Somos leyendas de sangre

capitulo 16

Ofiuco.

Me encuentro en mi cama, en mi séptimo sueño específicamente. Alguien me hace cariño en el pelo y desprende un calorcito agradable, reconfortable, que me hace querer entrar en algunos sueños más allá.

-cállense- escucho que alguien susurra, por lo que sé que es mi León. Me doy vuelta en sus brazos hasta quedar boca arriba, hora de despertar o esto se va a descontrolar.

-qué ni dormida me dejen tranquila- han visto esas escenas de las películas de terror en donde el protagonista se levanta lentamente de la cama para luego darse vuelta a una rapidez increíble. No sé si existan esas escenas, pero deberían de hacerlo porque la cara de Caner y Zeros era increíblemente graciosas.

-okey, es lo más raro que te he visto hacer desde que te conozco- dice Caner.

-y si no hablan de una vez que es lo que sucede será su muerte lo más hermoso que me van a hacerles regalar-

-podemos hablar a solas contigo, no creo que a Leo le interese mucho esto- vuelve a hablar el soldado.

-¿me estas echando?- dice mi gruñón chico, le acaricio el pelo para que se calme y como un gatito empieza a ronronear. ¡Es tan tierno!

-noup, pero dudo que te interese lo que pasa-

-de hecho señor Caner, creo que le interesaría de igual nuestra que a la reyra (reina en Dracter), al fin y al cabo es también de su padre de quien estamos hablando-

Genes.

Estábamos en nuestra sesión de sexo salvaje.

Naaa. Mentira. Simplemente estábamos dándonos unos besitos con Irgo que si Aura ve quedaría más que traumada y Ofiuco me mataría por traumar a su bebita, para que se hagan la idea yo ya voy sin mi camisa. Le agarro por el pelo y lo atraigo más a mí, el cabrón de Irgo me atrae a él por la cintura dándome a entender lo que le prende esta situación, claro que yo sigo un poco confuso y no tengo la menor idea que estamos haciendo yo solo sigo a mis instintos que me indican que hacer.

Cuando le intento quitar yo la camisa a él... la bendita puerta suena. Por instinto lo empujo separándome abruptamente de él.

-pase- digo a quien esté detrás de la puerta, esta se abre dejándome ver a As que nos empieza a mirar extrañado para luego fruncir el ceño.

- ¿y a ustedes dos que les paso? -

- Nada - miro a todos lados con tal de no dar la cara. Géminis, sos un miedoso.

- ¿y tú polera, Genes? ¿Por qué la tiene Irgo? -

- Me estaba cambiando la polera porque esta se había manchado cuando estuve comiendo un helado e Irgo me tendió una camisa nueva- le quito la camisa vieja, no manchada de las manos y me la pongo con rapidez- ves, como nuevo-

- Okey, ustedes son muy raros-

- Gracias- gritamos a la vez. Cuando estaba por perderlo de vista al irse, se da la vuelta y nos dice:

- Ofiuco nos citó a todos en la biblioteca, ahora-

- si claro, vamos contigo- todo por no quedarme a sola, digo, solo con Irgo. Este último me toma del antebrazo cuando intentó escaparme de él.

- tenemos que hablar- su seriedad me intimida, nunca lo había visto así.

-luego, Ofiuco nos citó si no escuchaste, no la hagamos esperar más- me zafo de su agarre y me voy hacia la puerta y desaparezco por esta.

Llámenme cobarde pero no prefiero afrontarlo por ahora.

Subterráneo.

Cuario.

Estábamos esperando que As con los otros dos niños bajaran. ¿Qué? Para todo el grupo ese par son unos niños y con ese par me refiero a Genes e Irgo que no tenían más de quince años el más grande de los dos y si no me equivoco, ese es Genes. Ratifíquenmelo por favor alguien que sepa.

Las sirenas y las ángeles quedan excluidas de esta reunión porque es de los Z simplemente, a excepción de Zeros y Graco que fueron los únicos que tuvieron la autorización de hacerlo, lo que me lleva a preguntarme que tan mal está la cosa como para que solo los Dioses correspondiente a cada signo esten. ¿No sabían? Al asumir como Zodiac, asumimos como Dioses constelaciones.

Llegan los dos que esperábamos detrás de As, por lo que Ofiuco cierra la puerta con pestillo y las conversaciones que se estaban manteniendo hasta el momento paran de inmediato y la seriedad reina en el ambiente. Yo me siento, los problemas me vienen mejor sentado.

- Cómo sabrán esta la inminente existencia de Zeodes, pero lo que no sabíamos hasta que Zeros llego con la información es que la formación de esta cosa ha estado en avances y no le queda mucho para que este en su fase final.

- ¿Cuánto tiempo nos queda de tranquilidad?- pregunto yo.

- Asumiendo el mejor de los panoramas yo diría unos cuantos días-

 



Hanna

#2641 en Ciencia ficción
#10773 en Fantasía
#4777 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, leo y ofiuco

Editado: 23.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar