Sombras de Fuego

Capítulo 3 – La despedida en una historia de fantasía

 

 

No pude evitar sentirme asqueada y a la vez cansada al mirarme al espejo. Esto sucede todas las mañanas, todos los días; desde que tengo memoria así ha sido toda mi vida. Ojos que me han traído solo inseguridades. A pesar que mi rutina es muy normal y tranquila siempre están presentes ¡Estos ojos!… Tan extraños de un color ámbar vibrante con matices amarillos, que realmente me molestan, me hacen sentir extraña y excluida de los demás.

 

Siempre he tenido presente esa sensación extraña que me cubre completa, el estar tan tranquila, ser invisible para los demás y pasar desapercibida me dejan un sabor un tanto amargo. Como si la vida que una vez pude tener hubiese sido completamente diferente. Como una mariposa que vuela desde el marco de mi ventana hacia la libertad, así se encuentra mi vida en estos momentos… “Deseando volar en libertad” Deseando cambiar tantas cosas que ahora forman parte fundamental de mi día a día.  El viento que por las noches se extiende a dar vueltas por todo el cielo oscuro y estrellado me trasmite una melancolía enorme, difícil de entender que lo único que hace, es hacerme preguntar…

 —¿Quién soy en realidad?

—¿Cuál es mi verdadero propósito de ser?

 

—Tengo miedo de averiguarlo, solo sé que, en el fondo de mi corazón, todas mis inseguridades son por mis extraños ojos.

 

Una tan sola vez, mostré mis ojos Ámbar a una sola persona, mientras mi inocencia de niña clamaba por aceptación. De esa manera la vida me enseño que no debo confiar en nadie, que todos en algún debido momento te dan la espalda, te hacen promesas que claramente no pueden o quieren cumplir. Ser tachada de fenómeno, de extraña… Ser tratada como la rara y anormal es muy doloroso. No sé si se deba a ese incidente que decidí jamás volver a caer en el mismo error de mostrar a nadie mi más preciado secreto. No quiero acercarme tanto a alguien, no quiero salir lastimada de nuevo.

—¿Amigos? —Nadie.

 

Al soplar del viento de invierno, me doy cuenta que bajo mis lentillas se encuentra la fuente de mi inseguridad, el origen del porque siempre estoy alerta que nadie se relacione demasiado en mi vida. Se que a lo mejor estoy mal, pero a pesar de tener este pensamiento tan firme me siento molesta. Aquí estoy nuevamente extrañando a alguien, como si mi corazón le perteneciera a una persona que siempre está presente en mis más profundos pensamientos. Me pregunto constantemente el porque me siento así, pero solo puedo ver pasar los años silenciosamente, ver como ese sentimiento se va intensificando hasta no dejarme respirar por las noches, hasta convertirse en mi único pensamiento en el día.

 

—Me enoja… Me enoja ser así. Lo único que quiero es alejarme de todos, llevar una vida normal sin nada relevante más que mis estudios. Se que, si mis ojos fueran normales, si no tuviese este secreto que esconder, mi vida fuera toralmente diferente.

 

Ojos que parecen de otro planeta. ¿Castigo o regalo? Mejor no quiero averiguarlo, quiero que todo siga igual. Solo me queda tratar de pasar desapercibida como siempre, cubriendo una parte de mí, de mi esencia que no quiero que nadie conozca… Realmente quisiera saber si alguien más en el mundo posee unos ojos así de extraños. No son de un ámbar normal como los ojos ámbar que existen en el mundo, en muy pocas personas; sino que son totalmente diferente a lo normal.

 

Cubrirme con lentillas es la única manera para sentirme normal y segura. Lo he hecho de esa manera por tantos años que nadie lo notó. Mi familia no tiene problema alguno en mirarme al rostro, en mirarme a los ojos sin ningún tipo de expresión ni perjuicio, pero sé que ellos también se preguntan…

 

¿Cómo paso?...  ¿Por qué ese color? …

¿Qué extraña combinación?

 

Nadie de mi familia tiene un rasgo así, todos son normales

 

 —¿Esto me hace diferente? … creo que ya se la respuesta… pero es más ¡No quiero saber más!

 

Mi abuela es la única que entiende el porqué de mis ojos y como me siento. Ella siempre me ha dicho que los muestre con mucho orgullo porque son únicos y me hacen especial, diferente a los demás… Aunque nunca ha querido mencionar nada más.

 



Gea Vanessa

Editado: 30.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar