Un Amor Poco Común

Capítulo 17

-¡TE ODIO!- me gritó, llorando y yéndose de la casa.

-¡Alejo!- grité y lo seguí hasta la puerta, en donde vi como se subió a su vehículo, para irse.

Entré a casa y Nicolas me abrazó.

-Perdón- dijo-. No pensé que reaccionara así luego de tantos siglos.

-¿Por qué me odia?- pregunté, muy triste, abrazada a él.

Por la diferencia de altura, tranquilamente puedo llegarle al cuello, donde refugio mi rostro, para que no me vea así de miserable.

-Es entendible que esté así. Has...- dijo e hizo un movimiento de manos extraño, muy nervioso.

-Yo no maté a su pareja...- dije y le abracé.

-Lo se- él hizo que lo mirara y limpió unas lágrimas que estaban se me estaban cayendo-. Algún día te perdonará... Por ahora, duerme- susurró lo último, en mi oído.

Intenté resistirme, pero su poder sigue siendo mayor al mío y obedecí.

 

(...)

Desperté y no estaba en living como antes. Rápidamente me levante, bastante confundida y noté que estaba en el auto de mi pareja.

-Buenos días princesa- me dijo Nico, mientras conduce.

-¿A dónde vamos?- pregunté, para luego bostezar.

-Como ya has terminado la secundaria, pensé que te gustaría ir a una pequeña junta con nuestros viejos amigos- dijo, sin mirarme.

-Okis- dije y me acomodé en el asiento-. ¿Quienes irán?

-Jason, Julieta, Lucas, Mauro y su pareja, Bruno y nosotros-. Dudo que vayan Alejo y Luke.

-¿Quién es Luke?- pregunté confundida.

-La pareja oficial de Alejo- me recordó.

-Él es un conejo literalmente- dije y reímos.

-Los llamas así y aún no te quitas la vergüenza tú- dijo y me sonrojé, desviando la mirada.

-¡Idiota!- dije riendo y me escondí detrás de su asiendo, en donde no me ve.

Al segundo, ya estaba a su lado, respirando agitadamente. Me coloqué el cinturón de seguridad rápidamente.

-Idiota- repetí, divertida-. Si quieres descansar, se manejar.

-Ya casi llegamos- dijo y sonreí-. Pon música.

Coloqué un CD en el reproductor y seguimos el camino, hablando y cantando las canciones.

En un momento, llegamos a una zona donde estábamos rodeados de un espeso bosque, la calle era de tierra y parecía estar deshabitado. 

A los lejos, se veía una cada, pero a medida que nos acercábamos esta se hacía más grande. Al estar a unos pocos metros, Nico estacionó junto a la fila de vehículos.

-Llegamos- informó y lo miré emocionada, bajando del coche-. ¿Recuerdas este lugar?



Nemo Karma

#1451 en Fantasía
#4285 en Novela romántica

En el texto hay: sobrenatural, romance, brujas

Editado: 09.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar