Prostitute

Capítulo 18

Mia Swan:

Desde que hemos llegado a la mansión Demian puso una gran distancia entre nosotros dos, se que fue por la respuesta que le di acerca del tema de tener hijos. Se que él es mayor que yo por varios años, pero yo no estoy preparada para tener hijos, apenas tengo 18 años. He vivido muchas cosas para mi edad, perdí mi virginidad con un hombre desconocido y lo que menos quiero es tener un bebé a esta edad.

Demian se metió a su oficina según él para hacer un trabajo, pero yo se que no es cierto, sólo lo hace para mantenerme alejada de él lo cual me molesta mucho. No he hecho nada malo para que me trate así,  quería hablar con él para que me dijera si todavía quería estar conmigo o no.

Estaba en la cocina pensando en el hombre que me trae loca, tomé la decisión de ir con Demian para arreglar esto. Tal vez sólo me quería por un hijo y ahora me va a desechar, no se que pase con él pero no tengo la culpa ni rencores.

Fui a su oficina y entré sin pedirle permiso ya que sabía que no me iba a dejar pasar. No me importaba si estaba enojado conmigo o no, quería saber su comportamiento.

—Cariño estoy trabajando —dijo Demian sin mirarme.

—¿Vas a estar así? —pregunté.

—¿Así como? Mía estoy trabajando —gruñó.

—¿Estás así por qué no quiero tener un bebé? —me acerqué a él.

Demian soltó un quejido por su parte, se levantó de su asiento para poder cerrar la puerta tras mío. No entiendo porque me está evitando.

—Por eso fui a la subasta, quiero una familia Mía —se colocó enfrente mío.

—Pero yo no estoy lista —chillé—. Me han privado de miles de cosas, por favor no me quites mi juventud, no quiero ser madre.

—Debí comprar a alguien más —lo escuché susurrar.

—¿Qué dijiste? —cuestioné.

—¡Qué debo comprar a alguien más en la subasta! No a una niña que no me puede dar lo que quiero —exclamó.

—¿Y por qué no lo hiciste? —chillé.

Mis lagrimas amenazaban con salir, no quería llorar enfrente de él, pero lo que me había dijo me dolió. No podía escuchar nada más de lo que estaba diciendo porque en mi mente solo estaban las palabras que me acaba de decir.

—Tengo 30 años Mía, eso hora de tener una familia y por eso fui a esa subasta, no quería a una niña pero no podía permitir que alguien más te comprara —bufó alejándose de mi.

—Pero yo apenas tengo casi 18 años, no soy mayor de edad, te amo pero no quiero hacer esto —me crucé de brazos.

—Claro, entonces me hubieras dicho que preferías seguir siendo una prostituta acostándote con miles de hombres al día, porque eso es lo que eres —gritó.

Y esa fue la gota que derramó el vaso, le había perdonado a Demian que no pagó por mí la cuenta acordada y por su culpa tuve que cenar con Harry, pero esto fue el colmo.

—No quise decir eso —me miró y se trató de acercar a mi m.

—Dijiste lo que tenías que decir, sino querías a una niña me hubieras dicho, pero no tenías porque llamarme así —sollocé—. No todos nacemos en cuna de ricos, no fui prostituta por querer fue por obligación.

Salí de la habitación llorando desconsoladamente. Podía escuchar los gritos de Demian diciendo mi nombre, pero no me detuve hasta llegar a donde era mi habitación para encerrarme en ella.

No podía creer que Demian me había hablado de esa forma, pensaba que era mi amor verdadero, el hombre al quien siempre iba a amar, mi salvador, pero creo que me equivoqué.

Me senté en el suelo de mi recámara pegada a la puerta. Coloqué el seguro para que Demian no entrará.

—¡Mía abre esa puerta! —gritaba Demian.

No era capaz de responderle ya que seguía sollozando.

—¡Lo siento! ¡Te amo! No quería decir eso, pero estoy frustrado que no lo pensé, descansa y mañana hablaremos de esto —dijo en susurros.

Él me dijo lo que realmente pensaba y si quiere tener hijos no se lo voy a negar, me iré de su lado para que puede tener a otra mujer a su lado.

Me levanté del suelo y saqué una tarjeta que tenía en uno de los cajones para después acercarme al teléfono que estaba en mi cuarto, era uno de casa.



Violett

#4636 en Novela romántica
#4636 en Chick lit

En el texto hay: romace, comprada

Editado: 08.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar