Perdóname por ser cobarde (2)

Extra-Resaca

Hope 

Mis ojos se abrieron al escuchar el estruendoso sonido de mi alarma, la cual había programada con el fin de hacer el desayuno al borracho de mi novio, que aún se mantenía dormido al otro lado de la cama.

Gire hacia él para contemplarlo por un momento. Mi bello durmiente, que seguramente se levantaría con una resaca terrible, aún mantenía su sueño. No podía decir que se veía lindo durmiendo ya que en este caso parecía más muerto que otra cosa, por suerte no lo estaba debido a que su pecho subía y bajaba con naturalidad. Por ello lo mejor era prepararle un buen desayuno.

Me levante de la cama para ir a tomar mi mochila para buscar la ropa que había traído de casa y entre al baño. Ya en el, me deshice de la camisa de Marco para empezar a vestirme, pero al mirar mi imagen en el espejo me llevé una gran sorpresa al notar que tenía toda una seguidilla de marcas que iban desde mi cuello hasta mis pechos.

«Alta piraña el chabón, me lleno de chupones. Será difícil explicarle esto a mamá»

Rápidamente abrí los bolsillos delanteros de mi mochila para ver si no me había olvidado la base en casa de Mica, pero por suerte ahí estaba.

«Mejor me las tapo con base cuando este por irme»

Al terminar de lavarme los dientes y vestirme, baje a la sala encontrándome con un mar de botellas en todo el lugar y un montón de servilletas usadas.

«Dios, mínimo limpien antes de irse»

Empecé a inspeccionar los daños que había en toda la sala: Las almohadas de los sillones estaba desparramadas y el olor a alcohol que desprendía los almohadones eran innegables.

«Bueno, parece que tendré que ponerme a limpiar este desastre»

Admito que era un poco desordenada pero lo que acá había no solo era desorden sino suciedad y eso no lo admito.

Fui hacia la cocina y al abrir la puerta me encontré con mi tocaya que se veía feliz al verme.

ꟷHola Hope ¿te encerraron acá?ꟷle pregunte a la perra mientras la acariciabaꟷ. Espero que te hayan dejado con comida y agua, mínimoꟷmiré hacia sus platos y por suerte había, igualmente era mejor cambiar el agua, cosa que hice al instante.

Decidí primero ponerme a limpiar el desorden mientras ponía el agua a hervir. Tomé una bolsa de consorcio que encontré en uno de los cajones de la cocina y fui recogiendo la basura.

Al terminar, tomé los almohadones y fui hacia un pequeño cuarto que había en la cocina donde se encontraba el lavarropas para así poner los almohadones a la ropa sucia. Lo increíble fue que en el cesto de ropa sucia había una montaña de ropa tan alta como el obelisco.

«¿Pero este pibe lava su ropa?»

Era evidente que no podía poner los almohadones sobre esa montaña porque seguramente se iban a caer.

Ahora entendía porque en su armario tenia tan poca ropa. Evidentemente Marco no lavaba la ropa hasta que se le acabara y no tuviera otra opción.

Prendí el lavarropas y empecé a poner ropa en el.

En casa suelo lavar la ropa. Bueno, tampoco era algo re difícil. Solo era poner ropa en el lavarropas, pero capaz era diferente si en vez de los boxers de tu hermanito con imágenes del perro de Hora de aventura, pones los boxers de Calvin Klein de tu novio. Creo que este nivel de intimidad no era muy común en una pareja de apenas 1 mes y medio y con solo 17 años. Pero algo me decía que Marco no tenía ningún interés en lavar su ropa por largo tiempo.

Al terminar de poner la ropa, me dispuse a hacer el desayuno.

Sinceramente fue un poco difícil encontrar que hacer de desayunar cuando en la heladera solo había pizza. Ahora que lo pensaba para ser un deportista, Marco no era muy riguroso con su dieta, más bien parece que su dieta era a base de pizza, torta, milanesas. Solo se me ocurrió hacer unos Omelette al ver huevos como única opción.

Mientras los estaba haciendo la puerta de la cocina se abrió, encontrándome así con un muy desmejorado Marco.

ꟷBuenos diasꟷsalude con una sonrisaꟷ. Te hice el desayuno, ahí esta tu taza de café, jugo y ahora termino el Omelette.

Marco se mantuvo callado mirándome con los ojos entrecerrados, se veía que estaba desorientado, hasta que al fin hablo.

ꟷGraciasꟷdijo casi como un susurro, se sentó en la mesa para tomar su café mientras lo veía que intentaba despabilarse.

ꟷLo hice fuerte para que te despiertes mejor, debes tener alta resaca con todo lo que te tomaste.

ꟷNo tome tantoꟷrespondió al terminar su sorbo de café, ahora sus ojos me miraban más despiertos.

ꟷTe tomaste hasta el agua del florero.

ꟷExageradaꟷdijo un poco avergonzado.

Me fui a sentar con los dos platos de Omelette para ambos mientras él tomaba un poco de jugo, ya no tenía cara de perdido.

ꟷDespués debes darte un baño para que se te quite el olor a alcohol y esa cara de resucitado que tenés. Y otra cosa ¿ a vos te parece solo tener pizza en la heladera? Ah, y ¿es que acaso no lavas tu ropa?ꟷMarco se quedo extrañado mientras lo iba retando hasta que al terminar soltó una risita.

ꟷEstá bien, esposa. No soy bueno con las tareas de la casa ꟷasintió divertido, haciendo que soltara un resoplido al ver que mi llamado de atención le parecía gracioso.



Munay

Editado: 12.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar