CLARO QUE DORMIRIA EN LA SALA!!! Pero bueno, yo decidí venir aquí así que al carajo.

- Dormiré en tu habitación.

Después de eso él se dirige a su habitación. Termino de comer y lavo el plato.

Mi cuerpo tiembla un poco, ya que nunca e dormido en una habitación con un chico a mi lado. Aún así, camino hacia la habitación y entro.

- ¿Stiles?- Él se encuentra dentro de un saco para dormir. ¿Qué carajos?

- ¿Qué?- Pregunta

- ¿Qué haces ahí?- Pregunto

- Soy un demonio, no un pervertido, o mañoso. Puedes descansar tranquila, pervertida.

¿Me acaba de llamar pervertida?

Me quedo un poco avergonzada, porque creí que compartiríamos la cama. Corro y apago las luces y luego me meto a la cama.



Astrid Smith

#312 en Fantasía
#242 en Personajes sobrenaturales
#1121 en Novela romántica

En el texto hay: angeles, demonios, nephilim

Editado: 25.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar