Seres de Sangre Pura

Capítulo Catorce

—Ella definitivamente tiene razón —Everett tiene el ceño fruncido, parece un poco fuera de lugar —, has entrado muy rápido, aprende a tocar antes de entrar y solo abrir la puerta.


—A Kinsgton realmente no le importa —Valeria sacude su cabello, dejándolo caer sobre su espalda, está usando pantalones de vestir, una blusa que deja al descubierto su abdomen, y unos tacones bastante altos, aunque cuando eres un vampiro con buenos reflejos eso no importa —, además, tenía prisa por informarles de algo, en la reunión tuve una situación bastante particular.


—¿Qué situación? —Everett le pregunta sonando serio, se levanta del sofá y toma una de las sillas enfrente del escritorio girándola hacia Valeria.


Valeria duda, mirando fijamente a Everett, luego a Nick y por último a mí, luce incómoda, y puedo ver sus labios moverse, pero no escucho nada, pero tengo claro que Everett y Nick si la han escuchado, me siento algo insultada y estoy a punto de hacérselos saber cuándo Everett ríe.


—Ya lo sabe —responde Nick —, no tienes que preocuparte por ella, hemos tenido una conversación.


—Por fin —exclama Valeria, rodando sus ojos, se voltea hacia mí, tanto Valeria como Nick y yo estamos de pie, sin tomar asiento —, llevaba rato insistiéndoles a ambos que te contaran todo, de verdad que si, pero no han querido, sinceramente, pensaba que iba a tener que romper una orden directa de Nick, eso hubiera sido un desastre.

—No te atreverías —la molesta Everett —, realmente no.


—¿Quieres probar? —Valeria reta a Everett, sus ojos ligeramente rojos —, no olvides niño, que yo soy mucho mayor que ustedes, harías bien en recordarlo.


Everett levanta sus manos en señal de rendición, y observo a Valeria, y lo veo por primera vez, la seriedad y dureza de su rostro, sus ojos, su brillo, los años en este mundo que caen sobre ella, la experiencia y los conocimientos que posee, la enorme diferencia de edades, de pronto me siento una chiquilla, una niña a su lado, probablemente si lo soy, a pesar de que mi desarrollo tanto intelectual como de madurez, y otros aspectos es bastante avanzado comparado a los demás chicos de mi edad, incluso alrededor de Annie suelo sentirme fuera de lugar, sola algunas veces.


—Muy bien —Nick atrae la atención de todos, sentándose en la silla de su escritorio enfrente de Everett, veo una silla siendo movida del otro lado de la habitación, hasta quedar cerca, en medio de las dos sillas que ya estaban enfrente de Nick —, ustedes dos, tomen asiento, pero antes, Keira, quizás quieras hablar de tu invitación.


Bajo la mirada hasta mis manos que sostienen la invitación, frunzo el ceño, recordando las palabras de Valeria sobre esta invitación, y lo que es realmente, me dirijo a la silla que está en medio, el escritorio es grande, pero estaríamos más cómodos en el estudio de Nick, aunque sinceramente, eso no importa.


—¿Por qué me darían una de estas invitaciones? —les digo, abriéndola, notando mi nombre en el borde superior del sobre, en letras doradas, el sobre en si es todo de color negro, con líneas doradas.


—Creo que el consejo quiere algo de Nick, y están tratando de comprarlo contigo, imagino que tendrás un lugar en la mesa principal —Everett luce pensativo, como si tuviera varias teorías —, ¿Qué dijiste cuándo te la entregaron?

Nick se deja caer en el respaldar de su silla, Valeria a mi lado está en silencio, observando el sobre, creo que también está pensando en sus teorías.


—Lo mismo pensé, así que...—responde Nick a Everett, sus ojos reflejan seriedad, y de pronto me siento incomoda, recibiendo esta invitación, con ganas de rechazarla, pero sé que no puedo, sería un insulto a todos los vampiros hacerlo, y de pronto veo con claridad el objetivo del consejo, saco el papel, dejando ver la fecha y el lugar del evento, y un breve texto dirigido a mí, apretó los labios de frustración — ¿ocurre algo?


—Si —le digo, entregándole la invitación —, ocurre que ya entendí porque el consejo me ha mandado una de estas invitaciones, ellos quieren...


—Asegurarse de que nuestra pequeña humana, no falte, eso es —termina Valeria por mí, examinando sus uñas, lo dice como si hablará del clima —, si lo piensas bien, es cierto que pueden ahora cobrar quizás un favor de ti, pero en realidad, el consejo está harto de que nunca lleves a una acompañante, y que no sigas la tradición, lo cual es una ridiculez, y enviando esta invitación, se aseguran que si Keira la rechaza, sería un insulto, y ella no puede permitirse eso.


—¿Cómo has sabido lo que he pensado? —pregunto mirando sorprendida a Valeria, Nick por su parte solo parece ligeramente alterado, y Everett si está sorprendido, porque su sonrisa lo delata.


—Lo he sabido desde que vi la invitación —me dice Valeria, tomando la invitación de las manos de Nick —, el consejo sabe que de vez en cuando, nadie te puede decir que hacer, incluido Nick, querían evitar eso, ¿no es cierto Nick? ¿Everett?


—Lo es —confirma Nick, y yo me dejo caer sobre la silla, soltando un suspiro de resignación —, solo no esperaba que se lo dijeras así a Keira, aunque, yo si espero que vayas, que nos acompañes y disfrutes de la fiesta, no estarás sola, y nadie te hará daño.


—No temo que me hagan daño —les digo —, simplemente no quería ir, pero ahora estoy molesta porque creí que ustedes no sabían que ese era el objetivo del consejo, y si lo sabían, aunque bueno, recién hablamos de esto, así que supondré que no pensaban ocultarlo.



SweetMariferA

Editado: 01.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar