Un infierno frío

lll. Alucinaciones de dos mundos.

Después de 3 horas en urgencias, Linda y su madre regresan a la casa. El doctor Makaboi le dijo a Linda que está sufriendo de desnutrición y una fuerte y latente anemia que la está comiendo. Parece improbable todo el drama que se armó en la sala de urgencias. Linda gritando y llorando, sus lágrimas eran un río sin calma y por otro lado, la gente la odiaba porque habían pacientes con dolores estomacales. Un señor de unos 70 años estaba tratando de contener el dolor en el páncreas hasta que murió 3 minutos después de que Linda y su madre hubiesen ido ha casa en su auto Nissan.

Lo único que le resetaron fue descanso. ¿Ustedes creen que el descanso es el arma más potente para calmar un dolor facial que se extiende hacia tu cerebro? ¡NO ME JODAS! ¿Suena ridículo no? Bueno, solo le pudieron resetar descanso porque Linda se puso furiosa a gritar y a contaminar el ambiente con sus sollozos adoloridos y Lili trataba de calmarla pero ella no podía, no sabía como hacerlo, no entendía tanto revuelo. O quizás si lo entendía pero Lili era una mujer tranquila y feminista. Leía mucho sobre psicología. Pensaba que lo más curioso y aterrador es la mente humana y su composición. En fin. Por la lectura aprendió mucho a convivir.

Lili acuesta a su hija en su cama. Le da un beso en la frente a ese cadáver vivo y se retira apagando la luz con una lujuriosa pena que la carcome hasta las entrañas por el sufrimiento de su hija y va a su cuarto a comunicar a Drederik, su marido, lo que le está ocurriendo a Linda.

Linda escucha la voz con pena de su madre. Se siente vacía. En el cerebro siente un dolor palpitante, como el dolor de cuando te muerdes la lengua y el dolor no pasa y debes controlarte para llorar. Es un tanto similar a lo que siente. Su mente se apaga... se apaga... y ella por fin descansa... o eso quiere creer.

Ella se encuentra en su universidad, ve a todos sus amigos pasar pero lo curioso es que nadie la ve, nadie la saluda. Solo Andre la mira desde el rincón de la sala de Biología, la sala 12, y Linda se da cuenta de que la puerta empieza a sangrar. Se forman coágulos en el piso y Andre empieza a vociferar algo no muy entendible:

-Amor, él está aquí, como tú, como yo, como ellos -Y señala el pasillo. Es una pila de cadáveres irreconocibles. Todos reventados. Ve que alguien al parecer los mordisqueó y se los quiso comer pero no pudo por lo chiclosa que se hace la carne cruda entre los dientes y el paladar del asesino-. Mira descendit Linda, mira descendit amor, todos estaremos mejor.

-¿Que mire qué? Andre habla claro por favor, no te entiendo.

-¡A UN LADO IDIOTAS! -Una voz reconocible desde atrás se escucha. Es Julia Kinner que viene corriendo escapando de algo-. Linda, él está aquí. Jajaja sísísísí -La cara de Julia empieza a ser un cadáver, su pierna ya no parece una pierna sino un fiambre despellejado. Julia le agarra una teta a Linda y la empieza a extrujar, ella sigue sonriendo-. Sísísísísí. Liiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiindaaaaaaaaaaaaaaaaaaa -Y Julia desaparece-.

Linda se soba su escote que arde como si la estuvieran quemando y ve a Andre nuevamente: Es un espectro maloliente que sonríe. De pronto, todas las puertas empiezan a sangrar y no paran, siguen, siguen, sigu...

-No te asustes por tu cara, preciosa. Las personas acostumbran a pudrirse antes de morir ¿Lo sabes no? -Croó una parca flotando que venía hacia Linda-. ¿Me ayudarás esta vez? Cumpliremos nuestras metas, lo juro. Morirás. Morirán, pero tu madre te recordará y eso hará que aún estés viva ¿Qué te parece? -La parca se seguía acercando. No se podía ver el rostro. 

-¿Quién eres? ¿Tú eres el culpable de lo que me está pasando? -Linda tenía la voz temblorosa. Su corazón era un timbre alarmante que pedía que sus piernas arrancaran a correr-.

-No, no soy el culpable. ¡NO LO SOY! ¡YO NO SOY! Es la rabia Linda, la decepción mezclada con angustia y depresión. Yo también pase por ello pero mira, estoy flotando y tú pronto flotarás conmigo. Seremos felices y mataremos a esos débiles que no merecen vivir -Una risa se escondía atrás de su capucha. La parca (¿será La muerte?) se seguía acercando, como quien va en busca de su trofeo-.

-Y si los débiles no merecen vivir ¿Por qué tú estás muerto y andas con un saco de papas encima? -La parca con esto, empezó a volverse loca, empezó a chillar, a acuchillar el aire pero sin encestarle un guadañazo a Linda-.

-¡MORIRÁAAAAAAAAAAAAAAAS! -La parca empezó a gritar-. Haré que mueran junto a ti, nadie sobrevivirá de mi maldición, él me pidió que tomara su manto. Ya le fallé una vez ¡NO PUEDO FALLARLE UNA VEZ MÁAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS -De la capucha empezó a salir sangre, curioso porque era puro hueso lo que estaba adentro-.

La sangre empezó a perseguir a Linda y Linda corrió como pudo, pero la sangre era más rápida, veloz, eficaz en todo momento. Linda escaló la pila de cadáveres y sin querer, metió la mano dentro del estómago podrido de un cadáver. Era Andre. Muerto. Putrefacto. La sangre empezó a escalar y la abrazó. 

-¡Linda! Amor, ¿qué te pasa? Lindaaa -Gritó su madre y Linda despertó llorando. Todo su cuerpo era una mancha roja llena de mordidas y moretones inexplicables-. ¡AREZ, TRAE AGUA A LINDA!

-Enseguida mamá. -Respondió Arez, que tenía una voz de niña-.

Linda tenía fiebre, su madre la bañó en agua fría y Linda no renegó para nada. Parecía una adicta exiliada a saber la verdad y atrapada al LSD y la metanfetamina. 

Fue acostada de nuevo y no ocurrió nada interesante los 3 días que estuvo en reposo Linda. Solo dormía y comía. Si el brazo se lo levantabas, se quedaba suspendido en el aire. Flotaba. Oh sí, flotaba. Flotaba como la parca y Linda volvió a llorar.

Linda volvió al colegio sin la cara toda despellejada. Increíblmente, la mancha había desaparecido por completo, sin explicación alguna. Todos se acercaron a ella a preguntar que es lo que había pasa y Andre los quito de encima para que la dejarán de molestar. Preguntas como "¿Te siente bien?" "Me contaron que tenías la cara podrida pero veo que es mentira" llenaba el ambiente haciéndolo insoportable.



Zölrak Aracena

#1354 en Terror
#5410 en Thriller
#3051 en Misterio

En el texto hay: amor, paranoia, tiroteo

Editado: 25.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar