Alpha Ashton ©

Capitulo 12

Dos días tuvieron que pasar para qué Sky se recuperará del todo, dos días en el que también he comenzado a trabajar en mi relación con Mérida en la que hemos pasado justos más tiempo, hemos estado hablando de nuestros pasados y la verdad no me esperaba qué ella tuviera un pasado bastante difícil.

Sus padres fueron asesinados, sólo lo mencionó y no quiso decir más, y luego habló de su hermano, Alex Parks, las características qué dijo sobre él, algunas coincidían con el hombre qué rescató a Sky de las manos de Victoria, ella se puso muy triste por qué no sabe — No sé si los hom... — sólo llegó a decir eso y paró nuevamente su hablar.

— Antonella la madre de Sky — comencé a hablar por lo qué Mérida me pasó atención, Sky  yace dormida con ella, recostando su cabeza en el pecho de ella — Murió hace casi seis años.

— Eso quiere decir qué... — ella se concentra — Apenas tenía cinco años. 

— Así es — respondo — Fue duro para los dos, Antonella era la única qué calmaba a cierta diablilla traviesa de cabellera castaña — paso mí mano suavemente por la cabeza de mí hija. — Y ella era la única qué aplacaba la bestia en mí.

El rostro de Mérida se vuelve confuso, por lo que hablo más — Mérida, ahora no hay en mí una bestia qué calmar. — nuestras miradas se conectan.

Lentamente me acerco a Mérida, su hermoso rostro ante mí admiración se enrojece, sin qué ella se dé cuenta tomo su mano libre, me inclino a ella hasta que nuestras respiraciones se mezcla.

Damos un respingo al escuchar tocar la puerta, me levanto sintiendo calor en todo mí ser a la vez que mí pecho retumba por los palpitar de mí desenfrenado corazón, tomo entre mi mano el pomo de la puerta girándola, al abrir la puerta frunzo el ceño extrañado por la inoportuna visita.

Sí inoportuna, casi beso a mi mate.

— Qué sé te ofrece Helen — la beta de Elizabeth ha estado intentando charlar conmigo pero no puedo ni quiero alejarme de mi bebé la cuál apenas se recupera y mucho menos de Mérida, la cual casi, casi, beso.

— Disculpe la intromisión pero debemos hablar — por su rostro serio y porque no quiero que me molesten, salgo de la habitación para seguirla.

— Aquí está bien — la veo en total confusión pensé qué iríamos a mí oficina — No quiero que nadie escuche y mucho menos Gema, es muy celosa.

— Yo ya tengo mí mate — le digo negando a la vez qué doy un paso.

— Está confundido Ashton, — ella enarca bastante su ceja — Yo amo y adoro a mí esposa, puede ser la misma loca qué no me dejo salir por una semana de casa sólo porqué el cartero me sonrió amablemente, pero es la loca qué amo — la veo sonreír quizá por ese extraño recuerdo, pero luego pasa a una mirada siniestra — Y no vuelva a insinuar qué puedo serle infiel a mí Gema, porqué lo lamentará yo amo a esa sanguinaria y desquiciada mujer.

— Disculpe —me disculpo tragando grueso, ya había olvidado ésa extraña y siniestra aura qué en vuelve a las mujeres que reinan nuestro mundo — ¿Qué quería hablar conmigo?.

— Cómo ya le hemos dicho, venimos por el Alfa Kyle, pero yo vengo por pedido de Elizabeth — la seriedad que muestra ahora da miedo — Usted tiene en su poder el último escrito de la Reina Amber Heart y del Rey Alec Johansson, yo vengo por ése escrito muy importante.

Mí entrecejo se frunce, habla de los Alfas de hace tres generaciones, — ¿Por qué quieren la historia del origen de los lobos? — pregunto extrañado — El origen todos lo sabemos — ironizo.

— Elizabeth descubrió algo extraño en su linaje y quizá ése escrito esconda alguna respuesta.

Yo asiento — Pero será hasta mañana, quiero dormir estoy cansado — ella hace una mueca pero acepta — Además también debemos entrenar a mis betas y Gammas.

Sin decir más nos separamos, ella con su, según ella desquiciada esposa, y yo a la habitación donde está mí princesa y mí futura reina. Al entrar sonrió enternecido por la imagen frente a mí, mí Sky plácidamente dormida en el pecho de Mérida.

Suelto un suspiro aliviado y agradecido de tener a Mérida en nuestras vidas — Te amo Mérida.

Sky es lo que necesito para sobrevivir.



J. A. Clever

Editado: 09.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar