Soy Julia

Capitulo #2 Los Perdones Rotos

Julia vistió un hermoso vestido amarillo y su abuela y su Yaya vistieron igual de un tono perla, pero Charlotte demoraba al salir. Catalina llamó a Marta la jefa de las criadas una joven adulta que fue contratada luego que Charlotte llegó por segunda vez de Luxemburgo.


Esperaron dos minutos y salió Charlotte de su cuarto. Llevaba un traje negro corte griego y un cinturón brillante.

— Charlotte ese es un vestido inapropiado para la ocasión, sabes bien que el Duque y Olivia no nos han concedido visita desde tu llegada. Tienes un vestido perla recatada usa ese en vez de ese vestido pagano.

— ¡Mamá ya no tengo 16 años tengo 30 y en dos meses me casaré con Roberto ya no soy una niña! Además si no hubiera aparecido en la vida de Franz ella jamás se hubiera casado con el duque y viviría bien

— No me levantes la voz ni hables con tanta insolencia o es que aún no aprendes todos los problemas económicos que nos causaste y los problemas morales y psicológicos de esa niña de allí — dijo Catalina furibunda señalando a Julia — esa niña va a crecer sin ni siquiera un retrato de quien es su padre. Gracias a Dios que Olivia guarda nuestro secreto y no nos ha humillado delante de la sociedad.

— Oliva, Olivia, Olivia de ella no quiero saber nada fue por ella que no pude criar a mi hija porque les avergonzaba tener una bastarda y como no va a estar agradecida por darle a esa extraña MI herencia. Me desheredados a mí y mi hija por Olivia. Como la tienes comprada en libras como no callar y tener puestos importantes ella y el oportunista de su esposo.

Esa fue la chispa que encendió una gran discusión durante media hora. Durante la discusión Enrique y Renata con Julio.

Al escuchar la atrevida ironía con que Charlotte hablaba con su madre la tomó del brazo y con la otra le dio junto una garnatada rusa.

— Eres un infeliz comprado galipotes militar incapaz de poder mantener 0 muertos igual que papá.

— Militar con orgullo y contigo no me voy a rebajar a discutir. Lo único bueno que me diste fue la oportunidad de conocer a Renata lo demás ha sido vergüenza y dolor estúpida borracha impenitente que sólo sabes robar la vida ajena monstro egoísta gracias al cielo que Franz ha muerto y Dios ha recompensado a la señora Olivia y a su hija con la muerte de ese idiota que es la misma basura que tú.

Julia estaba aterrorizada porque en donde se crío no había peleas largas y menos en público. Los nervios hicieron que rompiera en llanto y que saliera corriendo a su dormitorio.
Al ver esa escena todos se sintieron avergonzados y Charlotte estuvo obligada a disculparse con su madre por desobedecer, con Eduardo por faltarle el respeto al primer heredero familiar y por orden de su nana debía pedirle perdón a su hija por semejante espectáculo bochornoso.
Al llegar a la habitación de Julia que estaba al lado de la de Yaya esta le dijo:

— Charlotte hazte un favor y vete, bastante tuve durante 10 años que me llamaban la bastarda huérfana por tu culpa pensé que eras diferente a papá, pero me equivoque cuando tuve 10 años Yaya y la abuela escribieron que tu venías a buscarme para recibir la bendición del abuelo antes de morir. Era un domingo 13 de julio del 1997 te espere en la salida durante 3 días sin comer apenas durmiendo. Pero preferiste sola buscar la bendición y regresar a tu Universidad y graduarte con todos los honores y dejar a tu única y legítima pertenencia olvidada.

— Julia, yo...[CILM1]

— Basta desaparece de mi vida ya desde que nací me creas motivo de vergüenza con la señora Olivia. Vengo desde Suiza con presentes de perdón para que ella olvide los duros días que pasó por tu culpa. Lárgate y desaparece, es más por mí no llegas ni a la mitad de mi querida Yaya Esther que me cuidó todos estos años.

Mientras sucedía la discusión entre Julia y Charlotte, Martha traía té para relajar los nervios que fue un regalo de Regina cuando por motivos laborales estuvo en la India.
— Ha sido una vergüenza este momento Doña Cata — como le decía de cariño— un té siempre es bueno. Para su edad ya no debe estar cogiendo enojos.

— Lo que dices es cierta Renata, pero tú sabes como Eduardo malcrió a esa niña. No estudiaba y le hizo la mejor fiesta del año. Pero lo peor fue lo que le hizo a Olivia y a su hija, por lo menos ahora están bien, aunque no olvidó cuando después del entierro de Franz su rostro angustiado por las deudas que él las dejó cuando murió. Al menos al morir se podía vender la casa que él tenía en Dinamarca ya era menos sus deudas.

— La decisión de traerles a vivir en la casa de verano y darles esa pensión fue loable.

— Mamá hicieron lo que pudieron nunca olvido el dolor de ver a esa muchacha vender la casa que su familia vivió tantas generaciones y ver como su servidumbre fue reducida a la mitad para unirse a la servidumbre de la casa de verano. Tantas abuelas dulces. Qué pena por la señora Leonella y sus hijas cuando se fueron a su pueblo de nuevo.



Estrella solitaria

Editado: 25.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar