Yo te esperaba [saga Griegos#6]

Capitulo 12

Tomasso

Desde que tengo uso de razón siempre he sabido que he estado bajo la mira de todo mundo. Se puede decir que he crecido sintiéndome cómodo con los tipos de mirada que se han posado en mi... odio, amor, irritabilidad etc.

Pero la mirada de Tabhita me tenia nervioso... podía jurar que ella me estaba viendo tal cual uno miraba por su microscopio a un bicho, me removi incómodo en mi asiento, ella llevó la copa a sus labios y su mirada no se apartaba.

— ¿bailamos?— mire hacia atrás y luego a Tabhita, ella me sonrió.

Me puse de pie y tomé su mano para llevarla a la pista. Cuando ocupamos nuestros lugares, ella se pegó a mi y pasó sus brazos por mi cuello, me sentí desconcertado ya que ambos manteníamos las distancias, cerré los ojos y bajé mi cabeza para apoyar mi mejilla en su cabeza que ella tenía recostada en mi pecho... esto era el cielo, tener a la mujer que amaba entre mis brazos.

Me olvide del mundo, de todo lo que pasaba a nuestro alrededor, sólo éramos ella y yo.

Con renuencia abrí los ojos cuando la música se detuvo, no quería soltarla... no me sentía listo para dejarla ir.

Ella levantó su rostro y en su mirada estaba el brillo que tuvo en su juventud y que no había vuelto a ver cuando nos encontramos nuevamente.

Su sonrisa desarmada todas las murallas que había levantado.

— la música término — asentí y me sentí un poco avergonzado ya que todos los invitados no dejaban de vernos y sonreír, agradecí que ella tomará mi mano y me sacará de la pista ya que me sentía un poco torpe... ¡un momento! No es torpeza... es la alegría de sentir a la chica que un día conocí y empecé a amar con locura... estaba borracho de felicidad pero de la más pura felicidad.

Cuando llegamos a la mesa, mi familia nos veía con curiosidad pero todos mantuvieron sus preguntas guardadas en un rincón de sus memorias.

Xander sonreía al vernos tan relajados.
Me senté y por un instante no pensé en lo que cargaba sobre mis Hombros desde hace ocho años, está noche quería ser un hombre normal junto a la mujer que amaba y un precioso hijo adorable.

Ava yacía en los brazos de mi padre, dejándose mimar por el viejo que a claras luces babeaba por su princesa.

Kaleb estaba con el ceño fruncido aún no aceptaba que mamá y papá se iban de viaje sin él... Los novios... ellos eran otro cuento, desde que aceptaron que se amaban no dejaban de derrochar amor hasta por los poros, Thanos tan duro ante nuestros enemigos era un terrón de azúcar con Lissy... la mujer mas feliz según sus propias palabras.

Mi hermana no dejaba de sonreír y de anotar en aquel librito negro al cual le temía desde hace ocho años... según ella eran sus memorias para un libro que iba a escribir dando consejos de amor, me ponía con los cabellos de punta... no me quejaba de mi hermana pero honestamente sus métodos eran al extremo... prueba de ello el fiel Onesimo... aunque estaba casado con su amada Laviana y con un lindo hijo, jamás olvidaría por lo que él tuvo que pasar para llegar a esa parte.

Me recosté en mi silla y sonreí al ver la gran mesa de honor con la disparatada familia que me tocó... eh no me estoy quejando, al contrario amo a esta loca familia que es única.

— ¿estás bien? — mi padre me observaba con una cara de preocupación.

— claro papá —  me removi incómodo en mi silla mientras él no dejaba de estudiarme.

— ¿has bebido algún calmante?

Frunci el entrecejo y negué.

— tienes una cara de pendejo Tomasso no dejas de sonreír.

Sentí los colores subir a mi rostro... honestamente nunca se debía de olvidar que quien lo avergüenza a uno son los padres.

— Nicos deja a tu hijo en paz — oh adoraba a mi madre, ella siempre velando por nosotros.

Mi padre se calló pero su mirada de viejo zorro no dejaba de verme.

Sentí el suave perfume de Tabhita, giré mi rostro y ella estaba junto a mi con su móvil en la mano.

— nuestro hijo tiene una foto de nosotros ya vieja, vamos a actualizarla — pego su cabeza a la mía...me sentía desconcertado por su nueva actitud pero al mismo tiempo muy feliz... está era la chica que había conocido.

La vi levantarse de la mesa con Xander a quien llevaba de la mano.

— te veo feliz — mi hermana era una maestra para el tacto.

— claro que lo estoy —  ella sonrie y Anker ponia los ojos en blanco.

— me alegra saberlo — mi hermana me miró con una amplia sonrisa — Anker sólo se encogió de hombros, honestamente pienso que él ya se había dado por vencido...

Este era el hombre que debía ser desde hace tiempo. .. un hombre sin estar cuidando a los suyos con ahínco por la amenaza de un loco que necesitaba sentirse poderoso haciendo mal a los demás.

Suspiré y por primera vez en mi vida y  mucho tiempo ... era sólo Tomasso

______♡

Kgerals

 



Katy Silva

#304 en Novela romántica
#21 en Thriller
#10 en Misterio

En el texto hay: amor apasionado, griegos, saga griegos

Editado: 18.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar