"V" de venganza -Con Park Jimin- |bts|

Capítulo 3 -Inicio de las clases-

Todos rieron ante mi comentario, el auto de Taehyung es totalmente increíble, me llevaré todas las miradas cuando lo conduzca, enamorar al engendro y mantener cerca de ella hasta el baile de graduación, esto va a ser totalmente sencillo, será como arrancarle un pelo al gato, debo hacer lo mejor que pueda para que coma de mi mano, además necesito buenas notas.

Pov. Liz…

No he podido concentrarme en todo el día, Jimin me invitó a salir, no puedo de la emoción, creo que voy a llorar de la alegría, no quiero despertar de este sueño, debo hacer todo lo posible para agradarle a Jimin, me alegra de que sea ese tipo de persona que no le importa el exterior, sino el interior de una persona, si no fuera así, no encuentro ninguna otra razón para que me dirija la palabra, me miré diez veces en el espejo, aunque no acostumbro a hacerlo, quizá no soy tan fea como pensé, por lo menos no se desmayó al verme, eso ya es un avance ¿no es así?

Estaba caminando para encontrarme con Jimin, creo que estoy un poco temprano, pero no importa, esperaré por él cuanto sea necesario, además le llevo su bebida favorita, un jugo de toronja, personalmente lo detesto, pero no está de más tener un detalla hacia él, ya que su presencia es un regalo para mí, llegué a dónde había quedado con Jimin y lo pude ver ahí parado, estaba de espaldas y dirigía su mirada al reloj constantemente –Lo siento ¿he llegado tarde?- dije a su espalda, se giró y sonrió radiantemente –no es así, llegué antes, no quería hacerte esperar- respondí con una sonrisa y salimos del instituto, sentía como las miradas se posaban en nosotros, es bastante incómodo –oh, es para ti- dije mientras extendía el jugo -¿cómo sabes que es mi bebida favorita?- sonreí de manera nerviosa -¿a quién no le gusta?- dije en tono alegre y después de que él riera (porque si no se estrellaba) continuamos caminando.

Ya en la cafetería, él ordenó lo que íbamos a comer, yo miraba por la ventana, me encuentro bastante nerviosa con él cerca, y si abro la boca, de seguro comenzaré a tartamudear -¿por qué tan callada?- me preguntó Jimin rozando mis manos, me ericé cuando lo hizo, normalmente no hago contacto físico con nadie -¿qué es lo que querías decirme?- lanzó un suspiro cuando terminé de hablar –sí que te gusta ir directo al punto- jugó con el vaso que tenía en sus mano –así se evitan los malos entendidos- di un sorbo al expreso que tenía, no puedo hacer el ridículo delante de Jimin, debo sonar bastante interesante, no puedo dejar que me vea como otra obsesionada con él, sería demasiado horrible para seguir existiendo, además saldría corriendo –lo que quería decirte esta mañana, es que eres una chica bastante asombrosa, también de que me sorprende de que seas capaz de pasar esas materias imposibles en notas perfectas- no pude evitar sonrojarme ante tales halagos –puedo decir lo mismo de ti, yo soy totalmente torpe en los deportes, pero tú lo haces demasiado bien- vi su rostro y pareció como si se le hubiese ocurrido la idea más brillante de todas –¡tengo una idea!- me senté mejor para prestar atención a lo que me iba a comenzar a decir –podríamos hacer algo así como un intercambio, te ayudo a mejorar en los deportes y tú me ayudas en las materias imposibles… ¿te parece?- asentí levemente –me parece un cambio justo- además de que pasaré más tiempo a su lado, para mí es una idea más que perfecta -¿Cuándo quieres comenzar?- pregunté desviando mi mirada a la ventana nuevamente –cuando quieras- sonrió radiantemente, así después de hablar quedamos en que comenzaremos al día siguiente.

Llegué a mi casa con una enorme sonrisa en el rostro, saludé al rostro de mi escultura de Jimin –Hey, Mini Chimmy, ¿adivina qué? ¡Tu papá hoy me invitó a una cita! Y aún más pasó, que me permitirá aprender deportes con su ayuda- estoy algo cansada, hoy ha sido un día lleno de emociones, mis padres no han llegado de sus trabajos, otra vez, volver a la realidad de su indiferencia, bueno, dentro de poco dejaré este lugar, comenzaré una nueva vida y estaré lejos de aquí -¿y si te casa con papá?- preguntó Chimmy –entonces creo que viviremos lejos todos juntos… espera…- me giré y pude ver que todo fue producto de mi imaginación, por un momento pensé que aquel muñeco me ha hablado, definitivamente me estoy volviendo loca.

Al día siguiente…

Había quedado con Jimin de estudiar con él en su casa, me parece una idea genial, aunque… todas las casas de este barrio son totalmente idénticas, ¿sí iré en el camino correcto? Creo que lo mejor que puedo hacer el llamarlo, y así lo hice, me dijo que continuara caminando derecho y luego girara a la izquierda, que él estarías esperándome en la entrada de casa y que si no lo veía que volviera a llamarlo y él saldría por mí, es bastante considerado, cuando pienso en él, siento como si en mi estómago revolotearan millones de mariposas y un par de águilas.

Caminé un rato más y logré ver a Jimin de pie delante de la puerta de su casa, al verme se acercó y tomó mi mochila –estás aquí- asentí con una sonrisa y después de habernos instalado en la sala comenzamos a estudias, es… realmente malo en matemáticas –mejor pasemos a literatura- él asintió algo exhausto, al parecer también lo es en esta materia… ¿me puedo rendir ahora? –Oye… soy un asco para esto, está bien si quieres salir corriendo- sacudo la cabeza –está bien, serás mi desafío personal- rió por mi broma –gracias- dijo y continuamos estudiando, la madre de Jimin nos trajo algo para comer –Me alegra que pro fin traigas a un chica decente a casa- dijo la señora para después salir de ahí siendo seguida por la mirada fulminante de Jimin –No la escuches, algunas veces habla de más-



°SooMin°

#40 en Fanfic
#175 en Joven Adulto

En el texto hay: venganza, bts, jimin

Editado: 08.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar