La Leyenda del Elemental

El Atsuta viajero

No hay mucho que nos pueda ayudar, de hecho, no hay nada que nos pueda ayudar y no sean notas personales que Kuki Kara trata de esconder en los bolsillos ocultos de su Kimono, toda la información habida y por haber es de la guerra contra MizuNo y algunas opciones para aprisionarlo para “siempre”, en otras notas Chikyu Kara afirma que será una solución temporal en lo que se les ocurre una mejor idea, siempre y cuando no incluya asesinarlo.

— ¿Entonces la prisión ha sido solo para ganar tiempo? —le recrimino a Kuki Kara al ser el que tiene más información, pensábamos que todo era resultado de un incremento de poder o el debilitamiento de la tierra—. ¿Van a morir miles de personas porque no hicieron un mejor plan?

— Pensábamos en hacerlo, lo juro —me mantengo sereno y con la cabeza fría, no necesito hacer un escándalo para sacar la verdad a la luz—. Pero después de hacerlo tuvimos que separarnos a la fuerza, he querido intentar otras alternativas, pero no puedo porque no tenía a mis hermanos, Kasai No se apartó de nosotros y Chikyu Kara se fue olvidando de lo que somos. No puedo hacerlo solo y mucho menos después de…

— ¿Después de qué? Somos elementales como tú, tenemos derecho a saberlo después de ser engañados así —Masato se le va a la yugular a pesar de que Kuki Kara en sí no nos dio por tontos.

— Hubo un pequeño altercado, Jayden sabe sobre eso —el viaje a Yamataikoku, se refiere a lo que sucedió—. Fui castigado por Izanami por romper una regla vital, no puedo mantener a MizuNo en cautiverio si no mato a alguien que se aprovechó de nuestra situación.

— ¿Tenemos que ir a…?

— Iremos a Yamataikoku, la reina Himiko debe morir.


 

Debemos prepararnos para cruzar por el triángulo del dragón, no solo porque sus condiciones nos podrían matar, debemos evitar lo más posible a la planta habitacional de los tritones, somos una amenaza. Pero antes de arriesgar mi vida otra vez, alguien decide que debemos hacer las paces, no, no es mi Tío Shingo, me refiero a mi prima Sena, la abandoné y no les he hablado por el miedo a la traición. Escogimos el parque Sendagaya Gate al no ser tan grande y no atraer a millones de turistas que arruinen el momento, queremos que todo sea pacífico y decidimos no decirlo tal cual, así no generamos presión. Tengo la gran suerte de que haya un lavadero en el palacio, lavar a mano es raro para mí, y llevo al parque con ropa limpia y más cálida. Le dije a los chicos que iría por comida mientras que Sena iba a enviar un paquete que les llegó y es para mí, no estamos mintiendo, Sena llega con un paquete con una etiqueta que conozco bien, Hannah las usa para sus pedidos de ropa, llegaron nuestros trajes.

— ¿Cómo han estado? —inicio yo un poco nervioso.

— Bien, aunque pensé que habías vuelto a Estados Unidos.

— Tengo asuntos que resolver, ya sabes, cosas de héroe, Masato me consiguió un sitio para hospedar en lo que terminan esos asuntos, es muy cómodo.

— ¿Y lo que tiene esta caja está relacionado a ese “asunto”? —Sena es muy curiosa, no sé si minimizar la situación, si superó que su primo estaba metido en una guerra esto puede procesarlo mejor que otros.

— Solo para que sepas, estamos tratando de hacer lo posible para mantener su seguridad.

— Sé que Tío Shingo está enojado y quiere que nos mantengamos al margen, pero sigues siendo familia, el abuelo me habló sobre esa guerra en la que estás, Masato está involucrado.

— Te quiero, pero no quiero involucrarte en otra guerra, esto es algo real, un peligro real, la gente muere.

— Ya sé, pero después de ocultarme tu identidad secreta tengo miedo a que mueras y no lo sepamos, quiero honestidad.

— Yo también quisiera ser honesto, hay muchas cosas que mantengo en secreto y las guardo hasta que todo explota, alguien muy sabio me dijo que no lo hiciera y aun así me cuesta.

— No tienes que contarme todo, solo quiero saber si estás bien.

— No puedo prometer mucho, la guerra de Racyn City es un juego de niños con unos cuantos territorios a juego. Lo que se avecina es titánico.

— Con titánico te refieres a...

— Por su bien, busquen un lugar de gran altitud.

— ¿Cuándo, hoy o…? ¿Habrá terremotos?

— No sé y eso es lo preocupante, habrá tsunamis fuertes y sequías si no logro evitarlo a tiempo. Quiero pensar que lograremos evitar la tragedia antes, pero es mejor prevenirse a tiempo.

— No quiero ni saber que tan fuerte es.

— Iré a Yamataikoku la semana que viene, así que al regresar te diré más detalles de eso.

— Pero esa isla desapareció, es un mito urbano.

— Tienes la pista perfecta, ten eso en cuenta.

— ¿Eres un elemental?

— Provenimos de él, sin lo de Racyn City tú lo serías.

— Dime que en la caja están sus trajes.

— Los hizo Hannah, la chica de cabello naranja.

— Oh, déjame verlos.

Sena abre la caja tan emocionada y rompiendo parte de esta, exceptuando esa etiqueta que Hannah hace con materiales resistentes para que mantenga la forma. Se ha lucido con mi traje, la mayoría es en verde con bordes dorados, las aletas delanteras se extienden más allá de la cintura y tiene una cinta para la cabeza con el kanji de Tierra en dorado, las botas mantienen un estilo de fantasía en lugar de las botas futuristas de mi traje anterior. No puedo ver todo para no exponerme, pero de lo que se ve es hermoso, tengo que darle las gracias.



#4804 en Otros
#808 en Acción
#3997 en Fantasía

En el texto hay: descubrimiento, dioses, héroe

Editado: 09.05.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.