Mi Pequeño Secreto

CAPÍTULO 22

4 de agosto, 2019


 

Seis semanas han pasado desde que hicimos esa maravillosa obra de caridad, sacándoles sonrisas a personas jóvenes, mayores y lo último pero no menos importante, los niños del orfanato. Fue tan lindo ver a los niños disfrutar de todo lo que le llevamos, y lo mejor de todo fue esa sensación de alegría en el pecho fue una de las mejores cosas.


 

Frederick de fue un día después para un viaje de negocios que surgió a última hora, se fue justo el treinta de julio y aunque la espera fue dolorosa, gracias a Dios  hoy regresa después de cinco días.


 

Estoy preparándome para ir hacia el aeropuerto a esperarlo, son las 5:06 pm de la tarde, él vendría llegando a las 6:30 pm así que estoy bien de tiempo. Me pongo un vestido strapless color verde militar, junto con unas sandalias de piso blancas, rímel y un gloss que tiene un subtono rosa con partículas muy pequeñas de glitter.


 

Salgo del departamento y tomo el ascensor ya que Jack ya me está esperando abajo. Estoy muy nerviosa y ansiosa por verlo, en estas últimas semanas Fred y yo hemos entablado una especie de relación que me gusta mucho aunque no tenga nombre, y la verdad lo entiendo ya que no tenemos mucho de conocernos, además cada cosa a su tiempo no hay por qué desesperarse.


 

Cuando vamos en camino con Jack hablamos de cualquier cosa que se nos pasara por la cabeza y nos concentramos tanto en la platica que ni siquiera me di cuenta cuando llegamos al aeropuerto.


 

Una vez entramos al aeropuerto todo es un mar de emociones, personas despidiéndose entre lágrimas, otras felices por que van acompañados y otros solitarios como el desierto. Cuando terminamos de entrar me siento en una de esas bancas súper incómodas que tienen los aeropuertos, Jack no quiso sentarse así que se quedó parado justo a mi lado escribiendo algo en su celular. De un momento a otro siento unos brazos rodeándome desde atrás, y por un momento breve me asusto pero siento el olor de su perfume con un rico olor a fuertes influencias cítricas y acuáticas.


 

-Te extrañe mucho cariño- dice en un tono dulce en mi oído y juro que acabo de derretirme.


 

-Pero ¿como es que ya estás aquí si yo vine a esperarte?- pregunto confundida.


 

-Pues por que entre Jack y yo te hicimos un pequeño engaño- dice dando la vuelta y agachándose frente a mi- la verdad hermosa Luz es que llegué hace casi quince minutos.


 

-Como sea lo importante es que estás aquí- digo rodeando su cuello con mi brazos e inclinándome hacia adelante- yo también te extrañe Fred, el departamento se siente tan solo, ya que tu hermano fue a visitar a tus padres, ya que se va en unos días.


 

-Si, me siento tan mal por haber tenido que irme y no pasar tiempo con ella- dice hundiendo su cara en mi cuello haciéndome cosquillas con su nariz causando que yo suelte algunas risas.


 

-No te preocupes por eso recompensala pasando estos días que le quedan aquí con ella- digo regalándole uña sonrisa.


 

-Si eso haré- dice correspondiendo a mi sonrisa.


 

-Por cierto, aplacé la ecografía para mañana así podemos ir los dos.


 

-Excelente decisión Señorita Brook- dice dándome un beso en el cuello para después levantarse y tenderme la mano- Es hora de regresar a casa cariño- y otra vez esa palabra, juro que estoy muriendo lentamente.


 


 


 


 


 


 


 



Lisa Dolly

#169 en Novela romántica

En el texto hay: secuestro, pobreza, romance

Editado: 23.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar