El secreto de Alex [lgbt]

Capítulo 1

                      El primer día

   Era una mañana preciosa, como todas en el pequeño pueblo de Woodstock, a las afueras de Chicago. El verano había terminado, pero aún había un gran clima, las nubes despejadas y los rayos de sol iluminaban los rostros de las personas al despertar.

Alex despertó rápidamente, ya que hoy sería su primer día de clases en éste nuevo lugar. Recién se había mudado desde Chicago con su padre. Su madre había muerto en un accidente automovilístico hace ya varios años y estuvo viviendo con su padre desde entonces, aunque se odien mutuamente.

Al salir de la cama se dirigió directamente al baño para hacer sus necesidades como cada mañana. Encendió el grifo y comenzó a darse una refrescante ducha. Al terminar limpió el espejo y se miró directamente en él. Tenía la piel blanca, cabello castaño, casi negro, y unos grandes ojos azules iguales a los de su madre. Al verse más de cerca en el espejo pudo ver que un pequeño bello comenzaba a salir en su barbilla, en eso sale del baño dando unos brincos de alegría.

Al bajar buscó a su padre con la mirada, rápidamente supo que éste no estaba en casa, así que despreocupado comienza a preparar el desayuno. Su padre nunca se hizo cargo de él, es como si viviera solo. Su padre lo mantenía en casa sólo por el dinero que recibía del gobierno.

Hubo una época en la escapó de casa y vivió con unos amigos en un albergue, ya que no soportaba vivir con su padre, pero no duró mucho viviendo por su cuenta y regresó avergonzado a vivir con aquel hombre que llamaba padre por educación.

No tenía amigos ni nadie que le dijera como llegar a su nueva escuela, así que buscó en su móvil la dirección. En cuanto terminó de desayunar tomó el autobús con la esperanza de no perderse en el camino. Al llegar a la parada del autobús, Alex tomó asiento junto a otro chico. Aquel chico parecía de su edad, éste solo volteó a ver a Alex por unos instantes antes de seguir metido en sus pensamientos, se veía muy distraído y algo molesto.

En eso el autobús llegó y ambos subieron, no había casi lugares disponibles, sólo había dos asientos hasta el fondo. El chico sin pensarlo dos veces se sentó. Por el contrario Alex quedó de pie, le daba pena estar a lado de aquel chico apuesto.

-¡Oye! -El chico trató de llamar la atención del ojiazul. -Siéntate que no muerdo. -Exclamó el chico con una sonrisa burlona.

Alex no dijo nada y solo se sentó a su lado, sus mejillas comenzaron a tornarse rojizas. Ninguno dijo nada más en todo el trayecto.

Minutos después Alex miró en su móvil y pudo ver que la siguiente parada era su nueva escuela. Las puertas se abrieron y aquel chico bajó también, era de esperarse.

Quedó sorprendido al ver su nueva escuela, era mucho más grande y bonita que la anterior. Las piernas le temblaban a cada paso que daba, ya que entrar a mitad del año escolar era muy difícil y más si era tu último año, todos ya se conocían. Por suerte uno de los maestros fue amigo de su madre, él lo ayudó a entrar. Ése hombre siempre fue como un padre para Alex.

Al entrar se podía sentir el ambiente de desesperación en el aire, el sonido de conversaciones por todas partes, todos estaban apresurados y chocaban entre sí.

-¡Cuidado idiota! -Gruñó uno de los chicos al chocar con él.

-¡Lo siento! -Alex no paraba de disculparse con todas las personas con las que topaba.

En eso una chica se acercó a él y comenzó a grabarlo con una cámara.

-Tu debes ser el nuevo -Dijo la chica pelirroja sin dejar de grabarlo.

-Amm... Si -Respondió Alex acomodando su mochila en su hombro y tratando de evitar la cámara avergonzado.

-Bienvenido a la preparatoria Wells High -Saludó la chica con una gran sonrisa en su rostro. -Yo soy Jessica Warren, presidenta del consejo estudiantil. Pero puedes decirme Jess.

-Un gusto -Alex correspondió el saludo con una ceja hasta las nubes, no podía creer la actitud de ésta chica, era tan optimista y con una sonrisa siempre en su rostro. Era algo pequeña de estatura y con un largo cabello rizado y rojizo.

-¿Necesitas algo? -Preguntó Jess amablemente. -¿Ya tienes tu horario? yo puedo llevarte a las oficinas para que te integres.

-Gracias... -Agradeció el ojiazul nervioso, mientras era arrastrado por toda la escuela.

-¿Que te trae por aquí? -Preguntó la chica curiosa, mientras guardaba su cámara en la mochila.

-Me acabo de mudar -Fue lo único que respondió el ojiazul, no quería explicar nada más.

-¡Bueno! te gustará aquí, tenemos equipo de hockey, club de poseía y de cine, entre muchos otros. -Jess no paraba de sonreír mientras explicaba todo. -¡Llegamos! yo tengo que ir a clase. Nos vemos después. Fue un gusto... ¿Oye y cómo te llamas?

-Alex -Respondió con voz floja.

-¡Nos vemos Alex! -la chica dió media vuelta y salió de ahí rápidamente, sí que tenía mucha energía.



#45536 en Novela romántica
#12243 en Joven Adulto

En el texto hay: gay, lgbt, amor

Editado: 23.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.