Somos leyendas de sangre

capitulo 17

La cara de todos los Z era la más clara muestra de sus pensamientos, las cosas no iban bien y esa cosa amorfa era una bomba de tiempo en estos momentos, tenían que atacar antes de que esa cosa completara su verdadera forma que por suerte nadie lo ha visto porque se dice que la raza humana no sobreviviría.

Todos estaban pensativos, buscando un plan para poder sobrevivir. En general, los Z sabían que si no sobrevivieron a la batalla con Zeus que era uno, mucho menos iban a sobrevivir a esta batalla.

-relájense, sé que lo lograremos- dijo Ofiuco dándole ese voto de confianza que ahora era lo que más se necesitaba- vayan a sus salas, se les llamara en cuanto tengamos más información, de ahora en adelante las juntas van a ser aquí, estén atentos- dio por finalizada la reunión con un portazo de cortesía que hizo que las aguas se calmaran, menos para el que las gobernaba, que al mirar en dirección a la puerta paso a mirar a la ventana encontrándose a Esmeralda con los brazos cruzados esperando que todos salieran en especial él.

La verdad es que esa sirena le daba más miedo que la mismísima Ofiuco.

Por otro lado la sirena ya estaba impaciente, la biblioteca se encontraba insonorizada por lo que no tenía ni la menor idea de lo que era lo que estaba pasando y eso la frustraba, demasiado a decir verdad. Esperaba que Cuario saliera a dar la cara por lo que le hizo en la mano, por lo menos no era una marca fea, cosa que agradecía, muy por lo contrario era la marca de Acuario con toques dorado que le hacían simular a las estrellas que a ella tanto le gustaba. Suspiro, llevan unos buenos minutos dentro de ese lugar, y por lo menos una hora desde que hablo con Cuario, para insistirle una explicación de la dichosa marca, pero Cuario solo se quedaba callado sonriendo como idiota mientras ella hablaba.

Habían pasado cinco minutos desde que Ofiuco pego el portazo que se supone que anunciaba el fin de la reunión y nadie se atrevía a salir, será que esperaban que ella volviera a entrar, se preguntó mentalmente la castaña. Al fin Genes e Irgo son los primeros en salir de la biblioteca, tomados de la mano, cosa que no pasó inadvertido para ella, seguido de un espectro que si mal no lo recordaba su nombre era Zeros. Caner y Leo son los siguientes, todo el mundo se sabía la historia, han avanzado, por lo menos ahora están en el mismo lugar sin matarse. Así el resto de los Zodiac fueron saliendo, menos él. Se aburrió y lo entro a buscar, no porque fuera el actual Dios de los mares, su Dios, implicaba que se hiciera de rogar. Se cruza de brazos y le mira a esos ojos azules marino que tanto le gustaba, pero claro que eso no lo iba a admitir.

-¿Te ayudo en algo?- le muestra su mano.

-explicándome por qué el de esto- el vuelve a sonreír y se le infla el pecho como si estuviera orgulloso de eso, lo que ella no sabía, era que si lo estaba.

-lindo, ¿no?- ella se toca la marca, es primera vez que le logra sacar palabra sobre ello desde que se la hizo y de eso a pasado una semana.

-es precioso- él se acerca con mucha lentitud por miedo a que le pegue y la toma por la cintura acercándola a su cuerpo.

-¿entonces por qué te moleta?-

-quiero saber por qué me la hiciste, por qué yo-

-por qué me gusta cómo te queda-

-esa no es la verdadera razón- dijo la sirena poniendo las manos en sus cintura en modo jarra, lo pillo.

-en eso tienes razón y solo por si acaso te lo voy a decir- y la piel de ella se erizo ¿por si acaso? ¿a qué se refiere?- para el ser humano un anillo es la muestra de su amor, un compromiso que de cierta manera va en serio, etc. Para nosotros esa marca que tú tienes es nuestro símbolo que la queremos para algo más que para un juego – y la cabeza de la chica se nos fue a stand by, ¿se le estaba declarando?, eso era lo que parecía- si a nosotros nos pasa algo, ustedes asumen por nosotros, cariño , es decir, ustedes quedan como Diosas supremas a no ser que tengamos descendencia que tomaría por nosotros, pero igualmente ustedes serían intocable para cualquiera que les quisiera hacerles daño, porque eso sería sinónimo de guerra, y nadie es tan tonto como para meterse con un Dios enamorado-

Ella parpadea con gran rapidez. La verdad es que no entendió mucho después de la primera parte y no es porque él no se haya explicado bien, sino que su cerebro aún no se reiniciaba después de que le dijo cariño. Él al notar que no le seguía la corriente volvió a sonreír, era genial para él poder sacarla de esa burbuja de control y enojo hacia él aunque no se diera cuenta. Cuario aprovecho de que había bajado la guardia e hizo algo que había estado esperando hacer hace mucho tiempo.

La tomó por la nuca e hizo eso que tanto anhelaba, la beso.

Fue un beso intenso, de esos que dicen más que las mismas palabras.

 



Hanna

#2650 en Ciencia ficción
#10852 en Fantasía
#4815 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, leo y ofiuco

Editado: 23.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar