Moonlight 2 (versión de Moonlight I)

Capítulo 17

-Magnolia – susurro la joven loba llamando la atención de la humana quien giro su rostro para observarla – ayúdame a ponerme de pie ¿Si?

Magnolia soltó un suspiro para luego tenderle la mano, una corriente eléctrica recorrió el cuerpo de ambas cuando sus manos se sostuvieron con fuerza.

Se observaron unos segundos para luego en completo silencio ingresar a la cabaña.

Ahí dentro el calor que emanaba de la chimenea se impregnaba en la piel de la joven loba.

Sonrió al sentirse más cálida.

Se podía sentir el nerviosismo entre ambas y solo querían evitar alguna conversación.

-Magnolia – nuevamente la voz de la princesa resonó en el lugar - ¿Tienes una daga? – la joven humana frunció el ceño

- ¿Para clavártelo? – Mariana se puso de pie enojada

-No – contesto rápidamente, sostenía con fuerza la cinta que cerraba el escote de sus senos – no puedo abrirlo, esta muy apretado

Magnolia rodo los ojos mientras se acercaba a la joven loba. De su bota izquierda saco una daga de mango dorado, a su mente el recuerdo golpeo con fuerza. Su madre le había regalado aquella daga cuando cumplió la mayoría de edad. En su mente aún permanecían las palabras de su madre: Utilízala sabiamente y defiende a los tuyos. Sé que eres valiente mi hermosa Magnolia, recuerda que siempre voy a estar orgullosa de ti.

Su madre era una mujer bondadosa, pero que a la vez poseía una mirada triste, una mirada que aún no podía olvidar el pasado.

Y Magnolia tampoco podía olvidar, pero mantenerse en silencio sería la única salvación para su joven hermana.

Corto el lazo liberando el escote.

Mariana sonrió ante aquella acción.

Ambas se observaron fijamente antes de que Magnolia guardara nuevamente la daga y girara su cuerpo con la intención de volver a su antigua posición, pero fue detenida ante el agarre que la joven loba poseía sobre su muñeca.

-Gracias – susurro tímidamente Mariana, la joven humana asintió sin observar a la princesa – Magnolia – nuevamente la llamo captando la atención de la humana

- ¿Qué ocurre ahora? – Mariana negó con una sonrisa

-Solo quiero hacer algo que hace mucho deseo hacer – los labios de Magnolia formaron una sonrisa ladina

- ¿Matarme? – Mariana negó molesta

-No Magnolia, es otra cosa – la princesa agacho la cabeza avergonzada. Segundos después con rapidez tomo el rostro de Magnolia entre sus manos para luego chocar sus labios junto con los de la joven humana

Los ojos de Magnolia se abrieron de par en par impresionada por aquella acción.

La joven princesa movía sus labios con delicadeza esperando alguna acción.

Magnolia simplemente se dejó llevar cerrando sus ojos y correspondiendo aquel beso.

Ambas se arrodillaron sin dejar de besarse mientras que con un fuerte abrazo se aferraban la una a la otra.

Y entonces entre la noche fría solo se amaron.

Dejaron que sus corazones fluyan y sus besos desnuden sus cuerpos.

 

 

 

 

(…)

 

 

 

 

 

Kant pego su frente junto a la de su amada compañera tras romper aquel beso.

Ella seguía aún pasmada y confundida.

Se alejó lentamente de ella y ambos se observaron fijamente.

-Lo lamento – susurro el joven rey sin dejar de sostener los hombros de la joven humana – lamento que vaya a morir tan rápido – los ojos de Lucia empezaron a nublarse y a sentir como su corazón dolía. La mano del joven rey fue hasta la mejilla de su compañera dándole una suave caricia – duele tanto, solo quiero verte sonreír y sin embargo voy a morir sin poder hacerlo

Lágrimas empezaron a surcar las mejillas de la joven humana, la lluvia seguía cayendo con fuerza y el viento rozaba fríamente la piel desnuda de ambos.

- ¿Qué es lo que siento su majestad? – pregunto con tristeza Lucia – no sé por qué siento esto, realmente lo siento

Kant negó.

-No lo lamentes, solo sigues a tu corazón

-Pero ¿Es malo?

-Lucia – susurro mientras tomaba el rostro de su compañera entre sus manos – no es malo, pero… – se detuvo sin poder completar aquella frase – perdóname – beso al frente de la joven humana antes de salir de ahí dejándola sola

Lucia observo al joven rey irse en medio de la lluvia sin girar su rostro ni despedirse.

Su corazón latía con fuerza, sus lágrimas se mezclaban con la lluvia y sus labios temblaban.

- ¿Por qué siento esto? – se preguntó a sí misma - ¿Yo lo amo?

Con melancolía y tristeza se adentró a la cabaña ante las miradas sorprendidas de sus compañeras.

Ella solo sollozo mientras tomaba asiento en su cama, Liz se permitió acurrucarla entre sus brazos consolando el llanto de su amiga.

Aunque le preguntaban Lucia se mantenía en silencio.

Porque ahora solo quería guardar silencio.

Necesitaba descubrir por qué su corazón sentía aquello.

Kant cerro sus ojos cayendo de rodillas en su alcoba.

El dolor nuevamente se hizo presente en su cuerpo y tras un grito de dolor cayo en la oscuridad dejando que una lágrima brotara.

Mientras en la lejanía Xavier se levantaba sobresaltado y con el corazón adolorido.

Solo pudo susurrar un nombre en medio de la noche.

-Liliana



Eva Correa (Lucia Moonlight)

Editado: 14.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar