Sueños: Ilusiones disfrazadas

Epílogo

Jacer detiene su caminar justo en frente de Rogan, al tiempo que éste levanta la mirada y se fija en la persona que ha hecho que cese su práctica.

No es nadie más ni nadie menos que Jacer.

Rogan se alegra. Sonríe hacia él. ¡Jacer, amigo! Cuánto tiempo sin saber de ti.

La expresión de Jacer se mantiene impasible. No muestra ningún tipo de emoción en su semblante, algo que se le hace extraño a Rogan, pero él decide pasarlo por alto.

Y, ¿cómo has estado? pregunta, tratando con esto de iniciar una conversación formidable. 
Pero Jacer no hace ademán de contestar su pregunta, y esto provoca que la consternación se adueñe de Rogan.

¿Qué le pasa a este chico?, se pregunta, confundido.

El silencio incómodo que se forma entre ambos hace que Rogan se ponga nervioso y se toque el cabello repetidas veces, pasándose la mano, despeinándose un poco cada vez más.

Los ojos mieles del chico estrictamente fijos en él solo logran que los nervios en Rogan incrementen y su inquietud comience a acrecentar también. Suspira antes de preguntar:

Jacer, ¿te sucede algo? inquiere con una ligera nota de preocupación en su voz. Jacer aparta la mirada un segundo la mirada de él, para después volver a postrarla sobre Rogan. Esta vez con una intensidad estremecedora. Amigo, ¿estás bien?

No le responde, cortante. La primera palabra que dice desde que se posicionó frente a él y es solamente un monosílabo. Resopla. Pero se sorprende cuando Jacer sigue hablando: No, la verdad es que no. Desde que te conozco, la palabra «bien» no entra en mi estado de ánimo.

Rogan frunce el entrecejo, sintiéndose aún más confundido.

¿Qué quieres decir? exclama, llevándose las manos a la cabeza, más desorientado que nunca. No puede estar más consternado.

Que desde que te vi por primera vez, desde que me hablaste, desde que somos amigos, desde que...

El silencio toma lugar de nuevo, los únicos sonidos que se escuchan de fondo son risas de niños retozando por ahí y los claxon de los autos que pasan por la calle. La curiosidad se instala en Rogan.

Pero, ¿qué es lo que quieres decirme? lo interroga, incitándolo a que siga. Pero lo único que recibe como respuesta es una mirada profunda de parte de Jacer. Se remueve incómodo antes de levantarse y acercarse a él, queriendo con esto descubrir el porqué de su actitud tan misteriosa.

Jacer, puedes decirme lo que te sucede. Somos amigos, para eso están los amigos. Puso su mano en su hombro, pero se sorprende cuando Jacer se separa de él bruscamente.

¡Ese es el problema, Rogan! vocifera de repente. Gruñe, cerrando los ojos por unos segundos. Cuando los abre de nuevo, los tiene empañados. ¡Que yo nunca quise ser tu amigo!

Rogan se sorprende tanto que no es capaz de replicar, pero no hay necesidad porque Jacer se le adelanta.

Cómo me tratabas, cómo me sonreías, cómo me mirabas... Todas eran señales, o simples acciones que mi corazón malinterpretó. Sacudió la cabeza de un lado a otro, soltando una risa seca y carente de gracia. ¡Fui tan estúpido al pensar que tú ...!

Se interrumpió a sí mismo, haciendo que la confusión consuma a Rogan, pero él parece empezar a comprender la situación...

¿Que yo qué, Jacer? habla él, con voz trémula. Jacer alza la mirada y Rogan se da cuenta de que está derramando lágrimas.

Que tú me querías, que yo te importaba, que yo te provocaba sentimientos de amor suelta rápidamente, sin darle tiempo a Rogan de procesar lo que acaba de decir. Fue muy tonto de mi parte, pero no pude evitarlo. El amor no es algo que se pueda evitar.

Rogan aún permanece inmóvil en su sitio, pasmado por las palabras inesperadas de Jacer. Su respiración se ha detenido y los latidos de su corazón se han vuelto más acelerados.

Eso era lo que quería decirte: que te quise como a nadie, que te amé y que mis mejores sueños fueron contigo dice sin titubear, comenzando a sonreír. Se siente liberado de un peso enormeNos vemos, Rogan. Fue bueno haberte conocido.

Mientras, Rogan todavía en su mismo lugar, solo puede pensar que había dejado ir a la persona que amaba.

Fin.

 



Paloma Hilario G

#3996 en Joven Adulto
#6339 en Otros
#2028 en Relatos cortos

En el texto hay: cartas, desamor, desilusion

Editado: 25.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar