despues de las doce

Autor: black demons / Añadido: 21.02.18, 03:34:41

Un frío espectral recorría las calles de un pequeño poblado, las calles poco iluminadas y las antiguas casas coloniales solo le daban un aspecto fantasmal, ningún alma se atrevía a recorrer las calles, solo las criaturas de la noche hacían de las suyas en las frías y solitarias calles. 

Al fondo podía escucharse el antiguo reloj de la catedral, con su estrépito ruido agobiante indicando la media noche.

Tal como las criaturas de la noche el se atrevió a salir, era su pasatiempo favorito, quizás lo hacia por deporte, quizás era por placer o solo era odio. Era su forma de ver el mundo su distorsionada, obsesionada y desquiciada forma de entender su mundo. Ya lo había hecho antes, mucho antes de mudarse a ese pequeño pueblo olvidado en el mapa.

Pero a quien no le ha de gustar ver las caras de horror y miedo en las personas antes de lanzar su ultimo aliento, era hora de cazar, y el ya tenia a su presa, una joven de 24 años, el sabia todo de ella, la había observado desde hace meses, sabia su nombre, sus pasatiempos, dirección, todo. Solía salir a media noche a escondidas,como las sombras recorría las oscuras calles del pueblo solo para verse con su enamorado en la plaza central.

El sabia su ruta, un viejo callejón tan oscuro como la noche propia, ella nunca lo vería venir. Tras las sombras se ocultaba observando , acechando como un depredador a su presa, y eso era, ella sería su próxima víctima, aguardo paciente que se acercara lo suficiente.

Dudo por un minuto,pero esa voz interior solo le gritaba que lo hiciera, tenían sed de sangre,sangre fresca y joven.

Ella siguió su ruta, desde lejos el callejon no se veía tan mal, pero al acercarse por el contrario se volvía aterrador, un escalofrío surco su espalda haciéndola estremecer. Su corazón latió desenfrenado , sabia que algo andaba mal, pero no sabia que, con pasos temblorosos se aproximo a el sus ojos pasearon buscando algún punto iluminado que la hiciera sentir segura, pero no encontró nada.

Siguió andando, temblando con cada paso,deseando haberse quedado en casa. Se detuvo cuando escucho un ruido detrás de ella, tenia miedo a voltear, en su mente trataba de calmarse diciendo que solo fue el viento o quizás un gato jugándole una mala broma.

El la observaba, cada expresión de miedo el la disfrutaba, ya no había tiempo que perder. No podía darse el lujo de dejarla ir, se aproximo silencioso,de su bolsillo saco una navaja oxidada y un rollo de cuerda oculto en su suéter.

Se coloco rápidamente detrás de ella, podía oler el miedo que emanaba de ella, era hora. Se abalanzó hacia ella cubriendo su boca con gran agilidad, gritos ahogados se escapaban junto con lágrimas , su expresión de miedo era unica, tan exitante... Pero no era suficiente. Tomo la navaja y la hundió en su piel, mas gritos luchaban por salir, y eso le encantaba, la hundió mas y mas, su corazón  latió con fuerza, y se detuvo. Su vida se había ido pero para el no era suficiente.

Tomo la soga que guardo con esmero en su suéter y la hato haciendo nudos en tobillos y muñecas, la alzo y colgó en unos barandales del viejo callejo . contemplo su obra unos minutos y se marcho, no era suficiente quería mas, otra victima. Pero no seria hoy , debía planearlo. Se retiro a su escondite solo la luna y la noche eran testigos de su cruel acto.

Comentarios:

Todos los hilos de discusión: 0

Books language: