Try to survive

36. El castillo de Dominic y el gran problema

A la mañana siguiente ya me sentía como nueva, me levante y fui al baño a lavarme la cara y a ducharme.

Cuando ya estuve lista, salí y fui a la cocina a desayunar y solo se encontraba mi padre preparando el desayuno.

— Buenos días papá.

— Buenos días cariño.— papá estaba agotado se le notaba, tenía ojeras y ya no tenía esa sonrisa que le caracterizaba.

— ¿Has podido descansar?

— Sí.— abracé a mi padre, porque en estos últimos meses papá tuvo que sacar a delante a mucha gente, por eso era mi héroe.

— Te quiero Harper.

— Yo también te quiero papá.— al separarnos los dos desayunamos entre risas. Por fin pude verlo sonreír un poco.

Cuando acabamos ayude a papá y al terminar entro Nicholas demasiado serio.

— ¿Ocurre algo? 

— Dominic nos ha invitado a su castillo.

— ¿Cómo te has comunicado con él? — papá estaba demasiado serio.

— Él me llamo.

— No iremos.

— Ya se lo dije.— yo estaba perdida y ellos dos demasiados serios.

— ¿Por qué? ¿Y si mamá está allí? 

— No lo sé.— papá no estaba muy convencido de ir allí.

— Papá debemos ir.

— No Harper, el castillo donde esta Dominic está en Rumanía, y te recuerdo que no hay vuelos.

— Regina, podría hacer un portal.— ella me hablo de ellos.

— Podríamos ir, para saber si está allí.— Connor se unió a la conversación.— Se trata de mamá.

— No podemos arriesgarnos.

— Oh vamos, se trata de mamá Stephen.— como se pusieran a discutir los golpeaba.

— Llamaré a Regina.— papá salió para llamar a Regina.

— Yo llamaré a Dominic para decirle que iremos.— Nicholas salió al patio.

— Espero que mamá esté allí con vida.

— Yo también.

 

Ya teníamos un plan, Regina había llegado y todos estábamos preparados para irnos.

Regina creó el portal y todos entramos en él, dios el castillo de Dominic era muy grande y lo conocía a la perfección.

El castillo de Drácula, situada en Transilvania. Dios había leído el libro de Bram Stoker, ese libro era arte.

— Bienvenidos a mi castillo.— cuanto lo odiaba, Nicholas se acercó más a mí y me coloco detrás de él.

— Deja tus saludos y déjanos ir a descansar.— Nicholas siempre al grano.

— Primero, ¿por qué no cenamos y después ya vais a descansar?

— Rápido.— papá quería encontrar a mamá cueste lo que cueste.

Todos entramos al castillo y en ningún momento Nicholas  se separó de mí.

Entramos a la sala y era más preciosa de lo que me imagine.

— ¡Nicholas! — la chica que se besó con él salto encima de él y yo ya estaba demasiado celosa.

— Alessia.— la aparto rápidamente, y yo fui con mis hermanos y mi padre.

Todos nos sentamos en la mesa y por desgracia a mi lado se sentó Nicholas y a su lado Alessia. En toda la comida Dominic hablo con Nathan, Luca y Logan. Papá hablaba con Connor y Adeline y Stephen hablaba con Rose y con Blake.

Nicholas hablaba muy animadamente con Alessia y yo estaba queriendo matarlos a los dos, prefería irme a dormir.

Me levanté, llamando la atención de todos.

— Dominic, ¿y las habitaciones? 

— Luca te acompañará.

— Vale.

— ¿No vas a comer?

— Se me ha cerrado el apetito.— salí de allí y espere fuera a Luca, pero por desgracia apareció Nicholas.

— ¿Se puede saber que te pasa? 

— Nada, ¿dónde está Luca?

— Te llevaré yo.

— Pues ya estás tardando.— en todo el camino ninguno de los dos hablo, al llegar los dos entramos.

— Harper, ¿puedes decirme que te pasa?

— Te gusta coquetear, ¿verdad? — soltó una gran carcajada.

— ¿Estás celosa?

— Sí.

— Pues no debes estarlo, tú sabes que te quiero a ti. 

— Ya lo veo.— Nicholas se acercó a mí y me beso.

— Te amo Harper.

— Yo también te amo, pero vuelve a coquetearle y te quedas sin descendencia.

— Me parece bien.— me sonrió.— Aunque pobre de nuestros hijos, se quedaran sin saber del mundo.— justo en ese momento alguien llamo la puerta y era Rose.

— Harper, necesito hablar contigo.

— Me voy.— me volvió a besar y se fue dejándome con Rose.

— ¿Qué ocurre?

— Estoy saliendo con Stephen.— era muy obvio.

— Lo sé.— ella me miro confundida.

— ¿Cómo?

— Era evidente.— Luca entro demasiado nervioso.

— Tenemos un problema.

— ¿Qué ha ocurrido?

— El cuerpo de Blake.— Rose y yo nos miramos asustada y salimos corriendo y justo al final del pasillo se encontraba el cuerpo sin vida de Blake.

Rose se arrodilló.

— Blake.— estaba demasiado en shock por lo que estaba viendo. ¿Quién lo había matado?

Sin previo aviso algunos secuaces de Dominic nos agarraron y nos alejaron de allí para ir a una sala, donde que encontraban todos vendados.

Nicholas al verme, se preocupó.

— No la toques.— intento soltarse pero no pudo. Ethan al verme también lo intento, sin éxito.

El secuaz me sentó en una silla al lado de mis hermanos y de mi padre.

— Bueno ya que estamos todos, ¿por qué no le damos la bienvenida a una persona muy especial?

Mamá entró en la sala con un vestido rojo y se veía bastante bien, siendo que estaba desaparecida.

— Bienvenida querida.— Dominic le beso la mano y mamá estaba cabizbaja.

— ¿Mamá? — todos estábamos sorprendidos.

— Elizabeth.— papá le miro con odio.

— Lo siento Alex.

— Te odio, ¿eres consciente que pusiste en riesgo a tus hijos? ¿Pensaste en ellos cuando te fuiste con él?

— Lo siento.

— ¿Sabéis una cosa? Vamos a poner más acción a esto.— Dominic se acercó a mi madre y sin más, la mato. Todo fue demasiado rápido.

— ¡Mamá! — los tres gritamos. No podía ser cierto.

De pronto Regina apareció y mato a los secuaces de Dominic y nos desató a todos.



Natalia Berchesan

Editado: 01.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar