Pide un Deseo...- Relato Corto

1

Entre tantas cosas que no deberían de existir esta la extrema pobreza… familias que sufren separaciones y fricciones debido a esto, a la necesidad de pertenecer en una sociedad hipócrita y llena de mentiras, por esa simple causa existe tanta soledad en el alma de los que van llegando a este mundo y que se sienten ignorados por los seres que deberían amarles, quienés terminan descuidándolos en busca de un mejor vivir.

 

Angie es una madre soltera de dos hijos, para su mala suerte no nació con una brújula que le marcara al hombre perfecto, y termino enamorándose de dos personas que no resultaron siendo las ideales, pero que le dejaron su mayor tesoro: Mía y David. ¡Y como amaba estar con sus hijos! Pero, lastimósamente, no nació en una familia adinerada ni con personas pudientes que la ayudaran a levantarse, luego de tener a Mía siendo apenas una adolescente, luchó con todo para estudiar y dar el ejemplo a su princesa de que “Los estudios eran su única herencia”. Esa fue su lucha constante y pronto recibió frutos, pues su mayor satisfacción era llegar a casa y ver la linda carita de su nena mostrándole sus buenas notas y felicitaciones de parte de sus maestros.

 

Pero la felicidad les duró poco, luego de la muerte de sus abuelos, las únicas personas que de verdad cuidaban de ella y quienés ayudaban con la nena mientras ella estudiaba y trabajaba, le tocó hacerle frente al cruel mundo de la mano de su bebé. Sus tías, las personas que la habían educado con la frase “Los hombres no sirven” terminaron demostrándole también que “La familia no sirve” al menos, no esa familia en la que por causas del destino, terminó formando parte.

“Nosotras podremos, mami” El apoyo de su muñeca era su mantra diario para seguir de pie día a día, para levantarse cada mañana y seguir con la frente en alto. Eso y la presencia de James, su novio, era lo que la hacía sonreír a diario. James era divertido, encantador y todo un caballero, pero debido a su trabajo en las Fuerzas Armadas, y diversos traumas con los que un militar algunas veces debe lidiar, terminaba descuidando mucho su relación. Ella lo entendia, al ser huérfano y dedicarse en cuerpo y alma al ejército, perdió un poco de humanidad, deseaba hacerlo feliz y se desvivía pensando formas en hacer que él llegara a formar un vínculo aún mayor al que habían cosechado en los 4 años que ya llevaban juntos. Y por simple regalo de Dios, David llegó a sus vidas para cambiarlo todo sólo una vez más.

 

“¿Un hermanito, mami? Por fin, Santa me hizo caso, valió la pena escribirle tantas cartas, mami!!! ¡¡Voy a tener un hermanito!!” Mía estaba feliz, radiante pues el deseo de todas sus navidades se hacía por fin realidad. Siempre le rezaba a Dios y se portaba bien por que le decían que sí hacía eso, se cumplirían sus deseos.

“Sí, mi amor, pero shh, es un secreto, no puedes decirle a nadie”  Angie estaba aterrada, entendía la emoción de su hija pero sabía que sus tías odiarían la idea de que tuviera otro hijo, y es que ese bebé, lo sentía, era su timón en medio de aquel mar revuelto. Tenía ya su ancla justo en frente bailando de felicidad, y su timón vendría pronto para que su estabilidad fuese completa.

“Eres una vergüenza para la familia. No podrás con ellos, serán unos perdidos en la vida por tú culpa” Las ofensas no pararon de llegar cuando las tías se enteraron y es que un secreto de tal magnitud no podía ser oculto mucho tiempo, cuando despertaron a su niña aquel domingo y las sacaron a ambas entre golpes y jalones, las lágrimas inundaban sus ojos cuando veía el brazo lastimado de su pequeña.

“Digan lo que quieran, pero voy a ser feliz. Ellos dos son y serán mi felicidad y ustedes, brujas, morirán solas como los perros. Las veré caer” Decretó ella, llena de odio y rencor pero tomando aire y decidiendo dejar todo en manos de Dios.

“Mami, ¿Ahora donde vamos a vivir?” Preguntó Mía llorando al ver llorar a su mamá, eran una sola y cuando una sufría, sufría la otra.

“Si tenemos que vivir debajo de un puente, lo haremos, pero juntas, mi amor” Le prometió, consolándola

“Siempre juntas” Prometió su princesa.

.

.

.

“Estoy en el hospital, necesito verte” Los mensajes de James no paraban de llegar y Angie ya estaba cansada. Era 22 de Diciembre a las 11:30pm y ella aún en la juguetería desempacando mercancía. Estaba harta ya de la indecisión de James y no seguiría mas ese absurdo juego que llevaba ya un año, desde que David nació. Su poca valentía y el hecho de que no la hubiese apoyado con lo ocurrido con su familia le demostró que realmente no valia la pena como persona y eso le dolió infinitamente. Siempre hacía lo mismo cuando le decía que no quería más nada con él: Se inventaba una dolencia y por una cosa u otra, terminaba internado en el Hospital Militar donde ella, como siempre, iba a verlo a toda prisa, creyendo cada una de sus mentiras y promesas baratas, que nunca llegaban a concretarse.

“Nunca mas me enamoraré, mi único amor serán ustedes” Les prometió a sus muñequitos mientras los observaba dormir al llegar por fin del trabajo, eran las 2am y Mía había dormido a David encima de su pecho cómo haría cualquier mamá. Y es que la niña de diez años le había tocado madurar y convertirse en una mini-madre para su hermanito pues solo eran ellos tres y le colaboraría a su mamá en todo con mucho gusto.

.

.

.

3 años pasaron y ya la niña estaba creciendo. Lastimosamente, no contaba con la presencia de Angie el tiempo que le hubiera gustado, sabía que estaba trabajando para darle todo pero eso no quitaba el hecho de que le doliera el no tenerla presente. Había sufrido diversas situaciones en las que su mejor amiga, su mami, no estaba ahí con ella y eso le dolía en el alma, le marcaba huellas que durarían de por vida.

“Mami, saque un 20 hoy” decía con orgullo al verla llegar, Angie sonreía feliz, amaba que su bebé fuese tan inteligente y por eso la complacía con obsequios al final de mes, obsequios que se mataba por pagar dentro de la juguetería con trabajo y parte de su sueldo, pero no le importaba pues sabía que era la motivación que necesitaba su princesa.



sadinthemoon

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar