Mi Pequeño Secreto

CAPÍTULO 13

-Lucía que bueno que estás despierta- dice mirándome con una sonrisa burlona.


 

-Si- digo con la mirada en el piso y sonrojándome de la vergüenza.


 

-Justo venía a despertarte para que cenáramos-dice aun sonriendo.


 

Mmm comida- Vamos, vamos que este bebé no se alimenta solo- digo causando que suelte una carcajada.


 

-¿Que estás esperando entonces?- dice señalándome la puerta para que salgamos de la habitación y no lo dude ni un segundo.


 

Cenamos un rico filete de Res con marinada grill-ranch, junto a un vaso de jugo de naranja fresco, bueno, al menos yo; pero Frederick por el contrario cenó filete si pero con una copa de vino —Henri jayer richebourg grand cru— según sus propias palabras exportado directamente desde Borgoña Francia, en el momento en que le pregunté el precio y salió de su boca la cifra juro que estuve a punto de darme un paro cardíaco; ¿Es en serio? Pagar trece mil Euros por un jodido vino, con todo ese dinero compro yo todos los vinos del supermercado al que voy literal. Cuando ya acabamos de cenar intento recoger la mesa pero no me lo permite y me guía hacia el living.


 

-¿Cuantos años tienes?- dice con la curiosidad brillando en sus ojos.


 

-Pues tengo 22.


 

-¿Cuando es tu próxima cita con el obstetra?


 

-En unas dos semanas- digo sonriéndole.


 

-¿Puedo tocar tu vientre?- pide ilusionado.


 

-Claro ven- digo levantando mi camiseta y tomándole la mano- aun está pequeño, pero se que muy pronto crecerá y se pondrá gigante.


 

-¿Aún no se mueve?


 

-Bueno, si lo siento pero es una cosita mínima que solo yo puedo sentirlo pues solo tengo tres meses y medio de embarazo.


 

-¿Entonces cuando podré sentirlo yo?-dice quejumbroso.


 

-Según la obstetra entre la semana  16 y la 22 ósea entre el cuarto y quinto mes de embarazo ya se empezará a notar más.


 

-No es justo- dice mirándome directamente a los ojos.


 

-Veras que dos meses se van como agua- digo carcajeándome.


 

-Quiero que me digas el día exacto en que tengas que ir a la próxima consulta - dice mirándome seriamente.


 

-Bien.


 

-¿Sabremos el sexo del bebé en la próxima consulta?- dice ansioso.


 

-No- respondo rompiendo sus ilusiones.


 

-¿Cuando entonces?- dise quejándose nuevamente.


 

-En el quinto mes de embarazo.


 

-Bien- dice aún con su mano posada en mi pequeño vientre.


 


 


 


 


 


 



Lisa Dolly

#150 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro, pobreza, romance

Editado: 23.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar