¿te amo?

Capítulo 2

Llegué a casa y destruí lo primero que vi; que fueron unos nuevos lienzos que había adquirido hace poco y que todavía no llevaba a mi estudio. Los agarré y los lancé el suelo, los pisoteé con todas mis fuerzas y jalé con fuerza el marco que mantenía la tela extendida. En el tren a casa, me encontré con una pareja con un niño con la edad que debía tener mi bebé en ese momento, fue verlos y me sentí devastada porque yo había perdido la oportunidad de tener una familia con el amor de mi vida. Ellos tenían lo que yo perdí y eso me mataba por dentro.

Retuve mis lágrimas y desvié la mirada, pues si los seguía viendo estaría llorando en medio del lugar como una loca y era lo último que deseaba hacer ese día. Estaba enojada y frustrada con la vida, pues se había llevado a las personas que más amaba dejando rota y sola. Caminé decida hacia la cocina para agarrar un cuchillo y clavarlo repetidamente en la tela, quería que todo estuviera destruido como mi ser lo estaba. «¡¿Por qué la vida tenía que llevárselos?!», gritó mi mente. «¡¿Por qué tuve que sobrevivir?!», pues había muchas preguntas que no tenían respuesta y eso me mantenía en un limbo, ya que nunca llegaría a comprender lo que me había sucedido.

Lloré incontrolablemente y los sollozos llenaron mi alrededor, mi cuerpo temblaba y apenas podía miré el desastre que había hecho, había tela y madera por todo lado. «Esos lienzos son un reflejo de cómo está mi ser», pensé. Subí las escaleras arrastrando los pies sin fuerza y sin ganas de nada, llegué a la planta superior y me dirigí a mi habitación para sacar una fotografía de Ashton junto con la imagen del ultrasonido de nuestro pequeño el bebé, quien apenas era visible en la fotografía granulada. Fue un milagro que lo que estaba dentro de mi cartera se mantuviera a salvo del caos que se desataba en el exterior. Cuando me dieron el alta, recuperé mis cosas y otro golpe de nostalgia llego a mí, pues mi mundo fue casi perfecto antes del accidente y ahora solo era escombros de dolor, rabia y frustración.

Gareth estaría fuera de casa hasta el día de mañana, pues tenía un turno de veinticuatro horas en el trabajo y eso me daba tiempo de llorar sin tener que preocuparme de que llegara a casa, ya que no quería que me viera en este estado lúgubre que lo atormentaba y lastimaba. Extrañaba tanto a Ashton y a mi bebé que apenas comí algo en todo el día; el café del desayuno y del Starbucks era lo único que había en mi organismo. Mi estómago sonó y sentí como el líquido subía por mi esófago, dejé caer las imágenes al suelo y corrí al baño con la mano en mi boca intentando retener las ganas que sentía de vomitar lo poco que había en mi interior.

Me lancé al inodoro y vomité con todas mis fuerzas, mi garganta ardió y las lágrimas cayeron por mi rostro mezclándose con la saliva seca de mis labios. Después de minutos en esa posición, me erguí lentamente y le di al botón para que todo se vaya antes de acercarme al lavamanos para cepillarme los dientes, pues requería sacar el feo sabor que quedó en mi boca. Salpiqué un poco de agua y me miré en el espejo, me veía pálida y ojerosa.

 ―Debe ser por lo que no he comido en todo el día ―me murmuré.

Suspiré y giré para arrastrar mis pies en dirección a la cama, donde me dejé caer para seguir con mi fiesta de autocompasión y dolor. Agarré las fotos que estaban en el suelo y las acaricié con mis dedos antes de guardar en su escondite, ya que Gareth no sabía de su existencia. Sabía que la paciencia de mi novia se estaba agotando y si las veía, sería el detonante para darle el impulso que necesitaba para que terminara nuestra ya rota relación. Hice a un lado la sábana y me acosté para mirar el techo mientras las lágrimas seguían derramándose. Me sentía rota y sin ánimo sin nada.

💔💔💔💔💔

Me desperté con la sensación de náuseas en mi garganta y me levanté de un salto de la cama para correr al baño, donde tuve arcadas secas antes de terminar vomitando solo agua, pues ya no había nada en mi interior para regurgitar. Me arrimé en la pared contraria para atraer mis rodillas a mi pecho y rodearlas con mis brazos antes de que la primera lágrima saliera.

 ―¿Qué me sucede? ―pregunté en voz alta, ya que no era normal que me sucedía.

No entendía nada de lo que a mi cuerpo le pasaba, pero asumía que era por la falta de alimento. Seguí llorando por todo el dolor que estaba sintiendo y porque estaba cansada del limbo en el que me encontraba, pero no tenía la fuerza para salir de él y de enfrentar ese dolor y soledad que me rodeaba. No sabía cómo seguir adelante sin sentir que el aire me faltaba o que me moriría sin Ashton en mi vida.

Después de varios minutos en esa posición, me levanté para continuar con mi vida, ya que debía empezar con mi rutina de pintar. Me desnudé y entré debajo de la mampara para darme una ducha, quería quitar todo ese malestar que sentía con el agua, la cual se encontraba fría y me ayudó a despabilar de esos pensamientos que estuvieron rodando en mi mente toda la noche. Cuando terminé con la ducha, caminé hacia el armario para agarrar un chándal viejo y una camisa llena de pintura.

Miré la hora en el reloj de mi mesita de noche y maldije, pues eran las siete de la mañana, algo muy temprano para mí. Bostecé y estiré mis brazos sobre mi cabeza para desperezarme, pues mis músculos me dolían. Dejé caer mis extremidades y me encaminé hacia la planta baja, ya que debía limpiar lo que había roto y desayunar algo.

 »Tendré que comprar unos nuevos ―declaré, pues necesitaba para la exposición.



Kath Unda

#437 en Novela romántica
#80 en Novela contemporánea

En el texto hay: desamor, superacion, amor

Editado: 16.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar