Salvame

Capitulo 1

El conocido frio de Toronto era mi  bienvenida a un nuevo día, la pequeña cafetería de mi madrina Lucy en días como hoy esta tan llena que no tienes por donde caminar, el chocolate y los panecillos de Lucy son una tentación que no se puede negar, el movimiento de mi trapo limpiando las mesas es detenido por el sonido de la voz de Lucy, hace un gesto con su mano motrando la bolsa que ella sostiene ,camino hacia ella y la tomo de sus manos, está un poco pensada y mi cuerpo cansado por la clase del fin de semana en la academia me pasa factura, salgo del local por la puerta de atrás y camino hacia el bote de basura, coloco la bolsa en su lugar  y luego  limpio mis manos, doy la vuelta para volver al local pero la silueta de alguien en el piso llama mi atención, me acerco poco a poco y puedo ver a un hombre con la mano en su estómago, Dios este hombre está herido, me acurruco a su lado y toco su hombre 

- Señor ¿se encuentra bien?- el hombre levanta su rostro y mis ojos se abren sorprendida, oh por Dios , el mismo Alessandro Schneider está frente a mí, el famoso vocalista de la banda más reconocida del momento perfect game, está aquí, herido y regalándome una mirada de dolor, alessandro es conocido por su increíble voz y por ser  un león en los negocios, si,  también es uno de los más grandes empresarios de Norteamérica así que verlo tan vulnerable me deja aturdida 

- Ayuuda…me- su pequeño susurro me hace volver en sí, asiento frenéticamente 

- Si, si, solo manténgase despierto, de acuerdo, voy por mis cosas- me levanto con la intención de ir para ayudarlo, pero él toma mi mano 

- Engel, no te v..ayas- arrugo las cejas por la palabra que utilizo para referirse a mí, alessandro es alemán, así que sus palabras no son conocidas para mi, se inglés, francés y español, bueno el ultimo es mi idioma natal, o si se me olvida decirlo, soy colombiana, me acerco de nuevo y lo miro a los ojos 

- Solo voy por mis cosas, estas muy herido, necesitas ir a un hospital- el negó apretando la mandíbula 

- No, a un hospital no, la prensa se enteraría, llévame a mi casa- asentí y aleje su mano de mi brazo, corrí de nuevo al local, no sin asegurarme de que aun seguia vivo, camine apresuradamente sin que mi madrina me viera, mi turno ya había acabado así que no había problema, luego pensaria que decirle para que no se preocupara por haberme ido sin avisar, cambio rápidamente el uniforme por mi ropa, tomo mi bolso y las llaves de mi pequeño auto y corro hasta la puerta trasera del local, en cuanto salgo Lo encuentro apunto de desmayarse

- Oye, no te duermas, ayúdame a levantarte – con su ayuda lo levanto del sucio piso, apoyando su peso en mi cuerpo, caminamos hacia el coche el cual esta a unos solos pasos de nosotros, el frio clima de Toronto lo hacen acercarse más a mí, abro la puerta de mi coche y lo ayudo a sentarse, corro hacia la puerta del piloto y entro en el  como puedo y los nervios me lo permiten lo enciendo 

- Bien, me puedes decirme a donde te llevo- el aprieta su quijada, creo que de dolor, ahora no lo sé, saca su móvil y me lo entrega 

- El GPS – asiento y presiono el boton de encendido, busco el GPS y me muestra el barrio más cotizado de Toronto, coloco los ojos en blanco, claro cómo no, salgo del estacionamiento a toda prisa las calles de la cuidad son lo único que puedo ver, cada momento pongo mi vista en el para saber que está vivo, Dios esto es horrible, no solo el tener a ese elemental hombre en mi auto, sino el saber que puede morir frente a mis ojos, poco a poco puedo ver la gran mansión que la dirección me muestra, un gran portón esta frente a mí, me acerco a alessandro y lo muevo un poco 

- Eh, disculpa, podrías hacer lo que sabes para abrir el portón, si lo hago yo, no me abrirán- el asiente y se acerca a la ventana, como puede y su debilidad se lo permite, coloca su mano en un aparato que no había visto ahí, el portón poco a poco va abriéndose frente a nosotros, coloco mi vista de nuevo en él y miro que sangra mucho, el desespero se apodera de mi Dios que hago, está muy mal, en ese momento recuerdo que llevo una toalla en el puesto de atrás, me levanto un poco y la tomo 

- Toma, presiona un poco la herida con la toalla, así podrás detener un poco el sangrado - asiente y presiona la toalla en la herida, acelero el coche, una gran mansión esta frente a mis ojos, paro el auto enfrente de una fuente y bajo corriendo para ayudarlo a él, coloco todo su peso de nuevo sobre mi cuerpo 

- AYUDENMEN, PORFAVOR, ALGUIEN QUE ME AYUDE- unos hombre que no había podido ver se acercan a el, el frunce el entrecejo y se apoya en ellos 

- Sí que eres escandalosa mujer- aprieto mis dientes con enfado, pero que se cree este hombre, le estoy salvando la vida 

- Si quieres morirte aquí mismo es tu problema, pero yo no quiero ser la responsable de eso, ahora has silencio  y camina- puedo ver una pequeña risa en sus labios, poco a poco los hombres lo  ayudan a subir las escaleras de la mansión, me adelanto y abro la gran puerta las fuertes risas de unos chicos se escuchan en una parte de la casa, uno de ellos corre hacia nosotros y luego de unos pocos segundos los tres chicos de la banda aparecen ante mí, son muy hermosos debo reconocerlo pero no puedo negar que el odioso hombre moribundo a mis espaldas es más guapo aun, ellos corren hacia él no sin antes regalarme una mirada de confusión 



StefySP

Editado: 29.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar