Del como tratar de desaparecer

Capítulo Tres: Un pollito inesperado

—Disculpe, señorita, ¿podría decirnos donde está la salida? —Le pregunto Abraham a la recepcionista.

—Claro, el pasillo de la derecha, la antepenúltima puerta. —Nos dijo amablemente.

—Gracias.

Habíamos caminado por casi todo el maldito hospital, pero aún así, no dabamos ni de cerca con la salida. Este hospital es demasiado grande.

Nos encaminamos hacia donde dijo la recepcionista y casi gritamos de alegría al ver la salida, no veíamos la hora de salir de aquí, necesito ir a casa a tomarme un baño; apesto mas que un cerdo en una maratón.

—¿Alguien me presta un teléfono? El mío creo que lo perdí. —Dijo Axel con tono nervioso. —Oh Dios, mama va a matarme.

—Tenlo por seguro, niño. —Dijo Bufford con tono burlón.

—¡Oh cállate! No mejoras la situación. —Dijo Sawyer.

—No se de que te burlas si la nuestra no es mejor que la suya. —Le digo a Bufford. —Cuando nuestras madres se enteren de que no teníamos practica en realidad...

—¡Ellas no se enteraran! —Dijo Bufford, interrumpiéndome, como si fuera el comentario mas estúpido que había oído en su vida. —No se ni porque lo mencionas.

—¿Eh, acaso no te has dado cuenta del hecho de que NO llevamos ropa deportiva?

—¿Y que? Mucha gente hace ejercicio con ropa de trabajo.

—Nosotros no trabajamos...

—¡Oh no, estamos jodidos! —Lloriqueó de repente.

Sabía que esa mente seguía en funcionamiento.

—¿Pueden seguir discutiendo después? Primero tenemos que asegurarnos de que nos vamos a casa. —Comento Rudy con cansancio.

—Cierto, Fidelfort. —A la mención de ese nombre o apellido o lo que sea, Rudy lo miro raro pero no dijo nada. —¡Muévanse sabandijas!

Salimos del hospital y notamos que estábamos en el estacionamiento, eso y que había una chica frente a nosotros con cara de aburrimiento.

—¿Que hay lobos? —Nos saludo con normalidad.

—No mucho, en realidad. —Contesto Abraham con simpleza. —Solo tratando de fugarnos de la policía...

—¡Abraham! —Gritamos al unísono.

—¿Que? —Dijo este sin entender. —Ahora que lo pienso, eso sonó mejor en mi cabeza.

La chica se rió, pero por poco tiempo.

—¡Ya se de donde te conozco! —Alce mis cejas al escuchar a Axel. —Eres la amiga de la chica que quiere entrar al equipo... Sabía que te había visto en algún lugar. —Lo último lo dijo mas para si mismo.

—¿La loca Lacey? —Pregunto Jonathan.

—¡Oye! Lacey no esta loca, puede que a veces actué impulsivamente, pero te aseguro que no esta loca. —Dijo la chica en defensa de su amiga.

—Tenemos nuestras razones para llamarle "La loca Lacey" así que no trates de defenderla. —Dijo Sawyer a la defensiva.

—Acoso a Graham, el chico de los Brackets que casi siempre esta en la banca, durante cinco meses. —Dijo Jonathan.

—Se "enamoro" de Sawyer y no lo dejo en paz hasta que el le dijera "me gustas", cuando por fin se lo dijo, no se como rayos ella se alejo. —Dijo Rudy.

—Obligaba a Axel a que le enseñara a jugar, pero no en jugar tipo normal, sino a un tipo mas... Jugar-coquetear. —Dije.

—Fue horrible, solo para que lo sepas. —Dijo el mencionado.

—Confundía a Marlon con uno de los del equipo de Fútbol americano y, cada vez que lo veía, lo tacleaba y el siempre terminaba en la enfermería. —Dijo Bufford.

—Bueno, bueno... Puede que este algo loca pero ella es una buena persona, le gusta ayudar, le fascinan los animales y es amigable.

—Lamento el tener que salir del tema, pero ¿por que estamos hablando de Lacey con una desconocida? —Dice Abraham.

—Bueno, Axel la menciono. —Dije.

—Creo que... Creo que mejor me voy, antes de que esto se ponga mas raro. —Dijo antes de irse con prisa.

—Vaya, que rara es. —Dijo Jonathan mientras la observaba desaparecer por las puertas del hospital.

—Es mejor que la loca Lacey.

Todos asintieron de acuerdo y nos fuimos de allí.

~~~~~~~~~~

Esta mañana fui despertado por un pollito.

¿Raro no? Mi hermana había dormido en casa y había traído el pollito a escondidas, dijo que un niño en la calle se lo dio para que lo cuidara ya que si su madre lo veía iba a matarlo así que mi hermana—como buena samaritana— acepto al pollito sin nada a cambio. Muy generoso por parte de una persona que no es amante a los animales, no diré que es hipócrita porque si a mi hermana antes no le gustaban los animales, ahora si.

Volviendo al pollito, es regordete y es mas amarillo de lo que creí que eran realmente, sus ojos son muy oscuros y su pico es un poco grande, es muy adorable y algo torpe pero eso es parte de su encanto, supongo. Claro que ya no existe ese "encanto" cuando me entere de que el me había levantado a picotazos, gracias a Dios no me dejo marcas en la cara, pero aún así duele.

—¡Charlie! —Grito para que lo venga a buscar.



A Fucking Ghost

#18505 en Otros
#2688 en Humor

En el texto hay: amorodio, curiosidades, desaparecer

Editado: 28.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar